Saravia: «El ritmo de trabajo de Adif es desesperante»

Maite Rodríguez
-
Saravia: «El ritmo de trabajo de Adif es desesperante» - Foto: Jonathan Tajes

El concejal de Urbanismo considera que «hay que modificar el reglamento para dar más participación a los grupos»

Manuel Saravia seguirá al frente de la Concejalía de Urbanismo y Vivienda, que este mandato está un tanto descafeinada, pero desde donde gestionará proyectos vitales para el futuro de Valladolid como la integración del ferrocarril, el desarrollo del nuevo PGOU, el impulso del Parque Agroalimentario o la rehabilitación de la barriada de Las Viudas. Ya casi se ha recuperado de las heridas abiertas en la negociación del pacto de Gobierno y pronostica que este será un mandato «distinto».
¿Con qué ánimo afronta esta etapa?
La idea que tenemos los tres concejales de VTLP, y que hemos hablado con más gente, es centrarnos en el trabajo que tenemos pendiente. Hay muchísimo por hacer. Sí que lamento que algunas áreas que llevábamos no las llevemos ya, no tanto por compartir responsabilidades, que eso siempre está bien, pero es que soy partidario de que haya menos áreas. Lo he dicho desde el primer día, incluso recuerdo que estando León de la Riva llegué a hablar de cinco áreas. La responsabilidad política y técnica se puede repartir de una manera o de otra, y en función de eso se está más atento a temas más concretos o más generales. Y lo cierto es que viendo como están las organizaciones de concejalías y administrativas en otros ayuntamientos se ve que hay de todo. Algunos tienen 16 áreas o más, que se reparten entre pocos concejales, mientras que otros tienen muy pocas aunque sean ciudades enormes, pero luego subdividen las áreas. Hay de todo.
¿Qué prima para dividir de una u otra manera las concejalías? ¿El coste, la funcionalidad,...?
Debería primar la organización política en función de los objetivos que se quieren conseguir en función del programa porque si no estamos un poco perdidos. En ese sentido, unificar áreas que tienen mucho que ver con una temática crítica concreta es bueno. Un ejemplo, el caso de los servicios funerarios está en todas las áreas imaginables según el ayuntamiento que se analice. Aquí se habló de subir la concejalías a diez más dos y es algo que hemos asumido. Lo que conlleva es la distribución del trabajo. Y el que queda en nuestras tres áreas es muy importante y puede ser muy significativo. Nos centraremos en sacarlo lo mejor posible.

¿Entiende que algunos ciudadanos piensen que se ha pretendido que haya tantas áreas como concejales tienen los partidos que gobiernan?
Es una percepción que puede haber y yo, incluso, lo he visto publicado. Es legítimo pensarlo aunque no estamos todos porque Charo Fernández, del PSOE, no tiene área. Siento si se da esa percepción.
Y a esto se une que la propuesta de modificación del reglamento, que apoya la oposición e incluyó el alcalde en su discurso de investidura, para mejorar la dotación económica de los grupos. Algo que fue una línea roja el pasado mandato. ¿Qué posición tendrán? ¿Cree que se conseguirá aprobar por unanimidad?
Quiero recordar que el compromiso para modificar el reglamento fue la última moción que presentó VTLP el pasado mandato. Hay que hacerlo y planteamos cosas como que hay que dar mayor vida a la participación de los grupos de la oposición. Hubo elementos de choque respecto a temas de transparencia, si se publican agendas o no. Por cierto, yo estoy publicando la mía ahora en mi blog. Esos temas deben tratarse. Puede haber conflicto o debate en estos temas, pues es probable porque son temas muy típicos de que haya posiciones diferenciadas.
¿Eso puede suponer una fisura en el equipo de Gobierno?
No. Si nosotros hemos trabajado en los últimos cuatro años muy bien, con una serie, ni numerosa ni reducida, de desencuentros. La mayoría de ellos han sido públicos porque los hemos ido contando porque no pasa nada y es normal. Que haya puntos de vista diferentes da vitalidad. Y creo que no tiene porque ser ahora un punto crítico.
En las asambleas de los inscritos en VTLP, ¿alguien les ha reprochado que lanzaran un órdago para al final comerse el sapo inicial?
