El Carramimbre se queda sin su primer título

M.B
-

Un CB Ciudad de Valladolid muy impreciso en ataque perdió la final de la Copa Princesa ante Delteco Gipuzkoa en Pisuerga (55-62). Los errores en los triples acabaron lastrando las opciones de los carmesí

Imagen del Carramimbre-Delteco. - Foto: CBC Valladolid

GALERÍA

Imágenes de la final de la Copa Princesa

Más fallón de lo habitual. Quizá mermado por la gripe y por el largo viaje desde Melilla. El caso es que el Carramimbre CB Ciudad de Valladolid perdió su primera gran final, la Copa Princesa, ante un serio Delteco Gipuzkoa. Los vallisoletanos no tuvieron su día en ataque, sobre todo desde la línea de 3, uno de sus fuertes esta temporada, y acabaron cediendo por 55-62 ante un polideportivo Pisuerga que volvió a ser una ciudad de baloncesto, de baloncesto de elite.

El inicio del encuentro no fue el deseado por nadie en Valladolid, con un parcial de 0-8 en apenas 2 y 24 segundos, lo que obligó a Hugo López a parar el partido. No estaban saliendo las cosas, con pérdidas y fallos a canasta en ataque, pero sobre todo con problemas en defensa ante un Delteco que anotaba con demasiada facilidad. La arenga de Hugo López sirvió para ver un atisbo de reacción con Bartley a la cabeza, pero Dee no estaba dispuesto a perder tan fácilmente la ventaja y con un triple desde 9 metros y una canasta de Oroz, su equipo se colocó con un 3-13 en el minuto 6 que mostraba el atasco en ataque de los locales.

Hugo movió el banquillo y solo dejó a Bartley en cancha. La defensa mejoró un poco, no así el acierto en ataque, sobre todo de tres. Así se llegó al 11-17 del final del primer cuarto.

El segundo comenzó con dos pérdidas locales y dos tiros liberados errados, lo que estaba siendo demasiado habitual. Eso sí mejoró la defensa de las ardillas. Algo que le permitió mantenerse en el encuentro. Enfrente no se andaban atrás. Los vascos defendían duro y sin que los colegiados pitasen faltas. Así se transitaba por el intermedio de este acto con un 13-23. Momento en el que Hugo López apostó por una defensa de alternativas, bien zonal, bien individual.

Un triple de Federico y un rebote con canasta de Granados hicieron que el marcador pasase al 18-23 en menos de 30 segundos. Lo que obligó a Marcelo Nicola a pedir tiempo muerto. Quedaban 4 minutos para el descanso y la ‘bestia’ carmesí parecía despertar. Y así fue. Bartley y Lemains colocaron el 22-25 a falta de dos minutos y Pisuerga rugió. Rugió con ganas. Dee siguió a lo suyo, con otro triple desde lejos. Pero el CBC ya estaba ahí. Otro rebote ofensivo de Aboubacar y un triple de Bartley hicieron el resto (27-28, a falta de un medio minuto para el descanso). Una canasta por cada bando llevó al 29-30 al descanso, un marcador inimaginable visto los primeros minutos, las pérdidas y el poco acierto desde la línea de tres.

El encuentro comenzaba de nuevo tras el paso por vestuarios. Los pucelanos tuvieron dos ataques para ponerse por delante, sin suerte en sus lanzamientos. Y enfrente Dee siguió a lo suyo, con otro triple (29-33). Además, al Carramimbre se le volvió a apagar la luz en ataque, ese martes sin acierto de tres. Y la ventaja de los guipuzcoanos volvió a ser importante (30-39, minuto 23). Pareció reaccionar con dos rebotes ofensivos de Aboubacar, pero Jawara, con cinco puntos seguidos puso el 33-44, máxima de Delteco, que obligó a Hugo López a parar el partido. Volvía a estar atascado su equipo y ahora quedaba menos, 4.40 para el final del tercer cuarto. Esos 11 puntos de renta fueron con los que llegó el conjunto visitante al parón gracias a la dirección de Mikel Uriz y a que al CBC se le empezaba a ver un poco de ansiedad. Los vascos jugaron mejor la recta final de este cuarto y se colocaron en franquicia para llevarse la Copa Princesa a San Sebastián.

Y los últimos minutos no comenzaron lo que se dicen bien, con un tapón de Julen Imanol a Granados, una canasta de Mikel Motos para ponerse el -13 (39-52) y dos pérdidas más de los locales. Los pucelanos se agarraron a sus escasas opciones con penetraciones, viendo que los triples no entraban. A eso y a la defensa, desde la que basaron su primera reacción (46-54, minuto 34). Reacción que buscó taponar Nicola con otro tiempo muerto. Su equipo estaba atascado y solo lo sacó de ello un tiro libre de Rozitis tras una protestada falta de Aboubacar. La segunda reacción llegó de la mano de Leimanis, con varias penetraciones, más un triple de Bartley (por fin) y una buena canasta de Adekoya, elegido para estos minutos en vez del capitán, hoy aún renqueante de la gripe y muy bien cubierto todo el encuentro. A 2.42 del final, tras esta segunda reacción, el marcador reflejaba un 55-57 que invitaba a todo. Dos posesiones sin tiro y un robo de Oroz colocaron el 55-59. Un triple errado, uno más, dio alas a Delteco, que acertó desde la línea de tiros libres con Jawara, abriendo la brecha al 55-61 a 1.46 del final. Aboubacar no acertó con los cuatro seguidos que tuvo. Y ahí fueron muriendo las opciones de los vallisoletanos de ganar. Ahí y en el enésimo triple errado, esta vez de Federico. Por mucho que Delteco siguiese dando vida con pérdidas y errores, los lanzamientos desde tres fueron el lastre. Y se vio en ese último minuto, donde hasta tres intentos se salieron del aro.

No fue el día de los vallisoletanos.

Ficha técnica

Carramimbre CBC Valladolid (55): Toms Leimanis (8), Frank Bartley (20), Niksha Federico (3), Sergio de la Fuente (4), Seydou Aboubacar (6) -quinteto inicial-. También jugaron: Jubril Adekoya (8), Kimbal Mackenzie (2), Mike Torres (1), Dani Astilleros (0), Guim Expósito (0) y Tom Granado (3).

Delteco Gipuzkoa Basket (62): Johny Dee (17), Adam Sollazzo (10), Alex Murphy (2), Davis Rozitis (7) y Xabi Oroz (7) – También jugaron Mikel Motos (2), Karamo Jawara (11), Mikel Úriz (6), Julen Olaizola (0) y Ryan Bruggeman (-).

Árbitros: López Herrada, Albacete Chamón y Fernández Carretero. Sin eliminados.

Parciales: 11-17, 18-13 (29-30 al descanso), 10-20 y 16-12 (55-62 final).