Una banda asalta tres tiendas de deportes en una hora

A. G. Mozo
-

Policía y Guardia Civil buscan a una banda itinerante que asaltó en una hora tres tiendas de deportes de Carrefour, Vallsur y Río Shopping. Se llevaron casi dos mil euros en ropa, oculta bajo la falda y en unas bolsas aluminizadas

Bolsas alumnizadas como las usadas por los ladrones. - Foto: D.V.

Su paso por Valladolid fue un visto y no visto. En poco más de una hora fueron capaces de arramplar con un botín de casi dos mil euros, tras rendir visita a hasta tres centros comerciales. Algo muy parecido a lo que ahora se ha dado en llamar ‘turismo comercial’, sino fuera porque no era sábado y porque no pagaron ni una de las prendas que se llevaron.
Lo de esta banda fue más una especie de olimpiada del hurto, porque no se molestaron en visitar más comercios que tres que están especializadas en el mundo del deporte y porque lo hicieron todo en un tiempo récord, como si de atletas del robo se tratase.
Todo tuvo lugar entre las nueve y las diez de la noche del pasado jueves, 28 de marzo, según ha podido confirmar ahora El Día de Valladolid. El grupo de ladrones visitó sucesivamente la tienda que Sprinter tiene en el centro comercial de Carrefour Parquesol, la de Décimas en Vallsur y la de Sprinter que hay en Río Shopping.
En los tres casos, a pesar de que los ladrones intentaron ajustar su botín a la franja que se establece para los delitos leves, llevándose menos de 400 euros, el recuento que hicieron los responsables de las tres tiendas lo sitúa por arriba, es decir, en el tramo de los delitos graves. En el primer caso, todo se salda con una pena de multa de uno a tres meses, mientras que en el segundo, se habla ya de prisión, con condenas que se mueven de los 6 a los 18 meses.
La investigación, según apuntan fuentes tanto de la Policía -que se encarga de los casos de Carrefour Parquesol y Vallsur- como de la Guardia Civil -que lleva el de Río Shopping-, se centra en una banda itinerante que habría llegado a la ciudad expresamente para cometer esos hurtos.
«Este tipo de bandas suelen ser grupos no demasiado grandes, de dos o tres personas, que tienen muy definidas sus funciones: el que prepara las prendas, el que las coge, el que vigila, el que está en el coche esperando para irse rápido...», según detallan estas fuentes.
Los tres hurtos han sido inmortalizados por las cámaras de seguridad tanto de las tiendas como de los centros comerciales y del contenido de esas imágenes depende en gran parte la posible identificación de la banda, de cara a la imputación del delito si es desarticulada.
En las dos tiendas Sprinter y en la de Décimas utilizaron dos de los métodos habituales en este tipo de ladrones, tanto el de desmontar las alarmas y llevarse las prendas bajo una falda larga -las cámaras de seguridad de Vallsur así delata a una de las ladronas- como el de meter la mercancía en las bolsas aluminizadas ‘antialarmas’.

Las bolsas ‘inhibidoras’ de las alarmas
Los ladrones de tiendas suelen usar dos técnicas para llevarse prendas sin ser detectados por los dependientes. O retiran las alarmas en los probadores o bien se sirven de bolsas forradas con papel de aluminio, evitando que salten los habituales sistemas de seguridad que hay en las puertas, de tal modo que entran con la bolsa vacía y salen con ella llena sin despertar sospechas. Ni pagar, claro.