La unión Deutsche Bank y Commerzbank tumbaría 30.000 empleos

SPC
-
La unión Deutsche Bank y Commerzbank tumbaría 30.000 empleos - Foto: RALPH ORLOWSKI

La presión del Gobierno alemán para lograr un gran banco que respalde a la industria de exportación del país precipita las conversaciones entre ambas firmas

La fusión que están negociando entre las firmas Deutsche Bank y Commerzbank, los dos mayores bancos de Alemania, amenaza con destruir unos 30.000 puestos de trabajo, prácticamente uno de cada cinco de los 140.700 empleados que ambas entidades sumaban al cierre de 2018, según las estimaciones iniciales publicadas por el sindicato Ver.di y organizaciones como el Centro Financiero de Baviera. 
«Desgraciadamente tendríamos que asumir que en tal escenario habría un amenaza inmediata para 10.000 asalariados y, en el largo plazo, hasta 30.000, especialmente en Alemania», indicó el responsable del área de banca del sindicato germano Ver.di, Jan Duscheck. 
«Desde nuestro punto de vista, una fusión así no serviría para crear un modelo de negocio que fuera sostenible en el largo plazo», añadió el representante sindical, quien ocupa un asiento en el Consejo de Supervisión del Deutsche Bank. 
El acercamiento entre las dos sociedades obedece a la presión del Gobierno de gran coalición de conservadores y socialdemócratas que preside la canciller Angela Merkel. El Ejecutivo lleva meses insistiendo en la necesidad de que Alemania disponga de un «campeón nacional» en el sector bancario, a través de Olaf Scholz, ministro de Finanzas, para que las empresas germanas, muy volcadas en la exportación, no tengan que depender de bancos extranjeros.
Deutsche Bank, el mayor banco de Alemania, confirmó que la firma ha iniciado las conversaciones y negociaciones para fusionarse con su mayor competidor en el país, el Commerzbank. «Se están revisando opciones estratégicas para mejorar el perfil de crecimiento y la rentabilidad». 
«La consolidación en el sector bancario alemán y europeo es importante para nosotros, por lo que tenemos que valorar cómo queremos tomar parte en darle forma», indicó el consejero delegado de Deutsche Bank, Christian Sewing.

La posible fusión ha estado sobrevolando durante los últimos meses, aunque hasta la fecha ambas sociedades habían negado cualquier acercamiento. 
El director del Centro Financiero de Baviera, Wolfgang Gerke, consideró que la fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank «no tiene ningún sentido», señalando que ambas entidades aún están abordando «problemas heredados, como la integración de Postbank». 
«Si de pronto tienes que despedir a 30.000 empleados eso genera un gran escándalo», apuntó Gerke que, además, advirtió que no sería muy bien recibido por los clientes y sugirió apostar por otras estrategias, como la racionalización de sus servicios informáticos y colaborar con las cajas de ahorros.