«Si gobierna Pedro Sánchez todo lo nuestro irá a Cataluña»

M. Rodríguez
-

La cabeza de lista del PP de Valladolid al Congreso de los Diputados, Isabel García Tejerina, asgura que «habrá soterramiento con una Alcaldía, una comunidad y un Gobierno central del PP»

Isabel García Tejerina. - Foto: J.T.

La cabeza de lista del PP de Valladolid al Congreso de los Diputados, Isabel García Tejerina, se está multiplicando durante esta campaña para llegar a cada uno de los puntos de la capital y la provincia para hacer llegar el mensaje de que Pablo Casado es el «valor seguro» para España. La ‘popular’ reitera que el resultado de estas elecciones está más en el aire que en cualquier otros comicos y pide votar con el corazón, la cabeza y el bolsillo.
¿Cómo valora una campaña que parece más hecha con el corazón y no con la razón?
Hay parte de los votantes que están decidiendo con el corazón. Frente a esto pido votar al PP con cabeza, corazón y con bolsillo. No votamos para un proyecto piloto de Sánchez; este experimento de nueve meses ya lo hemos vivido. Votamos para cuatro años y nos estamos jugando ser o no ser España, el progreso y el empleo, y por lo tanto las pensiones y el estado de bienestar. 
Hay que votar con cabeza porque en 40 años ya sabemos cuando ha ido bien y cuando mal. El drama de Zapatero no se puede repetir. Con el PP: ocho millones de puestos de trabajo. Y con corazón porque nosotros pusimos, ponemos y pondremos, porque los intereses de España y su unidad por encima de otra cosa. Garantizamos  la unidad de España, que se defiende con la Constitución; se defendía en el País Vasco, donde atacaban a los miembros de los partidos constitucionalistas, que han dejado compañeros en su defensa. Y hay que votar con el bolsillo porque está el empleo, las pensiones, la riqueza y la bajada de impuestos.
En medio de todo este ruido, ¿cree que hay opciones de conocer las propuestas y analizarlas con rigor?
Desgraciadamente, no. Quisiera debatir y no hay debate porque al resto no les interesa porque no tienen un proyecto claro para España. El PSOE lo ha rechazado cobardemente. La opción es entre Casado y Sánchez, que nos ha privado del debate, algo que no había pasado nunca en  democracia. Tiene miedo a ponerse delante de su propio espejo, a que se vea lo que ha sido el mal experimento de sus nueve meses de Gobierno. Cuatro años sin vuelta atrás pueden ser un enorme peligro.
¿Y las propuestas?
No se escuchan propuestas, no las hay de país en el resto de formaciones. Mientras, Casado lleva mucho tiempo hablando cada día de su programa. Hemos hablado de familia; de medio rural; de empleo; de impuestos; de industria del automóvil; de medio ambiente; cambio climático; educación; dependencia; de financiación autonómica, tan importante para nosotros. El único partido que habla y va desgranando su programa es el PP, pero no es casualidad porque es el único que tiene un proyecto de futuro para España.
En medio de este ruido también se cuelan noticias falsas, que salen incluso de los propios partidos. ¿Hasta dónde se puede llegar en el uso interesado de datos falsos?
Nada de eso se le puede atribuir al PP, nada. Algunos partidos están siendo especialistas en ello. Qué España va a quedar en sus manos si ganan haciendo trampas. Una noticia falsa es una trampa, un engaño al ciudadano y, además, es tomarlos por tontos y faltarles el respeto. Nuestra regla de juego es la democracia, que es la libertad de elección. No se elige bien desde la mentira. Suelo puedo rechazar, condenar y pedirles a los ciudadanos que cuando descubran esas noticias falsas sepan que están jugando con ellos.
Hace días se habló mucho sobre el mundo rural y la España vaciada por la manifestación de Madrid. ¿Considera que lo que se está proponiendo es viable o es una especia de subasta sobre soluciones?  
Toda mi vida profesional la he dedicado al medio rural y me sorprende que ahora otros partidos se acerquen porque la España rural lleva ahí toda la vida. Todos menos el PP la acaban de descubrir y seguro que cuando pasen las elecciones se irán y nos quedaremos como el partido del campo español. No hay vida en los pueblos sin agricultura. Es la principal actividad económica. Y no hay agricultura sin PAC, pero solo el PP la defiende. Los socialistas no la tienen en su agenda. El resto, pues qué decir de los que ni siquiera son europeístas y no sé si sabrían llegar a Bruselas. El PP ha hecho todo por el regadío, especialmente en Valladolid. Los demás no quieren infraestructuras hidraúlicas. ¿Cómo va a llegar el agua a las parcelas? Estamos solos defendiendo el regadío.
