scorecardresearch

Satse pide prorrogar los contratos de las enfermeras

D. V.
-

El sindicato señala que las residencias de mayores tienen escasez de personal todos los veranos para cubrir las ssustituciones

El sindicato de enfermería Satse en Valladolid exige a la Gerencia de Servicios Sociales que prolongue los contratos de las enfermeras de las residencias que finalizarán en tres meses en esta provincia, "ante la escasez de profesionales con la que se encuentra año tras año la citada Gerencia para cubrir las sustituciones de las vacaciones de este personal", señala el sindicato en una nota de prensa.

Satse alerta de que año tras año sucede lo mismo: la Gerencia se encuentra sin enfermeras y enfermeros para poder cubrir las vacaciones de estos profesionales que trabajan en las residencias de personas mayores porque no hay profesionales en las bolsas de empleo y porque ofrece unas condiciones laborales "que no incentivan a los profesionales enfermeros a optar por trabajar en estos centros, a la vez que les puntúan al 50% cuando quieren acceder a las bolsas de empleo y procesos selectivos de Sacyl".

En la provincia de Valladolid finalizarán en tres meses los contratos de dos enfermeras y enfermeros de Servicios Sociales y, "si no se planifica con tiempo la cobertura de esos puestos de trabajo, no se les prolongan dichos contratos a las enfermeras y no se comienza a ofertar los contratos para cubrir las vacaciones de su personal enfermero, la Gerencia de Servicios Sociales se encontrará un verano más sin profesionales".

Satse lleva años alertando de que las condiciones laborales de estas enfermeras de Servicios Sociales están provocando que este personal no quiera trabajar en las residencias. "La falta de personal en verano supone empeorar aún más las condiciones de estos profesionales, que ven cómo aumenta su carga de trabajo al tener que asumir el de los compañeros que no son sustituidos, y resintiéndose también la asistencia", dice el sindicato.

Satse considera que la falta de previsión no puede hacerse recaer en las enfermeras y menos tras haber vivido un último año muy duro debido a la pandemia.