No por dos razones. La primera propuesta que se planteó era difícilmente asumible porque había una área, la de Medio Ambiente, que quedaba con un solo servicio: una concejala, una directora de área, un director de servicio y 20 personas. No tenía mucho sentido tener una Concejalía así, por poner un ejemplo, pero en la mía de todos los servicios que tengo ahora se quedaban reducidos casi a Planeamiento y Vivienda. Esa primera propuesta se recompuso al día siguiente, que es cuando dijimos que había un principio de acuerdo porque estábamos conformes en que se podía hacer un buen trabajo para los proyectos que llevamos. El tema crítico fue la falta de comunicación. Una vez que lo hemos hablado, que nos hemos puesto en esa última propuesta hemos resuelto los flecos, que eran cuestiones técnicas, se ha cerrado un buen acuerdo. El problema no era tanto el contenido como el hacerlo sin diálogo.
Desde dentro del equipo de Gobierno, ¿ha cambiado mucho Óscar Puente tras su victoria?
Bueno. Realmente ha tenido un resultado muy bueno. Él mismo ya dijo públicamente, al día siguiente o la misma noche de las elecciones, que todos debíamos ser conscientes, y especialmente se refería a nosotros, de la nueva proporción que teníamos. Él es muy consciente y nosotros también de que hemos reducido nuestra representación al haber perdido un concejal. Bien es verdad, como también se nos dice con frecuencia, que hemos resistido en una posición que era muy difícil, pero la situación es la que es.
¿Por qué ha capitalizado más votos el PSOE que VTLP?
Creo que eso pasa siempre. Es una regla habitual que cuando gobiernan varios grupos se premia el mayoritario y al que tiene la Alcaldía. La Alcaldía es el premio gordo porque allí está la mayor visibilidad, recoge todo los aciertos aunque también recoge algunas de las críticas, pero otras no porque puede decir que es una mala gestión del concejal responsable. De hecho, en las últimas semanas Óscar Puente ejercía de alcalde permanentemente.
¿Y la Alcaldía en la sombra se come todos los marrones?
La broma de la Alcaldía en la sombra, siempre he dicho que es una broma, no se come todos los marrones porque están bien repartidos. Creo que sí que es verdad que no tiene el empuje que tiene la Alcaldía.
Lo que sí que ha cambiado este mandato es el tono del discurso de los grupos políticos. La portavoz del PP hizo en el Pleno de investidura un ejercicio de autocrítica y de mano tendida al equipo de Gobierno. ¿Eso se puede traducir en...?
Me parece muy razonable lo que dijo. Hubo una campaña electoral centrada en un tema, el soterramiento, que los grupos que lo llevaban pensaban que lo iban a rentabilizar más. Lo plantearon como tema estrella Vox, Podemos y el PP. Creo que finalmente ha primado el planteamiento realista, de sentido común y de la realidad de no seguir jugando a dar patadas hacia adelante. Que el PP lo haya planteado en el mismo discurso de investidura me parece que es un buen síntoma y de agradecer por el conjunto de la ciudadanía.
¿Y el tono general?
Es verdad que ha habido algunos hechos diferenciados respecto a hace cuatro años. Por ejemplo, el tono ha sido en general más conciliador que el anterior, que fue muy bronco. Creo que también ha habido menos celebración, por decirlo de alguna manera, porque hace cuatro años era el cambio de Gobierno de 20 años del PP. Ahora no ha existido ese énfasis. Eso adelanta que los cuatro años que empiezan ahora no van a ser iguales, van a cambiar en algunas cosas. Tenemos la experiencia, frente a lo que vivimos hace cuatro años, de ajustarnos a la práctica política de Gobierno, que nos llevó un tiempo. Ahora llevará mucho menos y vamos a coger la velocidad de crucero en muy poco tiempo. En breve estaremos como equipo de Gobierno andando en la buena dirección y creo que con mejor ritmo.
Hace cuatro años las negociaciones fueron más o menos públicas y se firmó un documento de 103 compromisos. ¿Por qué no ha sido igual en esta ocasión?
Nosotros hemos publicado estos 150 puntos pero no habrá esa firma porque no es necesario. Los puntos proceden de los dos programas electorales. Son los temas sobre los que hay acuerdo o con una redacción que recoge lo planteado por las dos formaciones. Los temas más críticos o en los que hay más diferencias no se han incluido como tales porque no se imponen un grupo político al otro. En algunos casos habrá que ver con el paso del tiempo hasta donde se llevan, si se puede profundizar más o menos en alguno de ellos.
¿Algún tema crítico?
