Las mujeres salen de la crisis a un ritmo más lento

Óscar Fraile
-

El desempleo masculino baja un 50 por ciento en seis años y el femenino un 32 por ciento, y el salario medio de los hombres sube un 5 por ciento, frente al tres por ciento del sueldo de ellas

Las mujeres salen de la crisis a un ritmo más lento

Los datos macroeconómicos ponen de manifiesto que España ha experimentado una notable mejoría desde el año 2013, aunque muchas familias no hayan llegado a percibirlo. Pero hay otras estadísticas que demuestran que la salida de la crisis se está produciendo a una doble velocidad en la que, una vez más, las mujeres vuelven a ser las peores paradas.
Uno de los datos más demoledores es el del paro. En febrero de 2013, justo antes del inicio de la recuperación, había en la provincia 26.294 parados y 27.484 paradas. Es decir, casi se repartían al 50 por ciento. Pues bien, seis años después, el número de parados es de 13.137 y el de paradas, 18.680, según los datos que hizo públicos esta semana el Ministerio de Trabajo. Es decir, en estos seis años el paro masculino ha bajado un 50 por ciento, mientras que el femenino ‘solo’ lo ha hecho un 32 por ciento.
Otro ejemplo es el de la población ocupada. Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en el primer trimestre de 2013 también se repartía casi al 50 por ciento entre hombres y mujeres. De hecho, había más mujeres ocupadas (79.800) que hombres (79.100). En este periodo la situación ha dado un vuelco, y el número de ocupados ahora es de 91.000, frente a las 88.300 ocupadas, lo que se traduce en un incremento del 15 por ciento en el primer caso y del 10,6 por ciento en el segundo.
Las mujeres también salen peor paradas en el aspecto económico. Según los datos de la Agencia Tributaria, el salario medio de los vallisoletanos en 2017 (último informe disponible) era de 22.742 euros, un cinco por ciento más que en 2013. En cambio, en esos seis años la subida del sueldo medio de las vallisoletanas se ha estancado en el tres por ciento, al pasar de 16.682 a 17.270 euros.
En el último año también ha habido desequilibrios en el descenso del paro entre hombre y mujeres. En el primer caso se sitúa en el 11,3 por ciento; y en el segundo, en el 7,9 por ciento. Valladolid tiene 31.817 desempleados actualmente, según las cifras del Ministerio de Trabajo, 73 más que en el mes de enero, pero un 9,3 por ciento menos que hace un año. El comportamiento de la provincia en el últimos mes (+0,2 por ciento de parados respecto a enero) fue muy similar al de la Comunidad, donde el paro bajó un 0,1 por ciento, y al de España, con una subida del 0,1 por ciento.
La industria y la construcción son los dos sectores que mejor se comportaron en febrero, con 69 y 67 parados menos, respectivamente, mientras que el sector servicios registró 160 más y la agricultura, otros 15 más.
El mes de febrero tampoco fue bueno para la contratación, puesto que se firmaron 15.906 contratos en la provincia, un 13,1 por ciento menos que en enero y un 1,1 por ciento menos que en el mismo mes del año pasado. Como viene sucediendo en los últimos años, el porcentaje de indefinidos en los dos primeros meses del año es del diez por ciento.
De los 31.817 parados que hay en Valladolid, 14.789 disfrutan de alguna prestación por desempleo (8.170 cobran la prestación contributiva, 5.473 el subsidio por desempleo, 1.145 la renta activa de inserción y solo hay un beneficiario del programa de activación de empleo).
Por otro lado, aunque Valladolid está en la lista de provincias con menor tasa de desempleo de España, la cuantía media de la prestación que se cobra está por debajo de la media nacional: 822 frente a 834 euros.
Por último, el número de afiliados a la Seguridad Social se situó en 214.505, que son 460 más que en enero y 5.085 más que el año pasado.