Los cambios de líneas de Auvasa fidelizan viajeros

D.V.
-

La cifra de casi 25,6 millones de pasajeros mejora en un 0,14 por ciento el dato de 2017. Además, hay un deseo de adelantar la hora de inicio de los servicios

Viajeros subiendo a un bus de Auvasa. - Foto: J.TAJES

La empresa municipal de autobuses de Valladolid, Auvasa, tuvo 25.599.092 viajeros a lo largo de 2018 -en el que se puso en marcha la nueva estructura de líneas-, una cifra que mejora en un 0,14 por ciento el dato de 2017, aunque no ocurre lo mismo con respecto a los años previos, pues de 2013 a 2016 el número de pasajeros nunca bajó de 25.674.833. 
En 2018 la compañía experimentó un incremento de 36.008 viajeros con respecto a 2017, hasta situarse en esos 25.599.092, lo que supone un incremento del 0,14 por ciento. Aunque hay que tener en cuenta que al analizar los datos de 2017 se justificó parte del descenso por las cuatro jornadas de paros parciales por las protestas de los sindicatos de Auvasa en los que se estimó una pérdida de 78.219 viajeros, cifra que es superior al incremento registrado en 2018. 
El gerente de Auvasa destacó que la evolución «especialmente positiva» en el último trimestre de 2018, cuando se acumuló una subida de 100.000 viajeros, tendencia que ha continuado en los primeros meses del presente año, con otro incremento acumulado superior a los 100.000 pasajeros con respecto al mismo mes del año pasado, si bien se debe restar los 29.000 más que se estima que se transportaron el día de febrero en el que se estableció el viaje gratuito por la situación 3 de del Plan de contaminación. 
Se mantiene la tendencia de los últimos años de disminución de los usuarios del billete ordinario, con un descenso del 2,6%, en detrimento de los bonos de transporte, que han aumentado en un 0,62% en el caso de los ordinarios -bonobús ordinario, bono30, metropolitano y social- y un 2,42% más en el caso de los bonojoven, tanto de recarga como mensual. 
La modificación de líneas ha contribuido a mejorar ligeramente la velocidad comercial de Auvasa, que pasa a ser de 12,04 kilómetros por hora de media, un dato que según Bernabé «no es malo» pero en el que todavía cabe mejora. 
 Otro ámbito de mejora en el que se fijan los responsables de la empresa es a través del convenio colectivo, cuya negociación continúa en el Serla, y en el que persiguen una mayor flexibilidad «para poder mejorar el servicio». 
En este sentido, Bernabé en primer lugar y después Vélez manifestaron el deseo de eliminar los servicios matinales, que en 2018 perdieron usuarios, y adelantar el inicio de las líneas ordinarias, por ejemplo a las 6.15 horas en lugar de las 7.15 actuales. Si bien matizaron que para ello será necesario el acuerdo laboral. 
En el Consejo de Administración se informó de las cuentas de 2018, que se cerraron con superávit de 568.546,86 euros.