Sergio: «Ha sido un temporadón con mayúsculas»

M.B
-
Sergio: «Ha sido un temporadón con mayúsculas» - Foto: Jonatan Tajes

El técnico del Valladolid asegura que la permanencia es su 'Champions' y espera que el crecimiento del club se vea reflejado en una estabilidad con una continuidad con más años de contrato

Se presenta sin su jersey de la buena suerte y la primera pregunta no puede ser otra, pero con Sergio González, el técnico de moda en Valladolid, se puede hablar de fútbol un día entero. No rehuye respuestas, habla muy rápido, a veces repite ideas, pero con ellas muy claras.
¿No ha venido con su jersey?
(Se ríe). Sinceramente me ha sorprendido un montón la repercusión del tema del jersey. Es verdad que soy de las personas que cree que si algo funciona o una prenda te genera un buen rollo, ¿por qué no repetirla? Tenía claro que si no me lo ponía y perdíamos no me lo iba a perdonar. A lo mejor lo copié de Jabo Irureta, que tenía un chubasquero talismán. Pero, insisto, lo más importante es lo que hacen los futbolistas.
Ha llegado a decir que estaría dispuesto a hacer algo con él...
Sí, sí. Ya lo comenté en la rueda de prensa al final del partido. Si el club tiene capacidad para hacer un sorteo y lograr un bien común... encantado, porque el jersey para el año que viene no va a estar, es decir no me lo pondré para los partidos, solo en el día a día.
¿Cuánta gente le ha dado la enhorabuena estos días?
Muchísima. La verdad es que todo el mundo estaba pendiente de nosotros, no solo amigos, sino gente del fútbol, que ha valorado el año que estábamos haciendo a pesar de las dificultades, errores propios y de VAR. La gente entendía que nos estaban pasando muchas cosas negativas en la misma temporada y eso es muy difícil. Y aun así, el equipo nunca ha perdido la fe. Y eso ha conectado a la gente del fútbol en general. Aparte de los amigos, que siempre me desean lo mejor, la gente del fútbol nos ha felicitado. 
¿Temporadón, buena temporada o...?
Si miramos lo que es el objetivo es temporadón, pero por todo lo alto; si miramos la trayectoria o recorrido durante todo el año, puede ser muy buena temporada porque es verdad que hemos tenido fases en las que el equipo podía haber estado mejor. Tuvimos una parte en la que rozamos la excelencia y eso tampoco era nuestra seña de identidad. Pero es verdad que hubo un mes y medio o dos en los que no encontramos el ser nosotros. Quizá por los golpes recibidos, por errores groseros a nivel individual, impropios a veces de la categoría, y por situaciones de VAR. Si es por el objetivo, temporadón con mayúsculas, porque es nuestra Champions; si es por rendimiento futbolístico, muy buena temporada porque de los de abajo éramos de los que más intentábamos proponer.
Con la plantilla más barata, sin grandes nombres, con el VAR en contra... ¿Dónde ha estado la clave de la permanencia?
La clave ha estado en la fortaleza grupal. No tenemos ningún foco diferenciador o un futbolista que por sí solo nos vaya a ganar el partido. Hemos sido conscientes de que todos teníamos que aportar y que tendríamos nuestro momento de protagonismo. Como en esa racha de 4 partidos ganados, en los que marcaron Leo Suárez o Antoñito, dos a priori que no eran del once inicial. El grupo se dio cuenta de que estando juntos, teniendo fe en el compañero, dando su mejor nivel... que el tema colectivo es básico para que el individual funcione. La clave era saber que todos necesitábamos de todos.
Su renovación, cuando el equipo tenía dudas, pareció un aviso y marcó un punto.
Fue un golpe de confianza, sobre todo a nivel mental. De decirles a los futbolistas que el míster va a seguir, que tenían que dar una vuelta de tuerca, que había que apretar para ser el equipo que queríamos ser. A nivel personal, agradecido mucho en ese momento a Ronaldo; que una propiedad nueva apuesta por ti es raro en el mundo del fútbol.
¿Se ha visto en algún momento fuera... o con un ultimátum?
Sinceramente viendo la cara de Ronaldo, Carlos (Suárez) y Miguel Ángel (Gómez), no. Pero es verdad que uno lleva mucho en esto del fútbol y sabes que los resultados son los que mandan y son los que van a decidir lo que va a pasar. Hubo una semana, la de Eibar/Real Sociedad, en la que éramos conscientes de que en esos dos partidos, tras una racha menos buena, nos jugábamos bastante, sobre todo a nivel de sensaciones. Tuvimos la fortuna o el saber hacer de los futbolistas, con ese paso adelante, del resultado de Eibar y luego empatamos ante la Real con una decisión... cogimos esa tranquilidad para no tener dudas o sensaciones de qué podía pasar. Pero a nivel de contacto personal con ellos, todo lo contrario, siempre han sido sensaciones de confianza.
¿Y el momento más complicado ha sido ése o verse en puestos de abajo en la recta final tras Getafe? 
El momento más complicado fue antes. Y es autocrítica. Llevábamos un mes antes de entrar en descenso intentando motivar a la gente, diciéndoles que reaccionara ya. Y creo que hicimos partidos para hacerlo pero no llegamos a ser el equipo del tramo final. Intentamos tocar diferentes teclas para no entrar en descenso y tuvimos que entrar para espolearnos. Hemos tenido la sensación siempre de tener algo que perder y eso te merma; y, de repente, cuando estás perdido te sueltas y vuelves a ser tú. Y esa fase había que haberla acortado antes.
¿Cómo ha sido el último mes mentalmente? ¿Duro?
Sí. Ha sido un desgaste brutal y los futbolistas tienen un mérito enorme porque ellos no tenían esa experiencia en Primera. El año pasado ya tuvo ultimátum, pero no es lo mismo pelear por algo positivo que por perder algo, la categoría. Y eso requiere mucho más esfuerzo, tensión, presión... Y ellos han mostrado siempre buena cara y cómo coger fuerza ante momentos críticos. Creo que deberíamos haber evitado estos momentos porque hemos hecho una temporada mejor para no pasar este tramo final tan crítico. Pero ha sido un sin vivir a nivel de tensión... tienen un mérito tremendo y de ahí que les diésemos tres días de descompresión. 
¿Abajo se ha sufrido igual que en la grada en esos cinco minutos finales de cada partido?
Es la misma sensación, pero es lo que nos tocaba hacer en ese momento porque teníamos que sacar rentabilidad de cada gol. Y en situaciones de duda, al haber recibido tantos golpes, aunque intentásemos salir para arriba, la cabeza nos echaba para atrás por lo pasado. Y en esos minutos, ha habido partidos... pero el fútbol nos debía alguna alegría porque nos ha castigado mucho. Siempre decía que si no dejas de competir, el fútbol te equilibra la balanza. Si te dejas ir... tienes un problema. Por ejemplo, que en Vitoria con 2-0 el equipo se revelara fue también clave. Se demostró que quería aferrarse a la Primera, que llevaba tiempo comiéndose tierra en categorías inferiores y que querían demostrar que eran futbolistas de Primera.
¿Esto ha sido más difícil que el ascenso?
Mucho más complicado. El año pasado el equipo tenía muchos más recursos, con un goleador importante, gente ofensiva, en defensa gente fuerte... que es la que este año ha dado un salto de calidad en Primera. En Segunda éramos cabeza de ratón y este año cola de león, pero creo que ya nos hemos metido en el lomo de ese león.
¿Le ha dado tiempo a pensar en la próxima temporada?
No. Lo único que he hecho es disfrutar de la familia (tengo dos peques). He compartido todo el rato con ellos y con mi mujer sin hacer nada.
¿Y qué le va a pedir al club? 
Sobre todo progresión y estabilidad para el cuerpo técnico, ya que llevamos tanto el año pasado como en éste demostrando que podemos estar a la altura de lo que el Real Valladolid exige. Y ojalá que dentro de este proyecto tan importante que viene, nos den esa estabilidad con una continuidad, quizá con más años de contrato, para poder crecer todos juntos.
¿Habéis empezado a hablar del tema?
No.
Estos días ha coincidido con Ronaldo en varias celebraciones. El presidente lleva tiempo asegurando que están poniendo las bases para sufrir menos...
Las sensaciones que trasmite son esas y lo ideal sería eso. Creo que lo que se ha conseguido ahora solo el tiempo va a dictaminar lo grande que es; y también la continuación a esto. Si el proyecto de Ronaldo a nivel de club y de estructura, también va a nivel de futbolistas y de vestuario, el equipo no va a parar, tiene que ser una evolución continua y no podemos frenarnos. Lo contrario sería dar un paso atrás. Cada año hay que crecer un poco y pararnos sería equivocarnos en un proyecto tan ambicioso como tiene Ronaldo y en el que ojalá estemos muchos años. 
Y plantilla ya hay porque 15 futbolistas tienen contrato... no sé si tiene esa estructura de equipo pensada aunque no se haya parado mucho en esa próxima temporada.
A bote pronto diría que va a depender de la inversión para la plantilla. Hay que ver la capacidad y ver hasta dónde podemos llegar... ahora está todo en el aire. Hay que valorar a todos, ver presupuesto e intentar hacer una plantilla que supere lo que hemos hecho este año. La frase es no frenarnos, tanto en lo estructural como en la plantilla. 