Pongo dos: uno del PSOE y otro de VTLP. En el programa socialista figura instalar determinados ascensores públicos en algunas calles, y nosotros hemos propuesto estudiar su viabilidad en determinados enclaves. Es una redacción que nos parece razonable y no es decirlo sin más, pero no se pierde la propuesta del PSOE. Y algo parecido pasa con nuestra propuesta de ‘Valladolid respira’, que es un proyecto para definir la zona de bajas emisiones. Hemos llegado al compromiso de estudiar cómo se llevará a cabo la definición de esas zonas. Cómo se concretarán los dos proyectos es algo que nos toca trabajar durante estos años. Sabemos que son temas importantes y vamos a ello, pero no lo dejamos tan cerrado como estaba en los respectivos programas.
Han pactado estos puntos como guión de trabajo, pero ya tienen muchas tareas pendientes como la revisión del PGOU o proyectos encauzados que hay que poner en marcha. ¿Qué primarán?
Hay que hacer ahora un trabajo inicial. Nosotros lo tenemos claro e imagino que el resto de las áreas también. Hay que plantear el guión de estos próximos cuatro años. Es una de las primeras tareas y procederá de los compromisos ya adquiridos, como la Carta Ciudadana firmada con la Federación de Vecinos Antonio Machado, de los 150 puntos acordados, del PGOU... de ahí hay que ver lo que vamos a llevar a cabo y ver cómo lo ordenamos.
Centrándonos en su área. Una prioridad inmediata parece la finalización de las obras del parking de la Plaza Mayor.
Ahí estamos. En el área de Urbanismo, que ahora se llama de Planeamiento Urbano, ya no llevamos obras. Solo nos encargamos de las denominadas estratégicas.
¿Esta no es estratégica?
Lo primero que tenemos que hacer es definirlas. Yo entiendo que sí. Las obras estratégicas son las que figuran como sistemas generales en el PGOU, que son las que organizan la estructura urbana de la ciudad. La gran mayoría de las obras son de mantenimiento, conservación, etc... que corresponde al área de Espacio Urbano, que dirige Luis Vélez. Estratégicas son la transformación de los viales de acceso, la integración ferroviaria, la denominada estrategia del Este que conlleva el planeamiento, equipamiento y rehabilitación de esa zona, que es otro de los proyectos que hay que poner en marcha ya.
Entonces, ¿quién se encarga de las obras del parking?
Entiendo que el conjunto de las diez plazas principales de la ciudad, distribuidas por zonas, entre ellas la Plaza Mayor, sí que forman parte de las estratégicas. El parking (se ríe) creo que estará acabado en esta legislatura. Casi con seguridad (más risas). Tiene que estar acabado en este mes. Es verdad que faltaría la escalera que estará delante del Café del Norte, pero la obra no puede comenzar hasta que no acabe el pádel.
¿Del pádel han vuelto a hablar?
Bueno, yo intentaré que se vuelva a hablar. Con un éxito relativo, por decirlo de alguna manera con un éxito hasta este momento cero, pero a mí me sigue pareciendo que no es normal ni el volumen, ni la proporción, ni el tiempo, ni el uso,... y no me han conseguido convencer de otra cosa.
El alcalde ha fijado para este mandato el objetivo de hacer los pasos desde Labradores hasta Pilarica. ¿Estarán todos en marcha?
Y alguno más. La integración ferroviaria estaba planteada a siete u ocho años desde que se firmó. El ritmo de trabajo de Adif es un poco desesperante, todo va a una velocidad muy lenta. Mira que nosotros tardamos pero comparado con Adif no tiene nada que ver, vamos a una velocidad de vértigo. Eso me preocupa porque hay que estar encima permanentemente. Pero creo que el paso de Labradores, que es uno de los críticos, y el siguiente en importancia, que es el de la Hípica porque es el que permite luego hacer el de Arco de Ladrillo, junto con la secuencia del resto se irá moviendo a la vez. Los del Norte, todos los que van entre Labradores y el Esgueva, están ya contratándose. Esos irán antes, pero todo se moverá a la vez.
Critica el ritmo de trabajo de las obras de Adif, que en el túnel de Andrómeda parece que acumularán un año de retraso. Aunque eso no les ha penalizado en las municipales, ¿está satisfecho en ese sentido?
Esa traducción directa no se puede hacer. No es decir como se ha votado a estas formaciones todo lo que llevan dentro estamos de acuerdo con lo que dicen. No tiene que ser así. Cada uno vota lo que considera como síntesis de muchas cosas. Lo que sí que es cierto es que no ha habido una penalización muy marcada y que podría traducirse de la otra manera. La propuesta de integración, y lo repito por enésima vez: es lo que se hace en Europa, tiene un nivel muy bueno y es bastante razonable. 

