Pinchazo de los hoteles en Semana Santa

R. Gris
-

La previsión de lluvia genera cancelaciones de última hora y los hoteles no logran colgar el cartel de completo. En la provincia, los establecimientos rurales solo alcanzan el 70 por ciento

Pinchazo de los hoteles en Semana Santa

Los establecimientos hoteleros no han conseguido colgar el cartel de completo durante la Semana Santa. La previsión de lluvia en la que incidió la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) desde principios de semana han provocado que se haya registrado cancelaciones de última hora y lo que en un principio iba a ser un lleno en la inmensa mayoría de los hoteles se ha quedado en máximos del 90 por ciento. «Hemos tenido bastantes cancelaciones y eso nos impedirá estar al completo», manifiesta el presidente de la Asociación de Hoteles de Valladolid, Francisco Posada. 


Algo similar ha ocurrido en el resto de municipios de la provincia, donde el grado de ocupación no sobrepasará el 70 por ciento ninguno de los días, aunque en este caso a las previsiones de precipitaciones también se han unido otros factores como el puente de la festividad de Castilla y León. «Los castellanos y leoneses, al tener más días, se han decantado más que otros años por viajar fuera de la Comunidad», explica el presidente de Valladolid Rural. Luis Chico. 


De esta forma, Valladolid ha vivido unas de sus semanas santas con un peor grado de ocupación en gran parte deslucida por la previsión de lluvias que se esperaba desde el pasado miércoles. 


Posada indicó que, como ya es habitual en estas fechas, el grado de ocupación más elevado se ha registrado en la noche del Viernes Santo, cuando se ha alcanzo en torno al 90 por ciento, mientras que en la noche del Jueves este porcentaje bajaba hasta el 80 por ciento. El resto de días han llegado menos visitantes a la ciudad y el grado de ocupación incluso ha estado por debajo del 70 por ciento. 


Sin embargo, a pesar de esta situación registrada durante estos días de Semana Santa, Posada afirmó que el comportamiento de los hoteles es ligeramente superior al registrado el año pasado. «Podíamos cifrar el crecimiento en un cinco por ciento porque ha habido varios momentos con buenos comportamientos durante los primeros meses del año. Pingüinos estuvo muy bien y también algunos eventos deportivos. Pero esperábamos que la Semana Santa fuera la guinda al pastel que no se ha producido». 


Por su parte, Chico matizó que a pesar de la previsión de lluvia el sector no comprendía el motivo por el que se había producido este bajón. También hizo especial hincapié en el número de propietarios de viviendas en los pueblos «que se alquilan de forma ilegal. Ha habido una campaña muy fuerte a través de las redes sociales de algunos portales para que los propietarios particulares alquilen sus casas. «No hay inspección durante estos días y hay muchas personas que pueden alquilar sus casas sin que podamos hacer nada para impedirlo y eso también merma nuestro grado de ocupación».  Y, al igual que los hoteles, también estaban registrando una ligera mejoría en el número de visitantes que recibían en las casa rurales. 


La mayor parte de los turistas que llegan durante estos días a la provincia vallisoletana lo hacen desde la Comunidad Autónoma de Madrid, aunque también llegan turistas desde la zona norte del país, la parte de Levente y también desde Andalucía. «Los turistas que llegan desde el resto de provincias de la Comunidad van y vienen en el día y no se quedan a dormir», destaca Posada. 


repercusión económica. La Semana Santa es uno de los momentos cumbre para el turismo de la ciudad, cuando mayor movimiento de turistas se produce. Sin ir más lejos, este dato queda perfectamente demostrado si se tiene en cuenta que el Ayuntamiento cifra en más de 12 millones la repercusión económica que tienen la celebración de las procesiones gracias a la llegada de turistas. En el año 2017 el número de tursitas que llegó hasta la ciudad fue de 6.802, batiendo el récord hasta el momento.