 

«La afición ha respondido espectacularmente»

 

¿Va a ir a Ibiza el domingo?
Sí. ¿Qué pasa, que el míster no puede ir?
¿Qué ocurrió con el amistoso de Cataluña?
Una mala comunicación. A priori todo parecía que sí, pero fue sin mala intención. Fue una mala comunicación a la hora de la gestión, de la logística...
¿Han notado falta de cariño en algún tramo de la temporada por parte de Ronaldo?
Sinceramente no. A nivel personal, no. Es verdad que es una persona que delega bien, trasmite buenas sensaciones, cercanía y nos ha mostrado confianza y optimismo. En este tramo final es cuando más ha incidido en estar con nosotros y es de agradecer.
¿Stiven Plaza?
Es un futbolista que vino con mucha ilusión. Fue una apuesta muy fuerte por parte de Ronaldo y es verdad que nosotros no le conocíamos. Vino lesionado y cuando empezó a encontrarse bien para tener minutos se volvió a lesionar. No ha acabado de encontrarse bien. Y no queríamos precipitarnos porque es un futbolista que tiene que jugar.
¿Le gustaría que siguiese Miguel Ángel Gómez como director deportivo?
Sí.
¿Es fría la afición del Pucela?
He venido como jugador y tenía la sensación de que era más tranquila. Por lo que me comentan y lo que he notado en los recibimiento no creo que sea fría. Es verdad que alguien ha llegado a especular que esto parece Turquía con lo que ha vivido, entonces creo que los jugadores han tocado la tecla y la parte sentimental, y los aficionados han respondido de una forma espectacular.