Urkullu aspira a que el PNV y el PSE gobiernen el País Vasco

Agencias
-

El lendakari espera tener el apoyo suficiente para liderar con mayoría absoluta otra legislatura y apunta que el planteamiento de un tripartito de izquierdas es «anacrónico y obsoleto»

Urkullu aspira a que el PNV y el PSE gobiernen el País Vasco - Foto: Iñaki Berasaluce

La maquinaria autonómica está a pleno rendimiento de cara a los comicios del 12-J en el País Vasco y Galicia y el lendakari, Íñigo Urkullu, aseveró ayer que espera que se conforme un Gobierno vasco de mayoría absoluta entre el PNV y PSE-EE tras las elecciones y consideró «obsoleto y anacrónico» el planteamiento de un tripartito de izquierdas como alternativa. Además, mostró su deseo de que no haya una campaña electoral «abrupta» porque su intención es que, posteriormente, se alcancen «acuerdos de país» entre todos para superar la actual situación de crisis provocada por el coronavirus, de la que la comunidad autónoma vasca «está saliendo con magulladuras», y ponerse «en pide de manera sólida».
El actual dirigente explicó que en Euskadi es «imposible» la mayoría absoluta de un partido, pero desea que el PNV gane las elecciones con «una importante suficiencia» y sobre una base «de una relación positiva» que ha mantenido la coalición entre jeltzales y socialistas en el Ejecutivo, en Diputaciones Forales y ayuntamientos, así como con el Gobierno de Pedro Sánchez, y con otras autonomías próximas.
«Creo que hay base suficiente como para pensar en un futuro y ojalá los números pudieran reflejar una posibilidad de mayoría absoluta de un Gobierno de coalición, de cara a los retos que hay que hacer frente en el próximo cuatrienio», explicó.
El lendakari no cree posible que se pueda conformar un tripartito de izquierdas entre EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU y el PSE-EE. Asimismo, recordó que, «por el momento», los propios socialistas se han manifestado en los últimos días en contra del «permanente cebo» lanzado por Elkarrekin Podemos-IU para la alianza de izquierdas. 
Por otro lado, ayer se supo que el presidente del PP, Pablo Casado, y la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, protagonizarán un acto conjunto en la campaña electoral vasca, aunque la fecha está sin concretar, para mostrar la unión de ambas formaciones ante «el nacionalismo radical» de EH Bildu, «que no condena los asesinatos» de ETA.
Cambiando de territorio,  Galicia, Galicia, Galicia fue el lema elegido por el PPdeG para la campaña que desembocará en las urnas el próximo 12 de julio. Una campaña en la que, una vez más, los populares han decidido primar Galicia y Feijóo por encima de las siglas y que, tras una doble pegada de carteles en Vigo y La Coruña, el candidato a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, arrancó en su localidad natal, Os Peares (Ourense).
El secretario general del PPdeG, Miguel Tellado, presentó ayer el modelo de campaña y el «predecible» lema. El paso llega un día después de que el actual presidente, ante su jefe de filas en el PP, Pablo Casado, proclamase de forma solemne que solo piensa en Galicia, con la que se ha comprometido para los próximos cuatro años si logra un cuarto mandato.
En otro orden de cosas, Vox denunció ayer que sus candidatos en Galicia y el País Vasco corren «un riesgo claro de atentado contra su vida y su patrimonio» por el clima de «violencia e intimidación» que sufren en cada uno de sus actos y lamentó la «falta de reacción» del resto de formaciones políticas.
El portavoz del Comité de Acción Política del partido, Jorge Buxadé, reveló que los miembros de la formación conservadora que concurren a las urnas el 12-J han solicitado escoltas individuales por el «miedo» que sienten y reclamó al Ministerio del Interior que garantice su seguridad.