¿Qué cambiarían los vallisoletanos en 2020?

Óscar Fraile
-

Los ciudadanos se muestran satisfechos, en términos generales, pero reclaman mejoras en la aplicación móvil, más promoción de los toros y más actividades en los barrios, además de pedir a la población que sea más cívica para evitar tanta suciedad

Las fiestas de este año han dejado un buen sabor de boca, pero eso no impide que la mayoría de ciudadanos tenga una opinión sobre cómo mejorarlas. Si todos los españoles llevan un seleccionador de fútbol dentro, todos los vallisoletanos esconden un organizador de fiestas con propuestas más o menos factibles, pero... por pedir, que no quede. Por ejemplo, Andrés Pérez reclama con ironía, detrás de su mostrador de la Feria de Cerámica y Alfarería, que la instalación de estos puestos sea gratuita, aunque reconoce que la Feria «está bien» organizada. Este artesano, natural de Portillo, lleva muchos años acudiendo a este cita y reconoce que no tiene nada ver con décadas pasadas. «Al principio no había carpas ni había nada», señala. Según él, una forma de mejorar sería «dar más publicidad» a esta cita. Luis Rivero, natural de Tordesillas, reconoce que no conoce muy bien las fiestas de la capital, pero no suele fallar en la Feria de Cerámica. Como buen artesano, lleva más de 30 años acudiendo. «Es una de las mejores de Europa, viene mucha gente», señala. Es decir, la rentabilidad está casi asegurada porque «en Valladolid hay mucha cultura de la cerámica».
Los que llegan de fuera también se sorprenden, para bien, con el nivel de las fiestas. Es el caso de Bianca Riediger, estudiante Erasmus procedente de Alemania. «Me gusta mucho la Plaza Mayor, con los conciertos de bandas famosas», señala. También destaca la originalidad de la organización del Récord Guinness. Respecto a los aspectos a mejorar, apunta la aplicación móvil. «No está muy bien organizada, porque hay muchas cosas por hacer y no puedo encontrar las que me gustan más», apunta. Con todo, reconoce que recomendaría estas fiestas a otras personas. Irene Calzada considera que lo mejor son los conciertos, aunque este año casi no ha acudido porque no conocía a los artistas: y lo peor, la suciedad. «Por lo demás, las fiestas están muy bien», señala. Destaca la organización de los conciertos respecto al control de los accesos y varias citas que no se suele perder, como el concierto de DJ y la Feria de Día.
También tienen su opinión los que vienen de otras ciudades a disfrutar de un evento concreto. Es el caso de Juan Diego, que acudió esta semana a ver la corrida de Morante de la Puebla. «Habría que convercerle de que se dé un paseo por Valladolid para que la gente vaya a los toros, porque esas cosas hacen mucho por la ciudad en fiestas», opina. Según él, el cartel de toros de este año es «buenísimo».
Las fiestas gustan pero, ¿qué cambiarían los vallisoletanos?Las fiestas gustan pero, ¿qué cambiarían los vallisoletanos? - Foto: Jonathan TajesYari Herrera está detrás de la caseta de la Feria de Día de Cafetería París. Según ella, la mayor parte de la gente se va satisfecha con la propuesta gastronómica de este establecimiento, especialmente con el pincho de lechazo. «Hay mucho ánimo y mucho ambiente», señala.
El comercio también es otro de los grandes beneficiados de estos días. Guadalupe Vivas regenta el quiosco de la plaza de Zorrilla y reconoce que las ventas aumenta en estos días. «Las fiestas no están mal, pero deberíamos ser más cívicos porque termina un concierto de la Plaza Mayor y da pena, y por aquí estuvieron las peñas y fue vergonzoso», señala. Respecto a sus propuestas de mejora, apunta a que se deberían organizar más actividades alejadas del centro. «Que intenten hacer algo cada día en un barrio», añade.
Carmen Martínez, dependienta de una tienda de ropa de la calle de Santiago, reconoce que lo que más le gusta son los toros. De hecho, una de sus propuestas para mejorar sería organizar encierros por las calles de la capital: «Daría ‘vidilla’ a la ciudad». También mejoraría los conciertos. «Este año no me han gustado nada, podría traer a Manuel Carrasco y algo de reguetón, que le gusta mucho a la gente joven», dice.
Leo Toledo pinta pequeños cuadros de paisajes en menos de dos minutos y solo utilizando los dedos. Sin pinceles. Este argentino va de ciudad en ciudad vendiendo sus obras y reconoce que Valladolid le gusta mucho. «Estoy muy conforme con las ventas que he hecho», dice. Javier Mayoral también vende globos junto a la Plaza Mayor. Natural de Madrid, es la primera vez que viene a estas fiestas. «Son buenas y la gente se anima a comprar, aunque el hecho de que haga aire a nosotros nos hace una faena», asegura.