Adiós a las pastillas en el VIH

Raquel Santamarta (SPC)
-

Los expertos celebran una terapia de acción prolongada que permitirá controlar el virus con 12 inyecciones al año y se marcan como meta determinar el mejor tratamiento antirretroviral para las embarazadas

Adiós a las pastillas en el VIH

Los pacientes con el virus de la inmunodeficiencia humana (VPH) podrán olvidarse de las pastillas gracias a una terapia de acción prolongada, demostrada en los ensayos ATLAS Y FAIR, que les ofrecerá una mayor comodidad en el plazo de «un año o año y medio», una vez que sea aprobada por la Agencia Europea del Medicamento. «Tenemos unos tratamientos antirretrovirales con una eficacia y tolerancia difícilmente previsibles hace unos años, cuya pauta será mejorada con inyectables intramusculares consistentes en dos fármacos que permitirán controlar el virus con 12 dosis al año», explicaba hace unos días el doctor Josep Mallolas, jefe de la Unidad de VIH-SIDA del Hospital Clínic de Barcelona, en el marco del XXV Simposio SI INDIVIHDUALITY, organizado por Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson en Madrid, al que asistieron más de 250 expertos.
«Será lo más parecido a una vacuna cuando consigamos espaciar esos tratamientos en el tiempo», indicó el facultativo apuntando a la necesidad de una «carga viral indetectable» para la recuperación del sistema inmune y para evitar la transmisión del virus, también de madres a hijos. En este punto, incidió en que «aún hay que determinar el mejor tratamiento antirretroviral para las mujeres embarazadas» para eliminar la toxicidad en el feto.
La detección y el tratamiento precoz son claves en el manejo de una infección cuya asignatura pendiente continúa siendo la prevención. «Los nuevos diagnósticos, unos 3.000 al año, se mantienen desde hace más de una década, por lo que algo no estamos haciendo bien», advirtió el doctor Mallolas durante un foro, que llega tras la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas celebrada una semana antes en Seatle (Estados Unidos). 
El hecho de que esta patología se haya convertido en crónica gracias al amplio arsenal terapéutico existente conlleva que la percepción del riesgo cotice a la baja. A este respecto, y tras reconocer con estos casos que en su mayoría de dan entre «hombres que tienen sexo con otros hombres», llamó a «identificar a los infectados y ponerles un tratamiento para que la enfermedad no progrese y no se extienda». «Ahora nos preocupa mucho la senectud de los pacientes, porque la mitad supera ya los 50 años», precisó asimismo sin olvidar que hasta el 25 por ciento de los portadores en España no sabe que está infectado.
La investigación sobre la vacuna frente al VIH ha sido muy frustrante», confesó por su parte el doctor José Ramón Arribas, jefe de Medicina Interna del Hospital Universitario La Paz de Madrid. Asegura que llevan «muchos años» tratando de conseguirla. “Sigue siendo nuestro gran reto científico», puso de relieve.