La saga más deportiva

M.B
-

Toñín Llorente, hermano de José Luis, Paco y Julio, y sobrino de los Gento, jugó en el Fórum Valladolid de 1998 a 2000: «Fue volver a casa». El base pucelano dirige hoy Gold Events & Sports y el Canal de Youtube ExperienceEndesa-Colgados del Aro

La saga más deportiva - Foto: Luigi Sestili

Toñín es el segundo de los cuatro hermanos Llorente Gento que hizo del deporte su forma de vida. El mayor, José Luis, fue jugador de baloncesto; y los dos pequeños, Julio y Paco, de fútbol. Los cuatro son sobrinos de los Gento, de Paco, Julio y Toñín; y ahora sus genes sigue en Marcos (futbolista), Sergio y Juan (jugadores ambos también de baloncesto). Todos ellos son los Llorente, quizá la saga más prolífica del deporte nacional. Toñín, el protagonista hoy, jugó en el Inmobanco Madrid, Cajamadrid, Caja Bilbao, Caja San Fernando, Mayoral Maristas, Festina Andorra, CB León y Real Madrid... y, entre medias, en el Fórum. Dos temporadas, de 1998 a 2000.
Antonio Llorente Gento nació en Valladolid el 27 de noviembre de 1963. «Mi padre, José Luis, y mis abuelos paternos eran de allí. Nací en el barrio 4 de Marzo, al lado del polideportivo Pisuerga», recuerda. Aquí empezó a hacer sus pinitos en el mundo del basket, como su hermano José Luis, en el colegio Lourdes. «Mi padre trabajaba en los Laboratorios Ferrer y cuando yo tenía 7 años le destinaron a Madrid. Y para allí nos fuimos todos», añade. Aunque reconoce que fueron perdiendo vinculación con la capital castellana, no lo duda al señalar que son vallisoletanos.
En su familia, por aquello de que los Gento jugaban al fútbol en el Real Madrid, lo normal hubiese sido darle al balompié. Y el propio Toñín lo hizo en el colegio San Agustín en Madrid, pero una lesión, con rotura de tibia y peroné, le apartó de ese deporte y le recondujo al baloncesto: «Que creo que era lo que de verdad me gustaba». «El raro fue José Luis, que siendo el mayor, se decidió desde el principio por el basket», bromea.

La saga más deportiva
La saga más deportiva - Foto:
Jugó hasta juveniles en el San Agustín, cuando llegó al Real Madrid, siendo campeón de España. Pasó a la cantera del Inmobanco, donde debutó en la entonces Primera tras jugar un Campeonato de Europa júnior con la selección española.
«Cambié más de equipo de lo que deportivamente hubiese sido recomendable», reconoce al repasar todos los clubes donde militó desde entonces y hasta casi el final de su carrera. 
En Andorra, donde coincidió con su hermano, y en León, donde jugó bajo la batuta de Gustavo Aranzana, vivió grandes años, antes de recalar en 1998 en el CB Valladolid. «Me llamó Aranzana y me fui para allí», señala, apuntando que antes, en la campaña 90-91 estuvo cerca de jugar ya aquí: «Me llamaron Gonzalo Gonzalo y Javier Casero, pero al final incorporaron a Corbalán».
Su llegada a Valladolid fue como volver a casa, a donde había nacido: «Era especial. Había vivido al lado, iba de pequeño andando al colegio, el Lourdes tenía instalaciones en la zona...». Aunque el primer año fue duro: «La primera reunión fue en las oficinas, sin luz por falta de pagos». La plantilla se confeccionó para salvar la categoría y lo hicieron. Con él, con Carles Marco, Nickerson, Raúl Pérez, Lalo García... «Nos unimos mucho. Recuerdo que nos salvamos a falta de 2-3 jornadas», señala. Su segundo año fue complicado por las lesiones, con problemas en el tendón de Aquiles y en el dedo meñique de su mano derecha: «Jugué menos y, aunque mi idea era seguir en Valladolid e incluso retirmar allí, Gustavo me dijo que tenía otros planes». Así que se fue a León y al año siguiente recaló en el Real Madrid, donde pudo retirarse en su casa.
Desde entonces, 2002, se dedicó la consultoría, ayudando en habilidades directivas. En 2006 fundó Gold Events & Sports, empresa de formación y consultoría, con la que trabaja con Port Aventura, como proveedor del Departamento de Eventos; y desde hace unos pocos años dirige el Canal de Youtube ExperienceEndesa, con ‘Colgados del Aro’, de Iturriaga y Daimiel: «Tenemos pendiente una visita a Valladolid».
Como aficionado al baloncesto estuvo hace poco en Pisuerga, viendo al Carramimbre contra el Oviedo; y alaba el trabajo de Mike Hansen: «Hay que darle las gracias por lo que está haciendo». Y como sugerencia... «Ojalá el Real Valladolid entre en el baloncesto».

Fue ayudante de Luis Enrique en la Roma en la temporada 2011-12

Desde que se retiró no ha dejado de hacer deporte. Maratones, Iron Man, carreras de ultrafondo en bicicleta... «Conocí a Luis Enrique y de su mano entré en ese mundo», reconoce. Hasta el punto de compartir con el hoy seleccionador nacional la aventura del fútbol en la Roma, donde fue parte de su staff técnico. Hoy sigue haciendo mucho deporte, saliendo en bici y este fin de semana corre el TMCdC Trail Menorca Cami de Cavalls(de 85 kilómetros).