¿Qué más se puede hacer?
Hay que fomentar otras actividades económicas en el medio rural. Nos hemos quedado solos haciendo política forestal. Este Gobierno tiene miembros que prohibirían la caza. ¿Saben lo que significa para el medio rural y también para el cuidado del medio ambiente? Por otro lado, ahora todos se apuntan a la digitalización, pero Rajoy dejó aprobado y presupuestado el plan 300x100, de máxima velocidad para todos los núcleos de población. El Gobierno socialista lo echó para atrás. Sánchez se permite el capricho de duplicar las elecciones, que cuestan 200 millones. Digitalizar el medio rural cuesta 525. Hay dinero para convocar elecciones por el interés personalísimo de Sánchez y les quitamos a los pueblos la digitalización y la conectividad. Eso lo hizo el PSOE pero estaba en la manifestación. A mí se me caería la cara de la vergüenza.
¿Esta sigue siendo su apuesta?
Cómo vamos a traer empleo si no estamos conectados y ofrecer una buena sanidad si los centros de salud no pueden acceder a los expedientes por lo mismo. Cómo va a haber buenos colegios si los niños no pueden acceder a internet. Me dolió la decisión de destrozar la propuesta ‘popular’ de conectar al medio rural. Favorecieron a las operadoras en detrimento de los pueblos. Además, en el pacto de Gobierno del PSOE y Ciudadanos estaba suprimir las diputaciones. Eso es empezar a matar a los pueblos pequeños. También estaba quitar el régimen de módulos a los agricultores, que es lo que reclaman. Vox y Cs quieren cambiar el sistema electoral, que dejaría sin voz a las provincias más rurales y despobladas. Hoy todos se apuntan a luchar contra la despoblación pero luego lo que hacen en la práctica resta a los pueblos lo que ya tienen. Frente a eso el PP, como hace en Castilla y León, mantiene los mejores sistemas sociales y quiere una financiación autonómica acorde a las comunidades despobladas y envejecidas. Vivimos de la que pactaron los socialistas con los independentistas catalanes. Castilla y León sigue fuera de la agenda de los socialistas.
¿Y para fijar población?
Hay que generar condiciones para crear empleo. Además, proponemos planes de vivienda y de transporte a la demanda. Hay que prestar atención a las mujeres y los jóvenes en el medio rural, además de una fiscalidad que favorezca que los empleo se generen allí. Si les desconectamos estamos invitado a la gente a irse.
En estas elecciones Cs, Vox y el PP plantean rebajas fiscales, e incluso hablan de revolución fiscal, y el resto de los partidos optan por subidas. ¿Cómo se puede elegir entre opciones tan dispares?
He leído que ya no está en la agenda de Cs bajar los impuestos. Y Vox dice que no tienen una memoria económica. Frente a esto está el partido serio, solvente, que da garantías y no hace brindis al sol porque se toma muy en serio las cosas de los ciudadanos. Proponemos que el impuesto de sociedades esté por debajo del 20% frente al PSOE, que lo sitúa como lo mínimo a pagar. Así, con el PP las empresas pueden vivir y ser rentables, mientras que no lo pondrán ser con los socialistas por les restarían competitividad. Proponemos que el IRPF esté por debajo del 40% frente a las subidas de los demás. Los ciudadanos tendrán más dinero en el bolsillo y esto es igual a mover la economía. Si subes los impuestos se detrae el dinero y se convierte en público, que no deja a la actividad económica funcionar. Quien genera riqueza son las personas, los empresarios y los autónomos. Otro tanto planteamos en el impuesto de patrimonio, de sucesiones, donaciones y actos jurídicos documentados.
¿Y será posible mantener todos los servicios y prestaciones públicas?
Pusimos a España a crecer cinco años consecutivos y alcanzamos el máximo de recaudación. Recaudamos más no porque los impuestos sean más altos sino porque hay más gente moviendo la economía. Este incremento se dedica a corregir el déficit, la deuda, a gasto social y bajar los impuestos frente a las políticas de sobreendeudamiento del PSOE y despilfarro, que rompe la economía y empieza a caer. Estamos dejando de crear empleo desde que llegó Sánchez y eso perjudica la recaudación. Nosotros sabemos que podemos bajar los impuestos, poner la economía a crecer y asegurar el gasto social.
