Los cotos no prohibirán la caza pese a la sentencia del TSJ

R.G.R
-
Los cotos no prohibirán la caza pese a la sentencia del TSJ - Foto: J.TAJES

La Federación de Caza mantiene la práctica cinegética al entender que «la sentencia no será firme hasta su publicación en el Bocyl».

Situación complicada para los municipios y los presidentes de los cotos de caza de la Comunidad después de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León anulando la Orden de Caza de la Comunidad. El delegado de la Federación de Caza de Castilla y León en Valladolid, Jesús Hernández,  explica que a pesar del auto del tribunal no se va a suspender la caza en aquellos cotos con permiso para la caza de conejos, única práctica que se realiza en estas fechas del año. Sin embargo, la Junta de Castilla y León entiende que la caza queda prohibida, al igual que el Partido Animalista (Pacma). 
 Desde la Federación entienden que la sentencia no será efectiva «hasta que no se publique en el Boletín Oficial de Castilla y León y de momento la Junta va a presentar un recurso». Para Hernández, esta circunstancia continúa permitiendo la práctica de este deporte en los cotos de la provincia y por ello no se va a tomar ninguna medida, al menos por el momento. 
La Junta de Castilla y León tiene concedidos unos 260 permisos para la caza del conejo en la provincia y al menos durante los próximos días la instrucción de la Federación de Caza de Castilla y León es que mantengan la actividad. «Lo que está pasando con esta jueza me da vergüenza propia y ajena. Somos la única comunidad autónoma donde está pasando esto».   
El partido animalista Pacma celebra la nueva decisión del tribunal, que «no se ha dejado vencer ante la presión ejercida por colectivos de caza, partidos políticos e instituciones públicas, más preocupadas por la afición de los cazadores que por la vida y la salud de la fauna en Castilla y León». La formación sigue insistiendo en que mientras no existan argumentos científicos que corroboren el estado de las poblaciones de animales en la región «no se debe volver a cargar una escopeta contra los animales». De hecho, destaca que tanto la aprobación del reglamento impugnado como la Orden de Caza deja claro la manga ancha de la administración con el sector de la caza. «Desmontaremos pieza a pieza el entramado legal que sustenta la caza hasta conseguir la prohibición», explica la candidata del Partido Animalista a la Presidencia del Gobierno, Laura Duarte.
Por su parte, la Junta de Castilla y León dadas las graves consecuencias que la suspensión de la caza puede producir para los intereses generales de la Comunidad, ha promovido la acción política para asegurar en el tiempo un marco jurídico estable para el ejercicio de la actividad cinegética mediante la constatación por Ley de las especies cinegéticas. 
La próxima semana las Cortes de Castilla y León llevarán a pleno una modificación de la Ley de Caza con el fin de restablecer la actividad venatoria en la región. Esta modificación podría salir adelante con los apoyos de, al menos, Partido Popular, Partido Socialista y Ciudadanos. «Vamos a estar concentrados el día 13 a las puertas de las Cortes para apoyar a los partidos políticos», desatacó el delegado Jesús Hernández.
Un semana después, el día 20, se votará. Al día siguiente, si cuenta con los apoyos necesarios como así se prevé, la nueva norma se publicará en el Bocyl y la Ley de Caza entrará en vigor en ese mismo instante. A partir de aquí, ya se podrá volver a cazar en Castilla y León. 
Eso sí, desde la Federación de Caza entienden que esta nueva Ley de Caza podrá ser recurrida de nuevo por el partido Pacma. «No creo que tengamos ningún problema para la media veda a pesar de que se puede recurrir la nueva ley y seguramente desde Pacma lo hagan». Así, habrá que esperar para conocer qué procesos judiciales se pueden abrir en los próximos meses para conocer en qué situación llega la caza al próximo 15 de agosto, momento en el que arranca la media veda y los cazadores de la provincia salen al campo en busca de las codornices. 
Pacma destaca la enorme cantidad de animales «que se salvarán de las balas de los cazadores. En la Orden de Caza suspendida se incluyen 38 especies de animales, cuya muerte a tiros queda paralizada».