Los agricultores avisan de un repunte de la plaga de conejos

R. Gris
-

Las Opas piden que se aumenten las medidas contra «una plaga que no termina», aunque la Consejería permite la caza todas las horas del día con escopeta, redes y hurones

Los agricultores avisan de un repunte de la plaga de conejos - Foto: Tomás Alonso

Un problema que no cesa y que puede volver a ocasionar importantes problemas a los agricultores. Los sindicatos agrarios alertan de que se está produciendo un repunte en el número de ejemplares en toda la provincia a pesar de que la Consejería de Agricultura permita la caza con escopeta, redes y hurones durante todas las horas del día en la provincia. Concede permisos para cazar conejos con hurones y redes con el objetivo de diezmar la población, pero según los sindicatos no es suficiente. 
Los organizaciones agrarias indican que el número de conejos va en aumento y manifiestan que existen zonas donde se necesitan permisos especiales para la caza, como las cunetas de las carreteras y las vías del tren, que sirven de zonas de cría y donde crece de forma notable la cifra de ejemplares. 
«En estos sitios, para cazar, se debe tener un permiso especial que concede Fomento o Adif y por eso cada vez hay más en estos sitios», indica el coordinador de la Unión de Campesinos de Valladolid, Valentín García. El sindicalista indicó que existen algunas zonas en la provincia que «están plagadas» de conejos y que una vez comience la nascencia del cereal en los próximos meses volverán a aparecer los daños. 
La temporada de caza comienza la próxima semana y desde ese momento todos los años comienza una merma del número debido a que se generaliza la muerte de los conejos durante todos los fines de semana y días festivos hasta febrero, pero los sindicatos afirman que no se mermará el número de ejemplares debido a la abundancia  de ejemplares. 
El presidente de Asaja Valladolid, Juan Ramón Alonso, indicó que los agricultores volverán a sufrir los daños una vez por esta plaga que no termina nunca. «Llevamos muchos años con los mismos problemas. Los conejos no solo afectan a los cultivos como el cereal, la colza, el girasol o la remolacha, si no que también lo hacen en las viñas». 
Por eso, el representante sindical volvió a insistir en la necesidad de que se estudie por parte del Ejecutivo regional la declaración de plaga en la provincia. «Hay muchos sitios donde no se pueden cazar y donde los agricultores están teniendo problemas».
En este sentido, la organización agraria ha explicado que es «difícil» que se catalogue como plaga ante la oposición de diferentes grupos ecologistas y, además, la Consejería no quiere que los medios difundan una «imagen suya contraria a estas asociaciones». ?
La comarca formada por los pueblos de Cigales, Mucientes y Corcos del Valle es la denominada por los sindicatos como zona cero al tratarse de los municipios de la provincia con mayor número de ejemplares. 
Las asociaciones exigen el desbroce «inmediato» de cunetas y caminos, bordes de autovías y ríos, así como, «si es necesario», quemas controladas coordinadas con la Administración y realizadas con las debidas precauciones «donde con la limpieza mecánica sea imposible llegar».
Pero además de los conejos, ambos sindicatos alertaron del aumento de fauna salvaje, jabalíes y corzos, que también están haciendo daño en los cultivos. «Villavaquerín se está convirtiendo en la zona centro de los corzos, que cada vez tenemos más. Igual que todo el Valle del Esgueva», comentó García. «Se pueden ver ya hasta en Parquesol», bromeó.