Catorce millones para la Variante Este de Mercancías

Ical
-
Talleres de Renfe.

Adif licita el suministro y transporte de traviesas y aparatos de vía. Los contratos incluyen la fabricación de estos elementos así como su traslado a las zonas de acopio

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarios (Adif), licitó por un importe global de más de 14 millones de euros (IVA incluido) el suministro y transporte de traviesas y aparatos de vía que se emplearán en la construcción de la Variante Este de Mercancías de la Red Arterial Ferroviaria de Valladolid.

Por un lado, el contrato de suministro y transporte de traviesas se ha licitado por un importe total de 8.035.876,39 euros (IVA incluido). Dicho contrato hace referencia a la fabricación de 70.000 traviesas del tipo PR-VE que corresponde a traviesas monobloque de hormigón para vía sobre balasto y el número de traviesas necesarias para montar 5.000 metros de vía en placa formada por traviesas bibloque BP para la vía en placa en el túnel de San Cristóbal.

Adif también ha aprobado la licitación del contrato de suministro y transporte de aparatos de vía con un presupuesto total de 6.121.687,35 euros. En ambas licitaciones, el contrato contempla el traslado a las zonas de acopio definidas a lo largo de la traza ferroviaria.

Características de la Variante Este

La Variante Este tiene 17,5 kilómetros de longitud y está diseñada para que los trenes puedan circular a una velocidad de 160 kilómetros por hora. Como hitos estructurales, cuenta con un viaducto de 1.130,5 metros (Viaducto de los Tramposos) y un túnel de 2.192 metros. El objetivo de la obra es la ejecución de una variante ferroviaria al Este de Valladolid, en ancho convencional, que dará continuidad en vía doble a la línea Madrid-Hendaya y que se empleará para el tráfico de mercancías.

Esta variante permitirá también el acceso al nuevo complejo ferroviario de Valladolid, en el que se emplazarán todas las actividades ferroviarias que actualmente se realizan en otros centros de Valladolid, a excepción de las vinculadas a la estación de viajeros, nuevo taller de Renfe, terminal de servicios logísticos (sustituyendo a las instalaciones de La Esperanza y Argales) y Redalsa.

Una vez que entre en servicio, la Variante acogerá el paso de todos los trenes de mercancías, lo que representa el 25 por ciento del tráfico ferroviario actual de la estación de Valladolid-Campo Grande.

Antecedentes

El contrato para la construcción de la Variante fue iniciado por la Dirección General de Ferrocarriles en diciembre de 2007 y la obra se paralizó en 2013 debido a la falta de disponibilidad presupuestaria de la Sociedad Valladolid de Alta Velocidad, cuando la ejecución de los trabajos se encontraba al 77 por ciento.

No obstante, antes de la paralización ya se habían concluido y entregado los trabajos entre el emplazamiento del Nuevo Complejo Ferroviario de Valladolid y el enlace norte de la Variante, lo que ha permitido montar una vía de ancho mixto (triple hilo) para el acceso al nuevo taller de Renfe. En septiembre de 2014, la obra fue subrogada a Adif.

La finalización de la Variante Este de Valladolid fue uno de los compromisos adquiridos por Adif que se incluyen en el convenio de colaboración para el desarrollo de las obras derivadas de la transformación de la Red Arterial Ferroviaria (RAF) de Valladolid. El documento fue suscrito el 20 de noviembre de 2017 por Adif, Adif Alta Velocidad, Renfe Operadora, Junta de Castilla y León y Ayuntamiento de Valladolid.