VTLP propone elaborar un plan de obras participativo

D.V.
-
VTLP propone elaborar un plan de obras participativo

Saravia apunta que la cifra puede rondar los 130 millones durante el próximo mandato y su distribución es lo que plantean que se aborde a través de un Plan de Obras para cuatro años que, barrio por barrio, establezca las necesidades

Los candidatos número 1 y 2 de la lista de Valladolid Toma la Palabra al Ayuntamiento de la capital, Manuel Saravia y María Sánchez, han propuesto este miércoles la elaboración de un Plan de Obras para todo el mandato que se abriría a la participación de los vecinos con un periodo de información pública y que podría incluir actuaciones por un total de 130 millones de euros para los cuatro años.

Manuel Saravia ha explicado que este documento, que se complementaría con un "Libro de Estilo" sobre las obras de urbanismo, incluiría todas las actuaciones relativas a urbanización, mejora de vías o alguna nueva obra, con distintas líneas como el contrato de Mantenimiento (50,4 millones durante cuatro años), las partidas que se puedan incluir en los presupuestos ordinarios --entre 7 y 9 millones de euros de media al año--, unos 5 millones anuales de Inversiones Financieramente Sostenibles, partidas de presupuestos participativos y los entre 7 y 8 millones que se destinarán cada año de acuerdo con el convenio para la integración ferroviaria.

En total, Manuel Saravia ha apuntado que la cifra puede rondar los 130 millones de euros durante todo el próximo mandato y su distribución es lo que plantean que se aborde a través de un Plan de Obras para cuatro años que, barrio por barrio, establezca las necesidades y las maneras de actuar.

Ese Plan, aporta un "cambio fundamental" ya que se expondría al público para su debate en un periodo de información pública, pese a que el Ayuntamiento no estaría obligado a ello, durante el cual se trabajaría en asambleas con vecinos y colectivos ciudadanos para que realicen aportaciones y enmiendas.

Ante la previsión de obras de determinadas obras de unos u otros grupos que se presentan a las elecciones, lo relevante, ha incidido Manuel Saravia, "no es solo saber qué proponen realizar, sino a la vez qué plantean dejar de hacer".

En el Plan habrá que justificar las cantidades que se dedican a las grandes obras del periodo; pero también la asignación para la resolución de reparación de aceras afectadas por raíces, los criterios aplicados para determinar actuaciones de alumbrado oculto por árboles, el debate entre la superficie ocupada por aparcamientos, aceras más anchas y árboles que se conservan o se reponen. Igualmente, habrá que decidir qué obras de carácter provisional son necesarias cuando las actuaciones definitivas se prevea que puedan retrasarse.

Para todo este plan de obras se elaborarán planes de barrio o de distrito en los que se recojan tanto las obras realizadas últimamente, como las que están en curso y las que se prevean, al objeto de facilitar el conocimiento y debate ciudadano.

Posteriormente se publicará un libro de estilo en el que se recojan los criterios y la forma de llevar a cabo las obras de urbanización, no solo en lo que se refiere a sus características físicas, sino también en la manera de desarrollar los procedimientos de ejecución y especialmente en lo que se refiere a la información a la ciudadanía del estado de tales obras. Con ello, Saravia plantea que se podrían establecer criterios en materias que en ocasiones son polémicas con los vecinos, como el reparto entre espacio peatonal, aparcamiento y arbolado; la superficie del pavimento o la eficiencia del alumbrado.

El candidato a la Alcaldía ha recordado que dentro del grueso de partidas, sumando el contrato de obras, los presupuestos ordinarios o las inversiones financieramente sostenibles, se incluyen obras en urbanización, parques y jardines, alumbrado público e inversiones del ciclo integral de AquaVall.

CONVENIO FERROVIARIO

Tampoco ha querido olvidarse de los cerca de 8 millones anuales incluidos en el convenio con Valladolid Alta Velocidad, para las obras de integración ferroviaria. En este sentido, María Sánchez ha recordado que otros partidos en campaña han definido este acuerdo, alcanzado en 2017 entre el Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Valladolid y la Junta como el de los "túneles y pasarelas".

Pero para VTLP es uno de los pilares de su programa en cuanto a nuevas propuestas de urbanismo, pues han recordado que en la obra del paso inferior de Rafael Cano se ha visto cómo quedarían esas infraestructuras, que serán accesibles, "amplios y luminososo" y ayudarán a crear nuevos espacios públicos en los que se puede "caminar y disfrutar".

Otra de las líneas por la que apuesta VTLP son los grandes paseos peatonales en los límites de la ciudad, por ejemplo en torno al Canal de Castilla o al Canal del Duero en el este, vinculados a elementos del paisaje. Esas afueras de la ciudad a menudo son duras y peligrosas para peatones o ciclistas, con las rondas, y la intención es darles preeminencia.

También proponen la idea de conectar en un cinturón o anillo verde los parques existentes, las riberas de los ríos y nuevos espacios. Se propone crear un parque forestal en San Cristóbal, actuar en el Parque del Tomillo (allí por el Camino Viejo de Renedo) y completar los paseos del Pisuerga.

En el caso de las plazas, proponen construir un sistema de diez plazas y plazas campas como espacios de reunión, de encuentros y acontecimientos culturales. Se plantea actuar, por ejemplo en la Plaza del Carmen o en la Campa junto al cementerio.

Por otra parte, Toma la Palabra considera que, del total de la inversión estimada en obras de urbanización para los cuatro próximos años debería reservarse en torno al 10 por ciento del presupuesto para posibles obras urgentes o reparaciones sobrevenidas, que no estarían sujetas al debate y participación.