Etapa para Sanz y general final para el italiano Cimolai

Ical
-

El navarro del Euskadi-Murias se ha adjudicado el triunfo de la tercera etapa de la Vuelta a Castilla y León, que ha coronado al transalpino como vencedor final de la ronda

Etapa para Sanz y general final para el italiano Cimolai

Enrique Sanz, del Euskadi-Murias, se ha adjudicado la tercera y última etapa de la Vuelta Ciclista a Castilla y León, disputada entre Villafranca del Bierzo con 151,8 kilómetros de recorrido. La victoria se ha producido al cobrar unos pocos metros de ventaja al pelotón después de varios intentos de escapada a lo largo de la jornada, donde como se preveía el corredor italiano Davide Cimolai (Israel Cycling Academy) ha mantenido el maillot de líder y se ha adjudicado la ronda castellano y leonesa tras ganar las dos etapas anteriores.

La escapada de cuatro corredores en los instantes finales -Alexis Guerin (Delko Marseille), Txolim Jurasti (Euskadi), Marcos Jurado (Efapel), y Álvaro Trueba (Spórting Tavira)- ha quedado abortada a falta de dos kilómetros para la llegada. Allí Enrique Sanz ha sido el más rápido de un pelotón varias veces fragmentado a lo largo de la jornada y ha dado el triunfo a su equipo, el Euskadi-Murias, que supone la cuarta para él y su equipo en lo que va de temporada.

La tercera etapa matinal por tierras leonesas partió de la capital en el horario previsto de las 10,48 horas con 115 corredores, arropando a los ciclistas bastante público en las calles y con una temperatura de 11 grados, cielo despejado y sin viento. En la primera parte, el pelotón rodó agrupado pese a que varios intentos de fuga sin fructificar hasta que en el kilómetro 55 hubo una primera escapada por parte de once corredores, intercalándose otro dos entre este primer grupo y el pelotón, que logró abortar el intento cuatro kilómetros después.

Etapa para Sanz y general final para el italiano Cimolai
Etapa para Sanz y general final para el italiano Cimolai - Foto:

Sin dar tregua a los numerosos intentos por romper el pelotón, en el kilómetro 60 se formó una fuga de seis hombres -la más importante de la jornada- compuesta por Ángel Madrazo (Burgos-BH), Alexis Guerin (Delko Marseille), Rafael Silva (Efapel), Sergio Rodríguez (Euskadi-Murias), Jokin Aranburu (Fundación Euskadi) y Francisco Campos (W52-Porto). De ellos, Madrazo era el mejor situado en la general a 8.39 del italiano Cimolai.

El grupo de fugados mantuvo hacia el kilómetro 70 una ventaja máxima de un minuto y 50 segundos con el pelotón y por detrás se colocó 50 segundos de diferencia Omar A. Mendoza (Manzana Postobón Team), pero poco después fue cazado por el pelotón. La diferencia del grupo de escapados, tras subir de ritmo el pelotón, bajó a un minuto y 30 segundos. En el ecuador de la etapa, hacia el kilómetro 76, se acortó la diferencia con los fugados por el trabajo del equipo Movistar en el pelotón principal de unos 50 corredores, en el que el líder, el italiano Davide Cimolai, aguantó el tipo arropado por su equipo, el Israel Cycling Academy.

El conjunto del Movistar siguió tirando fuerte del pelotón en las dos cotas de montaña de la etapa, la primera de segunda categoría en el kilómetro 72, el Alto de Foncebadón, de 1.520 metros, así como en el otro puerto de tercera categoría en el kilómetro 96, el Alto de Onamio, con una cota de 760 metros.

Escapada principal neutralizada

Fue en el kilómetro 108, una vez que el grupo perseguidor tiró con fuerza en los ascensos y descensos, cuando se logró neutralizar a los seis escapados desde el kilómetro 60. Cuando faltaban 40 kilómetros para la llegada el pelotón principal quedó de nuevo fragmentado en unas 32 unidades con el líder, Davide Cimolai, y tres compañeros de su equipo (Israel Cycling Academy), mientras que Movistar Team seguía al completo y por detrás estaba otro grupo más, juntándose los dos a unos diez kilómetros del final de la etapa.

A ocho kilómetros para la línea de llegada se produjo un nuevo salto del pelotón de los corredores del Efapel Marcos Jurado y Antonio Angulo, que lograron una ligera diferencia de 16 segundos. Por detrás de ellos un segundo grupo de cinco corredores enlazó poco después a falta de seis kilómetros para alcanzar la meta formando un grupo de siete. A partir de ahí hubo un nuevo salto en los instantes finales de la etapa de cuatro de los siete corredores del grupo de cabeza.

Alexis Guerin (Delko Marseille); Txolim Jurasti (Euskadi); Marcos Jurado (Efapel); y Álvaro Trueba (Spórting Tavira) encabezaron la prueba con la mente puesta en la victoria pero fueron cazados a falta de solo dos kilómetros para la llegada. Allí, con el pelotón reagrupado, el esprinter Enrique Sanz, del Euskadi-Murias, fue el más fuerte.