Los visitantes de la Ruta del Vino de Rueda crecen un 17,4%

Ical
-

El informe anual de Acevin incluye los datos de 25 bodegas visitables con un precio medio de diez euros y un gasto directo de 27,76 euros en compras de vino y actividades complementarias

Los visitantes de la Ruta del Vino de Rueda crecen un 17,4%

La Ruta del Vino de Rueda, cinco años después de su certificación oficial y su ingreso en el club promovido por la Asociación de Ciudades del Vino de España (Acevin) y Turespaña, continúa sumando buenas cifras que apuntalan su crecimiento. Así, el año 2018 arrojó un balance de resultados que muestra un total de 38.009 visitantes frente a los 32.372 de 2017, lo que se traduce en un crecimiento del 17,41 por ciento en el número de visitas a bodegas. Esta cifra la sitúa como la cuarta de España que más ha crecido en el último año.

Con un precio medio de la visita de diez euros, los enoturistas gastan otros 27,76 euros en actividades complementarias y adquisición directa de vino, un importante ingreso para las bodegas. Ambos datos también han experimentado un incremento respecto a 2017, que situaba el precio medio de la visita en 8,98 euros, un 12 por ciento menor que en 2018, y el gasto medio por visitante en 23,75 euros, un 16,9 por ciento menos que el año pasado. En términos generales, estas cifras sitúan a la Ruta del Vino de Rueda en el ‘Top Ten’ del ranking nacional, siendo la quinta con mayor gasto medio por visitante y la décima si se tiene en cuenta el precio de la visita.

Analizado por meses, el otoño y la primavera vuelven a ser las épocas preferidas para practicar enoturismo, aunque el mes de agosto se revela (por segunda vez) como uno de los meses de más afluencia. Los meses de septiembre y octubre siguen los primeros en el cómputo general, debido principalmente al atractivo que supone para el visitante la vendimia y las numerosas actividades especiales que se desarrollan en esta época del año. En contraposición, enero y febrero fueron los meses que trajeron consigo la menor afluencia.

En lo que se refiere a procedencia de visitantes, el mercado nacional vuelve a estar muy por encima del internacional. El análisis, que sigue la metodología marcada por el Club de Producto Rutas del Vino de España, dependiente de la Asociación de Ciudades del Vino (Acevin) y la Secretaría de Estado de Turismo, recoge sólo visitas a las bodegas adheridas al proyecto, un total de 25 en la zona de la Ruta del Vino de Rueda en el pasado ejercicio.

“Se trata de unos datos muy positivos”, señaló Juan José Calvo, presidente de la Ruta del Vino de Rueda, quien añade que “son fruto de un trabajo intenso de promoción y comunicación, especialmente en mercados emisores prioritarios, y del esfuerzo de la iniciativa pública y privada, que con nivel máximo de profesionalización suma cada año un gran número de propuestas y actividades relacionadas con el enoturismo”.

Crecimiento continuo

Por su parte, Cristina Solís, gerente de la entidad, ha indicado que ‘es muy gratificante comprobar como el número de visitantes sigue creciendo año tras año y como el esfuerzo conjunto del sector enoturístico en nuestra tierra se ve recompensado con estos resultados”. La buena marcha del proyecto redunda también en el incremento de empresas y entes asociados, que suman en la actualidad un total de 124, todos ellos capaces de garantizar los requisitos de calidad y accesibilidad necesarios para integrarse en la organización.

Los 38.009 visitantes de 2018 a las bodegas visitables, sitúan a la Ruta del Vino de Rueda como la segunda ruta más visitada de Castilla y León, sólo por detrás de Ribera del Duero, consolidando a la tierra del verdejo como proyecto enoturístico de referencia en Castilla y León.