¿Estima que hay alguna posibilidad de que el nuevo Gobierno de la Junta retrase la aprobación definitiva del PGOU?
La aprobación, en principio, es un control de legalidad. Pero las cosas se pueden apretar mucho, y cuando hay principios que no están totalmente determinados en la legislación pues se puede apretar más. Algo así nos ha pasado en Patrimonio, que ha sido lo que más lo ha retrasado y donde más problemas hemos tenido. Y donde quizá tengamos problemas ahora. A mí me parece absolutamente injustificado todo el proceso que ha habido. Imagino que no es bueno decirlo porque lo mismo esto se vuelve en contra mía, pero lo tengo que decir porque me parece que es de justicia. La manera de hacer y de tratar el patrimonio y su defensa creo que tiene que ser más razonable.
¿Qué problemas puede haber?
Ojalá nolos haya. No lo sé, pero como es algo donde hemos tenido problemas hasta ahora pues quizá es donde hay más temas de debate. En la gran mayoría, por no decir el 99% de todo lo demás, no ha existido ningún problema. Ni con la Confederación Hidrográfica del Duero, que siempre hay lío, ni con Carreteras,... el problema crítico ha sido Patrimonio y no porque se proteja esto o se desproteja lo otro sino que ha sido por la documentación. Yo lo he visto en muchos casos como una cierta exageración.
¿Espera más apoyo de la Junta para sacar adelante el Parque Agroalimentario?
El Parque Agroalimentario tiene dos o tres elementos a considerar. Uno es el estudio de viabilidad, que ha sido un punto crítico porque se encargó a una empresa que finalmente hizo lo que se le había pedido y nos ha dejado en malas condiciones para seguir adelante. Por otro lado, está todo el tema urbanístico, que ese está controlado y hay que desarrollar ahora. Pero el tercer elemento es el apoyo de las administraciones para que en Valladolid haya un parque de estas características. Con el Gobierno anterior de la Junta fue un fracaso absoluto. Estuve reunido con la consejera y fue casi hasta peor porque se bloqueó. Confío en que se acaba advirtiendo la conveniencia para Castilla y León de tener un Parque Agroalimentario y Logístico. Insisto en el tema logístico porque estamos en la posición perfecta de aprovechar las instalaciones de los talleres y de la nueva estación de mercancías que va a ver allí, con unos muelles nuevos y muy amplios, en una posición privilegiada. Hay estudios que hablan de posibilidades de implantar trenes de mercancías hacia los distintos puertos del norte, al este y al oeste. Se está en una posición muy buena y eso hay que explotarlo más. Y, además, dentro de la política medioambiental de favorecer el transporte de mercancías hay que tenerlo en cuenta.
Otra asignatura pendiente, a resolver casi con urgencia, es el suelo para el futuro Campus de la Justicia. ¿Cuándo estará?
Ya no me atrevo a dar plazos. Lo único que queda es acabar el Plan Especial con el proyecto de actuación. En ese momento, haya los recursos que haya o lo que hubiera porque ahora la propiedad ya ha pasado toda a manos del Sareb, se puede poner a disposición del Ministerio los suelos.
¿Habrá obras esta legislatura?
A partir de que estén los suelos, se redactarán los proyectos y se licitará la obra, dentro de que el Ministerio ponga presupuesto.
¿Qué pasará con la Electra una vez que se descartó la operación con El Salvador?
Estuvo la posibilidad de vinculado a este proyecto darle un incremento de edificabilidad en proporción al coste a la parcela de El Salvador, pero eso está descartado. Ahora lo que queda es la ordenación del planeamiento anterior. Es un espacio dotacional. Ahora es propiedad de un fondo.
Ahora que ya tiene diseñado el PGOU, la integración y tiene menos competencias en obras en pequeñas y por lo tanto más tiempo, ¿qué aspira a diseñar o dibujar como proyecto de mandato?
Hay obras muy bonitas que quedan dentro de las estructurales, como la obra del SEPI o las relacionadas con el parque arqueológico de Villa del Prado. Me gustaría hacer un plano global de las obras que se prevén para este periodo, hacerlo público y tenerlo como guía.
¿Será un mandato más tranquilo o será capaz de complicarse un poco la vida?
Seguro que me complico porque hay que empezar a abordar las obras de Las Viudas. Lo digo porque siempre son actuaciones complicadas. En el tema de la vivienda hay que seguir dando una vuelta más. Yo lo que veo más claro es que va a ser un mandato distinto al anterior.