Las encuestas apuntan que tendrán que pactar con Vox, que se está llevando parte de su electorado. ¿Cómo les condiciona, especialmente en Valladolid, donde podría cambiar el reparto de escaños?
En lo que coinciden las encuestas es en el altísimo porcentaje de indecisos, lo que significa que nada está decidido. Hemos gobernado con Cs, tenemos su apoyo en varias comunidades; hay compatibilidades en algunas cosas como la unidad de España, la economía liberal, y en otras no  porque ahora dicen que no bajarán los impuestos. Hay alguna diferencia más como la PAC o la libertad de enseñanza pero podemos entendernos porque coincidimos en muchas cosas, sabiendo que es un partido que es donde dije digo digo diego. Con Sánchez firmaron la supresión de las diputaciones, de los módulos para los agricultores,... Con respecto a Vox solo puedo decir que pueden entenderse enfados pero una sociedad polarizada no es buena para avanzar. Y sorprende que se centren más en el PP que en atacar a Sánchez y Torra. Creía que teníamos unos enemigos comunes. Tenemos claro que el peligro para España es Sánchez de la mano de Iglesias, Otegi y los independentistas. Nosotros somos garantía de futuro porque hemos sido certidumbre en el pasado. Todo voto que no vaya al PP es un posible escaño para Sánchez.
¿Si el 29 de abril las posibilidades de Gobierno no pasan por un pacto entre PP, Cs y Vox qué reflexión tendrían que hacer?
Si lo que no va a suceder sucediera, pienso en cómo se sentirán esos votantes que te dicen quiero que gobierne el PP aunque voten a Cs. El resultado fue que cuatro escaños más no nos hubieran traído hasta aquí. Por Cs hubo la moción de censura. Si el votante está enfadado pero quiere que gobierne el PP pero no lo vota, que piense que con un voto que no nos dan son escaños para Sánchez, lo que se traducirá en la quiebra económica, marcada por Iglesias. Se verán muchas concesiones a los independentistas, incluso el indulto a los que han atentado contra  nosotros. Cuando se vota se decide como queremos que le vaya a España y a cada uno de nosotros. Por eso hay que votar con la cabeza, el corazón y el bolsillo.
Todos los partidos dicen que el sistema de pensiones está garantizado aunque no hay acuerdo entre ellos. ¿Suena a engaño?
Hay que trabajar para garantizarlo y para eso está el Pacto de Toledo. Si el PSOE dice que están garantizadas no tienen ningún crédito. Solbes recomendó hacer seguros privados y cuando llegamos hubo que pedir préstamos para pagar las pensiones. Creamos el fondo de reserva para nutrirlo cuando nos va mejor y tenerlo de garantía cuando vienen las consecuencias de las políticas económicas de los socialistas, que las estamos todavía terminando de arreglar porque todavía falta empleo: 30.000 personas en Valladolid, que son la prioridad. En 2011, Sánchez apoyó que se congelaran las pensiones. Y cuando llegamos, en un momento en que nos jugábamos el rescate, las salvamos frente a lo que pasó en otros países, y las revalorizamos más de un 16% mientras estuvimos en el Gobierno. Las últimas subidas son nuestra y Sánchez sin pudor se las está apuntando. Esto no significa que no tengamos que seguir trabajando. Lo primero es que hace falta una economía próspera con empleo, que da para pagar pensiones, hacer política social, bajar impuestos y para invertir.
¿Pero no considera que el sistema necesita una revisión profunda que n o se está abordando?
Esa revisión profunda tiene que estar en el Pacto de Toledo, pero los socios de Sánchez (Podemos) saltaron  el acuerdo por los aires porque jugaron a la demagogia. A mí las personas mayores lo primero que me dicen es que no me quiten la pensión y solo uno de cada diez me dice que me la suban. Lo mismo sucede en la Sanidad. Lo primero que hay que hacer es separa las contributivas de las no contributivas, que quizás deberían salir de los presupuestos. Y otra manera es tener una administración eficaz y eficiente, no engordemos las administraciones para decir que nos gastamos mucho en servicios, y políticas que permitan que la sociedad genere riqueza.

Si hay recuperación económica, ¿se podrían afrontar las infraestructuras pendientes como son la A-11, la A-60 y la petición de la candidata de su partido a la Alcaldía del soterramiento?
