La marea morada alcanza las 130.000 personas en la Comunidad

Ical
-
Momento de la manifestación en Valladolid. - Foto: R. Valtero (Ical)

La delegada del Gobierno, Virginia Barcones, recalcó que en Castilla y León las manifestaciones han congregado a "más de 130.000 ciudadanos en pueblos y ciudades de la Comunidad", a los que hay que sumar las concentraciones matinales

Castilla y León se volcó hoy en la celebración del Día Internacional de la Mujer, con más de 116.000 personas ocupando las calles de las nueve capitales de provincia de la Comunidad, según la estimación de la Policía Nacional para reivindicar una igualdad real de derechos entre hombres y mujeres, y en protesta contra la violencia machista, la discriminación laboral y la brecha salarial. El color morado tiñó las calles de la Comunidad para aunar las voces de una sociedad que clama por plasmar una igualdad que alcance todos los ámbitos sociales.

Otras 25.000 personas participaron a lo largo de la mañana en las concentraciones celebradas en Castilla y León, de acuerdo a las estimaciones de los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO. De acuerdo con los datos facilitados por la Consejería de Educación, 43.452 alumnos de Castilla y León no acudieron a sus centros públicos y concentrados para apoyar la huelga.

La jornada se desarrolló con escasas incidencias, entre las que sobresalen un piquete que irrumpió en la sede del Arzobispado de Valladolid, con consignas y gritos contra el papel de la Iglesia en la escuela; y otros piquetes que volcaron medio centenar de contenedores en el inicio del turno de madrugada del servicio municipal de limpieza de Valladolid y que cortaron la N-601, cerca de los accesos a Renault, provocando retenciones durante diez minutos también en el Colegio de San Agustín; en Segovia, la falta de planificación de los servicios mínimos obligó a paralizar tres quirófanos en el Hospital General, además de provocar cancelaciones en consultas externas y en los centros de salud por falta de médicos; y en Burgos la actuación de los piquetes impidió funcionar durante parte de la mañana a los autobuses urbanos.