Sanidad aún vigila ocho casos de listeriosis en Valladolid

A. G. Mozo
-

Sacyl mantiene bajo control a todos los vallisoletanos que presentaron síntomas de intoxicación tras consumir carne mechada en Andalucía, también al que dio negativo. La supervisión no termina ni cuando el hemocultivo no detecta la listeria

Sanidad aún vigila ocho casos de listeriosis en Valladolid - Foto: Europa Press

El brote de listeriosis andaluz, que presuntamente partió de la fábrica de Magrudis en Sevilla a través de sus productos de carne mechada, aún tiene a ocho posibles afectados en Valladolid, dentro de los 23 descubiertos en Castilla y León. La vigilancia no termina ni cuando la analítica no detecta la listeria.
Por ahora, solo han llegado las pruebas del primer paciente que presentó síntomas en Valladolid, el hombre de más de 30 años que se presentó el miércoles 21 de agosto en el servicio de Urgencias del Río Hortega asegurando que tenía síntomas y que había consumido carne de la marca ‘La Mechá’. Pese a que no necesitó ingreso y a que ahora la analítica ha descartado el contagio, Sanidad le mantiene en el listado de 23 afectados de la Comunidad y clasificado todavía como ‘caso probable’. «El criterio analítico no es excluyente», según puntualiza la directora general de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de Castilla y León, Carmen Pacheco, quien explica a El Día de Valladolid que «el resultado puede que sea negativo, pero que haya un fuerte vínculo epidemiológico, por haber comido carne de ‘La Mechá’».
Confirmado, probable y sospechoso, en esos tres conceptos se dividen los casos de este brote de listeria ‘andaluza’ tras la reunión celebrada el pasado lunes en el Ministerio de Sanidad para la coordinación de todas las comunidades autónomas y de la que salió esa clasificación con el fin de aunar criterios. En ese sentido, el análisis negativo no saca aún de la lupa de Sacyl ni a ese vallisoletano ni a los otros cinco pacientes (dos segovianos, una burgalesa, un zamorano y un abulese) a los que los hemocultivos no han detectado la presencia de la agresiva bacteria y que, en función de su historia, continúan como ‘probables’ o solamente como ‘sospechosos’.
El único caso confirmado es el de un paciente de Salamanca de más de 60 años que, pese a ello, no necesitó ingreso y que, al parecer, tiene una buena evolución de esta infección. Se entiende que esta es una calificación que se da tras una confirmación de laboratorio o por vínculo epidemiológico, que es, por definición (del Ministerio), «el consumo de productos elaborados por la empresa Magrudis o que haya evidencias de contaminación cruzada en las tres semanas previas al inicio de los síntomas», tal como detalla la propia directora general de Salud Pública de la Junta de Castilla y León.
Bajo estos criterios, ahora hay ocho casos ‘probables’, de los que dos serían de Valladolid. Se trata del primer hombre a quien la prueba ya le ha dado negativa y el de una mujer de unos 30 años que acudió a Atención Primaria y que no tuvo que ser ingresada. Probables son los casos en los que los síntomas se iniciaron a partir del 1 de julio y en los que coincide el criterio clínico y o bien el epidemiológico o bien el microbiológico, asociado también a un consumo de carne mechada cuya marca se desconoce (porque lo tomaron en un bar, por ejemplo). Es por ello, que el joven de 30 años con resultado negativo (el criterio microbiológico) todavía continúa como caso probable.
Los otros catorce que son seguidos desde la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León son calificados como ‘sospechosos’, que son esos en los que solo coincide el criterio clínico (sintomatología) y el haber comido carne mechada comercial cuya marca se desconoce, con inicio de síntomas desde el 1 de julio de. De estos hay seis en Valladolid, uno de ellos, el más preocupante, es el de una mujer de unos 30 años que está embarazada y que continúa bajo observación en el Hospital Río Hortega, al encontrarse ya en la semana 28 de gestación.
Los otros cinco son hombres, de más de 20, 30, 40 y 50 años cada uno que acudieron a Urgencias y que no necesitaron ingreso, al igual que una mujer de más de 60, según los datos de Sanidad.
De este modo, de los ocho que hay detectados en Valladolid por el momento -no se descarta aún que surjan más casos-, cinco serían de hombres y tres de mujeres, todos con edades comprendidas entre los 20 y los 60 años. Seis acudieron a Urgencias y otros dos a Atención Primaria, pese a lo cual solo tuvo que ser ingresada la embarazada.