Por supuesto que sí. Hay que seguir invirtiendo porque las infraestructuras son lo que también nos posibilita la creación de riqueza. Pero para que esto pueda ser hay que generar confianza, que crea y consolida los empleos. No la hay cuando sabemos que Pablo Iglesias será el vicepresidente económico, con sus políticas bolivarianas. No la hay cuando se rompe la seguridad jurídica o cuando se anuncia que se suprimirá el diésel, con el daño tan importante que se ha hecho a nuestra industria del automóvil, ya que una de cada 10 personas vive de esto en Valladolid. No hay confianza cuando sabes que tus socios van a ser los independentistas y que quedaremos olvidados como ha sido estos ocho meses porque todo lo nuestro irá a Cataluña. Cuando hay confianza y permites a los empresarios invertir su dinero, creando riqueza y empleo, hay recaudación récord y hay dinero para esas inversiones que son tan importantes y lo hay para el soterramiento. Habrá soterramiento cuando haya una Alcaldía, una comunidad y un Gobierno central del PP. Aquí hay un ejemplo claro en el Consistorio de como el PSOE se empapa de ideología comunista y hasta eso lo llevan a la configuración de la ciudad y consolidan un muro que separa las dos ciudades. Quieren hacer puentes y son contrarios al soterramiento. Lo haremos y será una nueva Valladolid, comunicada, integrada y buena para el comercio de ambos lados. Lo que está claro es que hay que redefinir el proyecto, pero hay buenos ejemplos como el de Murcia. El PP trajo la alta velocidad, los socialistas nunca se acordaron de nosotros, y también el soterramiento, pero nadie se podía esperar que luego viniera el PSOE a soterrar el futuro.
Habla de que la ideología se ha colado en la forma de ciudad, pero también en campaña donde ha entrado la Semana Santa,  la eutanasia y el aborto. ¿Puntos que también generan confrontación?
Lamento que surjan partidos que polarizan los debates porque no es bueno para nadie. Nunca en la historia se ha progresado desde un extremo; sí desde la convivencia y el entendimiento. El PP es un partido moderado, ponderado, que baja al terreno y ve las necesidades de los españoles en todos los ámbitos de su vida. Es un partido de Gobierno, que tiene una idea clara de futuro para España, que es mucho más que dos ideas fuerza. Tenemos el mejor proyecto porque nosotros cuando hablamos de educación hablamos de dar la mayor calidad en la formación a los niños para darles oportunidades para un futuro mejor. Además, de que los padres pueda elegir, incluidos los padres con niños con discapacidades, que quieren la libertad de su elección de los centros que más se adaptan a ellos. Esta libertad se contrapone al adoctrinamiento, a crear futuros independentistas a los que no se les puede decir nada porque los socialistas renuncian a intervenir. La libertad también es que se puedan manifestar y conmemoren unos señores pero al mismo tiempo convivencia para que respeten a los niños que estaban procesionando, que no tienen porque ver escenas de violencia y los insultos tan brutales que hubo. Y quiero mandarles mi apoyo, no porque sea cofrade que también lo soy, a todos los cofrades que viven la Semana Santa como expresión de ciudad, los que tienen un sentimiento religioso que han visto atacado y a los que no queremos que nuestros niños vean actos de violencia tan de cerca. Ofrecemos un proyecto de moderación y futuro frente a quien está en los extremos o quien sencillamente más allá de cuatro frases no tienen política de todo lo que les afecta a los ciudadanos. Nosotros ofrecemos coherencia entre los principios, valores y propuestas.
¿Cuál es su compromiso personal con los vallisoletanos?
Trabajar por ellos, escuchar y dar respuestas. A cada uno les preocupa una cosa, pero les facilitaremos la vida y les daremos tranquilidad de que los jóvenes tendrán una buena formación para tener un buen futuro y los mayores que duerman tranquilos que un país que funciona es una garantía para que no nos quiten las pensiones.
¿Se olvidan a veces de su circunscripción los diputados?
Toda nuestra lista es de vallisoletanos. El PP tiene el mejor piloto y la mejor escudería. Todo lo que va nuestro programa es bueno para Valladolid, desde el compromiso del soterramiento, que a lo mejor no está escrito, o la defensa de la PAC, además de digitalizar nuestros pueblos y una educación de calidad y en libertad, que aquí ya la tenemos. Igual que bajar los impuestos.