Protesta contra el «maltrato animal»

ICAL
-

Unos 500 antitaurinos exigen en Tordesillas la abolición del Toro de la Vega • Amenazan con denunciar al delegado de la Junta

Concentración en contra del Toro de la Vega - Foto: Agencia Ical

Más de 500 personas llegadas desde distintos puntos de España rompieron ayer en Tordesillas una simbólica lanza para exigir la abolición del torneo del Toro de la Vega, que se celebrará el próximo martes. El acto de protesta organizado por el Partido Animalista-Pacma, que se repitió por octavo año consecutivo bajo un fuerte despliegue policial y sin ningún incidente, se celebró en el mismo lugar donde dentro de dos días tendrá lugar un festejo que los participantes calificaron de «vergüenza nacional», además de exigir a las autoridades que cumplan las leyes para acabar con el «maltrato animal».


Al respecto, la portavoz del Pacma, Laura Duarte, advirtió de que si el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Valladolid, Pablo Trillo-Figueroa, autoriza este torneo le denunciarán por cometer un «presunto delito de prevaricación», ya que insistió en que incumple el Reglamento de Espectáculos Taurinos de la Comunidad porque éste prohíbe «herir, pinchar o golpear al animal», así como «darle muerte en público».


«Lo que sucede aquí es que falta voluntad política, que los políticos no tienen la valentía de prohibir un festejo que es ilegal», remarcó Duarte, quien incidió en que no van a «parar» hasta que no consigan «acabar» con este acto, algo para lo que consideró que «no queda demasiado tiempo».
En el acto celebrado en La Vega de Tordesillas, que contó con el apoyo de las organizaciones Humane Society International y CAS International, se leyó un manifiesto en el que se exigía el fin de un festejo que aseguraron que «no cuenta con el apoyo social por su crueldad hacia el toro» y se reivindicó «el derecho a la vida». Asimismo, se recordó «el miedo y el dolor» que pasará ‘Volante’ el próximo martes en un acto que calificaron de «barbaridad» y «salvajada», y del que acusaron a la Junta de ampararlo de forma «ilegal».


Tras la lectura, las 500 personas procedentes de Castilla y León, Barcelona, Bilbao, Galicia y Asturias, entre otros lugares, rompieron al mismo tiempo una pequeña lanza y empezaron a corear consignas como Basta ya de maltrato animal, Derechos ya para los animales o Tordesillas vergüenza nacional.
Todo ello bajo la atenta mirada de un nutrido grupo de policías y guardias civiles, que no tuvieron que intervenir en ningún momento porque ningún vecino de Tordesillas se acercó hasta la zona durante la protesta.


A continuación, los concentrados se desplazaron en nueve autocares hasta la capital vallisoletana para mostrar el rechazo al Toro de la Vega frente a la Delegación Territorial de la Junta.