Desmontando bulos sobre la llegada a la Luna

Agencias / Madrid
-

A cinco días de cumplir 50 años de la mayor proeza de exploración de la Humanidad, aún existen personas convencidas de que la NASA falsificó el primer alunizaje

Desmontando bulos sobre la llegada a la Luna - Foto: NASA

El Apolo culminaba el 20 de julio de 1969 un viaje que marcaría un antes y un después en la Historia pero que, todavía hoy, a cinco días de que se cumplan 50 años de la llegada del hombre a la Luna, se recuerda con cierto escepticismo. El alunizaje fue retransmitido por las televisiones de todo el mundo y se convirtió en uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX, pero no ha logrado escapar a bulos, mitos y teorías conspiratorias que ponen en duda la hazaña de Neil Armstrong y su misión espacial.
Comenzando por la fecha, el 20 de julio de 1969, no es cronológicamente correcta. Cuatro días antes, la misión Apolo 11 despegaba de Cabo Cañaveral, en Florida, con los astronautas Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins a bordo. A las 20,17:40 horas del 20 de julio, la nave alunizaba en una zona de nuestro satélite conocida como Mar de la Tranquilidad.
Sin embargo, no sería hasta el día siguiente, a las 02,56 horas, seis horas y media después, cuando el comandante Armstrong, descendía de la nave y se convertía en el primer hombre que pisaba la Luna. Durante dos horas y media, Armstrong y Aldrin exploraron la superficie, mientras que Collins pilotaba el orbitador del Apolo 11 alrededor del satélite. 
Otro de las averiguaciones pone el énfasis en aquella mítica frase pronunciada por Arstrong: "Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la Humanidad". Pero en la retransmisión en directo, que según la NASA siguieron más de 500 millones de telespectadores, no se entiende muy bien si Armstrong coloca o no un artículo indefinido antes de la palabra "hombre". La versión en la que supondría haber quitado el artículo, hay quienes piensan que los nervios jugaron una mala pasada al astronauta, pero otros insisten en buscar un sentido oculto en su manifestación.
Armstrong, que falleció en 2012 a los 82 años, siempre mantuvo que pronunció la frase completa, con el artículo "un"», pero que por un problema técnico no se recogió bien. Además, contaba que la frase se le ocurrió de forma espontánea, nada más alunizar y justo antes de descender del módulo. Su propio hermano Dean en 2013 confesó que su hermano sí tenía preparadas estas palabras y que en un papel no figuraba el artículo indefinido, pero cuando él lo leyó en voz alta, Neil lo corrigió para referirse a "el hombre" en sentido amplio.


Pantomima o realidad

Además, las teorías conspirativas siempre han acompañado a esta hazaña de Armstrong. Algunos detalles observados en las imágenes de aquel día han alimentado las suspicacias de los más escépticos, que llegan a decir que la llegada del hombre a la Luna fue un montaje organizado en un gran plató en Hollywood, una escena filmada por Stanley Kubrick, una farsa de Estados Unidos para superar a la extinta URSS en la carrera espacial... 
Las tesis están basadas en fundamentos como que la bandera estadounidense ondea en los documentos, algo imposible ya que, al no tener atmósfera, no hay viento en el satélite terrestre; o que el módulo no dejó cráter alguno en la superficie lunar, ya que debería haber un gran hoyo y polvo en suspensión tratándose de semejante superficie; e incluso una letra C sobre una roca, que ha quedado demostrado que es una imperfección en la impresión de las copias de la fotografía original de la NASA, probablemente causada por un pedazo de fibra o de un cabello. 
Otra de las dudas planteadas es que todos los fondos son iguales. Hay panorámicas idénticas en las fotos que, según sus títulos, fueron tomadas a kilómetros de distancia. Este hecho fue empleado por muchos incrédulos de la llegada a la Luna para decir que se utilizó un fondo pintado. Para empezar, los fondos no eran idénticos, simplemente similares. Lo que parecen colinas cercanas en algunas fotos son en realidad montañas a lo lejos. En la Tierra, los objetos que están más lejos aparecen «desenfocados». En la Luna, al no haber atmósfera ni bruma que oculte los objetos lejanos, estos aparecen más claros y cercanos.
Por último, la gran duda: ¿Quién grababa a Armstrong? Si él fue el primer hombre en pisar la Luna, ¿quién estaba tomando esas imágenes? Por mucho que los escépticos señalen a Kubrick como autor, lo cierto es que las imágenes las recogió una cámara de baja resolución que se había montado en un Modularized Equipment Stowage Assembly (MESA). Después, la cámara se separó de su soporte, se montó en un trípode y se alejó para mostrar el progreso de la misión.