Isaac Viciosa apela a la responsabilidad al hacer deporte

Alberto Moreno (DP)
-

El atleta recomienda prudencia en las salidas a correr de forma individual a partir de este sábado

Isaac Viciosa

Isaac Viciosa vive la cuarentena en su residencia en Valladolid junto a su esposa y sus ocho hijos, todos ellos atletas, como lo fuera el campeón europeo de los 5.000 metros en Budapest en el año 1998. 
¿Cómo está llevando la cuarentena con una familia tan numerosa? 
Bueno, a fases. Al principio, en la primera parte, todos contentos, luego con algo de pesimismo, más tarde con las discusiones de cualquier familia, la rebeldía de los niños... Pero en líneas generales bien.Vivimos en una casa de 120 metros cuadrados diez personas. Tenemos un pequeño patio donde podemos tomar el aire. Abajo tenemos el centro de fisioterapeuta que regento, junto a la dirección de la escuela de atletismo que lleva ni nombre,  y hemos aprovechado, dado que no se puede utilizar en este confinamiento, para adaptarlo y poder hacer ejercicio. Hemos creado nuestro pequeño hábitat. Los hijos mayores estudian online, los más pequeños lo hacen a otro nivel, pero también estudian.
¿Les habrá aliviado el permiso de poder salir los menores de 12 años?
El primer día salieron con los patines y no paré de estar detrás de ellos. Los padres tenemos que ser respetuosos con las normas, ser responsables, cumplir con las medidas de seguridad,  no provocar aglomeraciones.
Ahora que se permitirá también salir a correr de forma individual, parece que España es un país de atletas
Si antes era un deporte de moda, ahora lo es más. Hasta los futbolistas van a salir a correr. En este aspecto hay que ser también muy responsables, guardar las distancias, no pararse a tener charlas, salir en las horas que menos gente pueda hacer en la calle. El deporte, el atletismo, es una necesidad, una liberación, pero tenemos que practicarlo con cabeza. Veremos si esta medida no produce más contagios y se tiene que dar un paso atrás.
Para sus hijos también supuso una liberación, porque ellos son además atletas
Sí, se pueden hacer ya entrenamientos específicos, aunque sin desarrollarlo en una instalación deportiva. El mundo del deporte necesitaba salir de casa, no podía estar tanto tiempo parado. 
En otros países se permitía hacer deporte desde el primer día de la cuarentena
En París así fue y luego dieron un paso atrás. Cada país ha tomado sus medidas. De todas maneras, yo pienso que en España al principio de la cuarentena y hasta hace poco si se llega a permitir salir a correr nadie lo hubiese hecho porque habría mucho miedo. Ahora es diferente.
¿Cómo lo hace para dirigir a los atletas que forman parte de su escuela de atletismo?
Tenemos 280. Con la cuarentena, se paró toda actividad deportiva. Seguimos manteniendo contacto con los chavales, les damos recomendaciones, pautas de trabajo. Les recomendamos que corran un poquito. Luego queda a la libre elección de cada uno de ellos. Vamos a intentar mantenerlo así hasta finales de junio y a partir de septiembre, con el nuevo curso escolar, vamos a ver si podemos volver a la normalidad, o la nueva normalidad.
Usted cree que habrá competiciones atléticas durante este año
La verdad es que no lo sé y tampoco me lo planteo, porque he oído cosas de todo tipo. Todo cambia de un día para otro. Es impredecible, así que es mejor no pillarte las mano. Iremos viendo semana a semana y si es posible reanudar la actividad en el curso deportivo.
Su club, aparte de competencia con el Puentecillas, tiene cierta similitud de concepto con el club palentino
Sí y no. Sí, porque trabajamos con la base, desde muy pequeños, para formar grandes atletas. Y no, porque nosotros nos especializamos en lo que yo hacía, correr, mientras que el Puentecillas aborda más disciplinas, donde está destacando mucho.
Sus ocho hijos son atletas. ¿Les inculcó este deporte desde niños?
Desde que eran pequeños, yo les recomendé que hiciesen deporte, cualquier deporte, aunque sí les sugerí que empezasen con el atletismo. Poco a poco fueron encauzándose en este deporte. Cuando los mayores se dedicaron al atletismo, los más pequeños lo acabaron viendo normal. Corren con más o menos éxito. Tenemos la ventaja de vivir al lado de las pistas de atletismo Río Esgueva y desde la ventana veo si están entrenando bien o no.
¿Todos ellos son nacidos en Valladolid?
Sí, aquí vivimos. Pero tienen sus raíces palentinas de las que se sienten orgullosos. Cada vez que vamos a Cervatos de la Cueza están encantados, les gusta muchísimo.
Hablando de Cervatos de la Cueza, ¿sigue teniendo familia en su pueblo natal?
Sí, claro. Allí viven mis padres. Mi padre tiene 80 años y mi madre, 78. Cada vez que llamo me preocupo por su estado de salud. Es cierto que en Cervatos de la Cueza no ha habido casos, pero sí en Calzada y Carrión de los Condes, donde ha habido muertos. Este virus afecta principalmente a la gente mayor. Aunque la transmisión es más complicada en los pueblos, siempre tienes preocupación. Yo no he tenido ningún caso en mi familia, pero la verdad es que hay cosas que es difícil de asimilar, como que los hijos no puedan despedirse de sus padres. 
¿Le veremos pronto por Cervatos de la Cueza?
En cuanto esto se acabe iremos toda la familia. Y espero que pronto nos volvamos a ver en las pistas de atletismo.