Alegrías y penas en Aragón

Europa Press
-
Alegrías y penas en Aragón - Foto: Javier Cebollada

Bautista hace pleno de victorias tras ganar su novena carrera y se afianza como líder del Mundial de Superbikes, justo el día en el que Barberá dice adiós a la competición

Tres citas y nueve victorias para Álvaro Bautista (Ducati) en su primera temporada en Superbikes. Con su triunfo en el circuito de Motorland en Alcañiz (Teruel) queda demostrado que el español lo gana todo y nadie le tose, imponiéndose sobre el trazado de principio a fin y con ventajas importantes en la línea de meta.
Tras el talaverano, y a casi siete segundos, volvió a aparecer el vigente campeón, el británico Jonathan Rea (Kawasaki), con su compatriota Chaz Davies (Ducati) en la tercera plaza. Pero es que en la carrera esprint también dominó Bautista, desde el banderazo de salida hasta la línea de meta, con Rea, que parece abonado a ser su eterno escudero, y Alex Lowes (Yamaha).
Ya en la carrera 2, el piloto de Talavera sumó su novena victoria consecutiva para igualar al campeón del mundo de Superbikes de 2003, Neil Hodgson. Bautista volvió a aprovechar la pole para poner tierra de por medio y llegar a meta con otra gran ventaja, así que la carrera se desarrolló a sus espaldas. Tras algunos problemas, Rea volvió a repetir como segundo y esta vez fue Davies el que subió la otra Ducati al cajón de vencedores.
El británico Leon Haslam (Kawasaki) entró cuarto y ya más atrás el británico Alex Lowes (Yamaha) se impuso en la lucha por el quinto puesto al irlandés Eugene Laverty (Ducati) y al español Jordi Torres (Kawasaki).

 

"Hasta aquí hemos llegado". La cara más amarga de la competición la ha mostrado Héctor Barberá, que ha anunciado que abandona el Mundial de Supersport y ya no ha participado en la tercera prueba, por motivos de "seguridad" generados por los impagos en su equipo, el Team Toth by Willirace, que además ha denunciado la desaparición de su Yamaha del box. 

La participación del valenciano en la prueba en Alcañiz era dudosa ya antes de la sustracción de la moto, pero por motivos de seguridad -por acumulación de kilómetros en el vehículo-, algo denunciado por el propio piloto. "Hasta aquí hemos llegado. Por mi seguridad y por la seguridad de los demás pilotos, hoy no podré salir a la carrera, no tenemos medios", explicó. 

Pero ya el robo del vehículo le impidió que pudiese plantearse siquiera salir al warm up, desconociéndose todavía el paradero de la Yamaha. "Siento mucha rabia e impotencia, en la tercera carrera con estos medios y después de estar cuartos en la clasificación general, no nos queda otra que aceptar esta situación y seguir peleando como he hecho en estos años", concluyó el valenciano.