Urbanismo quiere revitalizar el entorno de Tafisa

D.V.
-

La antigua fábrica de Tafisa (hoy Sonae Arauco) ha recibido la placa Docomomo en el Día Mundial de la Arquitectura

Urbanismo quiere revitalizar el entorno de Tafisa - Foto: mir_ical

GALERÍA

Descubrimiento de la placa Docomomo con motivo del Día Mundial de la Arquitectura 2020

El teniente de alcalde y concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, ha considerado necesario revitalizar el entorno de la zona industrial en la que se encuentra la fábrica de la antigua Tafisa, que ha recibido este lunes la placa Docomomo en el Día Mundial de la Arquitectura.

La Fundación para la Documentación y Conservación de la Arquitectura y el Urbanismo del Movimiento Moderno (Docomomo) es la encargada de otorgar en el acto celebrado este lunes, al que ha asistido el concejal vallisoletano, la placa a Tafisa que, gracias a esta distinción, comienza a formar parte del patrimonio del Movimiento Moderno.

Manuel Saravia junto con el presidente del Colegio de Arquitectos de Valladolid (Coava), Manuel Vecino, han descubierto esta mañana una placa Docomomo en el edificio que fue proyectado en los años 60 por el equipo formado por Antonio Vallejo y Santiago de la Fuente.

El edil vallisoletano ha apostado por "volver a revitalizar" la zona cercana a esta fábrica, situada en la carretera de La Overuela, un entorno que como ha apuntado "promete, tanto por el desarrollo de futuro hacia el norte" como por el enclave cercano de nuevas industrias, como las plantas de Lessafre y Quesos Entrepinares.

El concejal ha explicado que el edificio de Tafisa no ha estado protegido por la normativa urbanística hasta el PGOU recientemente aprobado, que ha incluido como catalogados a todos los edificios del movimiento moderno.

El edil ha subrayado la importancia de dar valor a la arquitectura industrial, ya que Docomomo ha reconocido en los últimos años edificios dotacionales o residenciales, pero las fábricas no suelen tener "el valor o reconocimiento que merecen".

Los representantes de Sonae Arauco --actual nombre de Tafisa--, Alberto Castrillo y Domingo Rodríguez, también han estado presentes en el acto, junto a la secretaria de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León Este (COACYLE), Andrea Criado del Rey; el director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valladolid (ETSAVA), Darío Álvarez; los representantes de la Fundación DOCOMOMO Ibérico Daniel Villalobos y Sara Pérez; y el arquitecto investigador de TAFISA José María Jové.

Uno de los principales valores de la fábrica de tableros Tafisa es que se trata de uno de los mejores ejemplos de la arquitectura industrial vallisoletana.

El edificio fue seleccionado por los arquitectos de Valladolid frente a las propuestas de las oficinas de la refinería de aceites Hipesa más conocida como la Casa del Barco y uno de los edificios de viviendas de la calle Panaderos. Los elementos que componen la estructura de la obra se enmarcan en la influencia moderna que de sus autores y en las actuaciones europeas más innovadoras de la época.

A pesar de la falta de protección patrimonial y de las ampliaciones, transformaciones y modernizaciones que ha sufrido a lo largo de las décadas, Tafisa conserva su carácter original, marcado por la necesidad de dotar a los tableros de fibras de un edificio que representara la innovación del producto.

El complejo industrial, que se sitúa en el margen derecho del Canal de Castilla, comprende varios inmuebles para las naves de producción, aunque destacan las oficinas resueltas con grandes vigas de hormigón, que dejaban en el origen la planta baja libre.

Algunos de los elementos que forman parte del edificio, como las ventanas corridas, los 'brise-soleil' o las cubiertas planas, confirman las preferencias de Vallejo y De la Fuente por los paradigmas de la renovación moderna.

De igual manera, la influencia europea se hace patente en el carácter brutalista de toda la estructura, en las modernas gárgolas pluviales y en las fachadas de hormigón con paños de ladrillo.

Placas DOCOMOMO en Valladolid La Fundación DOCOMOMO se creó en París en 1990, y se organizó en 1994 con sede en Barcelona como DOCOMOMO Ibérico, integrando el estudio de la arquitectura de España y Portugal de ese período.

El COAVA arrancó con la primera colocación de una placa DOCOMOMO en Valladolid en el año 2012 en el Colegio Apostólico de los Padres Dominicos (1952-1957) de Miguel Fisac; al año siguiente, en 2013, colocaron otra placa en el Mercado Central de Abastos de Valladolid (1965-1966) de Juan A.

Aguiló Villahermosa y Ángel Valdés Martínez (actualmente Centro Integrado de Equipamientos), sito en la calle Cigüeña y Tórtola; en 2014, en el Matadero Municipal de Valladolid (1931-1936), de Alberto Colomina y Botí, ingeniero; en 2015, en las Escuelas Graduadas (Colegio Público San Fernando) (1932-1950), de Joaquín Muro Antón; en 2016 en el Colegio San Agustín (1959-1961), de Cecilio Sánchez-Robles; en 2017, en el Colegio Internado Sagrada Familia (1963-1967), de Antonio Vallejo Álvarez, Antonio Vallejo Acevedo y Fernando Ramírez de Dampierre; en 2018, en el Hogar Nacional-Sindicalista del barrio de Las Delicias (1937), de Jesús Carrasco Muñoz; y el año pasado, en 2019, en el Cinema Roxy, de Ramón Pérez Lozana (1932).

Además, el Colegio de Cristo Rey también cuenta con otra placa DOCOMOMO que instaló el propio colegio en 2015.

REPERCUSIÓN DE LA COVID-19 EN LA ARQUITECTURA

El COAVA continuará con las actividades por el Día Mundial de la Arquitectura el 15 de octubre con una mesa redonda, titulada 'Espacios inmunes', que tendrá como objetivo analizar la repercusión que la pandemia va a ocasionar tanto en la arquitectura como en el urbanismo.

En el encuentro, que podrá seguirse vía streaming, participarán el presidente del COAVA, Manuel Vecino; el director de la Escuela de Arquitectura de Valladolid (ETSAVa), Darío Álvarez; la jefa de Sección de Proyectos II de la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo, de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, María Antonia Veganzones; y los arquitectos Óscar Miguel Ares, Gloria Hernández y Carmen Rosa Lancharro.

Imprimir