Inmaculada Matías: «Queremos que los conductores reincidentes cambien su conducta»

eldiadevalladolid.com
-

Entrevista a la Jefa Provincial de Tráfico y coordinadora del Centro de Gestión de Tráfico

Inmaculada Matías: «Queremos que los conductores reincidentes cambien su conducta»

Inmaculada Matias lleva siete meses al frente de la Jefatura Provincial de Tráfico y coordinando el Centro de Gestión de Tráfico, desde el que se controla las carreteras de Castilla y León, Asturias y Cantabria.  No oculta la satisfacción de poder realizar «este trabajo» de coordinación, aunque las primeras estadísticas del año no sean positivas para su departamento. Así, enero ha terminado con 88 fallecidos en las carreteras nacionales, lo que supone 27 víctimas más que en el mismo periodo del año anterior, según los datos provisionales de la Dirección General de Tráfico (DGT). Se trata del primer repunte de la siniestralidad en el mes de enero desde el año 2006. En las carreteras de Valladolid el mes pasado falleció una persona y febrero se estrenó con otra víctima mortal.


¿Cómo explica este repunte de la siniestralidad en carretera?
Es muy pronto, sólo llevamos un mes de 2015 como para hacer un balance. Si podemos hacerlo de 2014, donde la tendencia de la reducción de la siniestralidad se consolidó. Ante estos dos accidentes mortales en Valladolid sólo cabe que continuar trabajando para que no se vuelvan a producir.


Los vecinos de Rioseco denuncian que en el tramo donde la semana pasada se produjo el accidente mortal son habituales los siniestros ¿Qué medidas tienen previsto aplicar?
El lugar donde se produjo el accidente, en la N-601, no es un punto negro, pero en ese tramo sí que se producen con cierta frecuencia accidentes. Está sometido a los estudios y a una vigilancia un poco más exhaustiva por esas mismas circunstancias.


¿Habrá nuevas campañas de concienciación para frenar este repunte?
Una víctima siempre es un fracaso. Intentaremos continuar trabajando y poner el máximo esfuerzo de todos los agentes implicados para reducir los accidentes.


¿Dónde hay que incidir más ahora mismo, en prevención o en sanciones?
Creo que en la concienciación. Lo más importante es prevenir el accidente, que no se produzca. Para eso hay que modificar el comportamiento erróneo de algunos conductores.


¿Prima más la velocidad excesiva o el consumo de alcohol o sustancias estupefacientes?
Entre nuestros objetivos principales está el no consumo de alcohol y de drogas al volante. Y, por supuesto, terminar de concienciar a todos los ocupantes de los vehículos para que lleven puesto el cinturón de seguridad, tanto en trayectos cortos como en los largos por todo tipo de vías.


¿Qué resulta más efectivo en estos casos: las sanciones o las campañas de concienciación?
Lo más importante de todo es intentar cambiar el comportamiento. Por ejemplo, después de muchos años hemos conseguido cambiar el de los conductores de motocicletas y ahora todos llevan puesto el casco en carretera. Si se trabaja muy a fondo sí que se puede conseguir el cambio.


¿Y qué plantean para erradicar el uso de los dispositivos móviles mientras se conduce?
La utilización del teléfono móvil u otros dispositivos se engloba en las campañas de distracción. Intentamos convencer a los conductores de que cuando se está al volante hay que estar sólo al volante y no pendiente del teléfono móvil.


En los casos de siniestralidad de Valladolid en el último año, ¿cuál ha sido la causa más frecuente de esos accidentes?
En los nueve accidentes mortales que se registraron el año pasado las causas principales fueron salida de vía, colisiones y el atropello al peatón.


¿En qué tipo de vía se registran mayoritariamente?
La mayoría de los accidentes, con los mismo niveles que los datos nacionales que varían entre el 75 y el 80%, se produjeron en las carreteras convencionales. En estas vías es donde más vigilancia y más precaución hay que tener a la hora de conducir al ser carreteras de doble sentido.


¿Por qué bajan la guardia los conductores en estas vías?
En muchas ocasiones porque son trayectos cortos, que los conductores están acostumbrados a realizar en el día a día. También puede ocurrir que sean desplazamientos de la ciudad al pueblo o de un pueblo pequeño a otro y no se preparan cómo cuando se realiza un desplazamiento largo.


¿Y no influye también el estado de conservación de estas vías?
El estado de las carreteras es bueno. No tenemos constancia de que la causa de estos siniestros haya sido por el estado de conservación de la carretera.


Lo que sí que ha descendido es el número de puntos que pierden cada año los conductores ¿Se han rebajado las sanciones o los conductores están más concienciados?
El permiso por puntos, que se implantó en 2006, ha sido una de las medidas más efectivas a la hora de modificar la conducta de determinados conductores que son los que normalmente infringen el Reglamento de Circulación. Ahora tenemos el foco puesto en los reincidentes, aquellos que han agotado los puntos y perdido el permiso más de una vez.


¿Qué planteamiento aplican con estos reincidentes?
Actualmente la ley lo que contempla es que una vez que se agota el saldo de puntos se procede a retirar la licencia al conductor. Si es la primera vez hay que esperar seis meses para recuperar el carné y un año en la segunda, además de tener que realizar un curso de sensibilización en un centro autorizado y superar un examen en la Jefatura Superior de Tráfico. Ahora estamos realizando un estudio de seguimiento para ver cómo abordamos a esos reincidentes que aunque cumplan todas las condiciones continúan reincidiendo.


El exceso de velocidad también aparece entre las causas de algunos accidentes, ¿Se han rebajado en Valladolid los márgenes de los radares como están haciendo en otras provincias?
El margen es el que hay y los límites de velocidad vienen establecidos por el Reglamento General de Circulación o por la limitación específica que se fija.


¿Las críticas sobre el posible afán recaudatorio en la ubicación de los radares móviles han supuesto alguna modificación?
Cuando ubicamos un radar móvil se busca evitar que haya infracciones para evitar que se produzca el accidente. En ningún caso para recaudar.


Otro de los objetivos de la DGT para este año es prevenir los accidentes laborales de tráfico, ¿qué datos presenta Valladolid? ¿Qué medidas plantearán?
La DGT y la Jefatura Provincial venimos trabajando en la prevención de los accidentes laborales de tráfico desde el año pasado. En 2012, el 11% de los accidentes laborales con baja eran de tráfico. Y si hablamos de accidentes mortales laborales suponen casi un 39%. Por eso la DGT puso en marcha un plan en el que cada Jefatura Provincial se puso en contacto con diferentes empresas para intentar concienciar y ofrecerles ayuda para intentar reducir esos siniestros.


¿Y qué medidas aplican?
Se informa de las consecuencias que tienen y de lo importante que es prevenir para que se trabaje desde la prevención de riesgos laborales de la empresa. También se ofrece la ayuda de la Coordinación de Seguridad Vial para todo tipo de charlas y asesoramiento a los trabajadores.


El parque móvil en estos últimos años ha envejecido ¿Es muy viejo el de Valladolid?
No, se mueve en los mismos niveles que a nivel nacional. En concreto, hay 112.265 vehículos de más de diez años de los 330.502 matriculados en la provincia.


¿Han detectado que en algunos siniestros registrados influya la deficiente conservación de los vehículos?
Lo que está claro es que un vehículo tiene que estar en condiciones óptimas y haber cumplido con todas sus revisiones. Es cierto que los vehículos más modernos tienen más equipamientos de seguridad que los coches viejos, pero estos si están en perfecto estado de revisión y cumplen con las revisiones que marca la ley no deberían tener problemas.