El Pucela quiere volver a ser el Pucela

M.B
-

El Real Valladolid, tras las dudas de la primera parte en el Villamarín, afronta una semana con tres duelos, empezando por el de este domingo en el José Zorrilla ante el Celta (18.30 horas)

Míchel ha anotado el único tanto blanquivioleta en este inicio liguero. - Foto: R. GARCIA

El Real Valladolid quiere volver a ser el Real Valladolid. Suena raro. Pero es así. Al menos, quiere volver a recuperar su fortaleza cuando tiene que defender, ésa que le llevó la pasada temporada y la anterior a salvarse y que le hizo ser un conjunto que complicaba, y mucho, los partidos a sus rivales. Eso no significa volver al famoso bloque bajo, del que quiere empezar a huir su entrenador, si no que cuando toque defender, el Pucela vuelva a ser ese Pucela rocoso, impenetrable y capaz de hacer dudar a los ‘grandes’ de esta Liga, como Real Madrid, Barcelona o Atlético.
Los blanquivioleta afrontan una semana con tres partidos, incluido uno en miércoles y ante el Real Madrid, justo antes del primer parón de la competición por los compromisos de las selecciones nacionales. De ahí, esa idea de recuperar el bastión de la defensa, ‘tocada’ por las bajas y las ausencias en el puesto de central. Sin Kiko Olivas toda la campaña, el ‘jefe’ iba a ser Joaquín, pero un problema muscular le dejará en el dique seco un mes. Javi Sánchez se perdió el primer partido por una lumbalgia aunque asegura estar dispuesto a dar un paso adelante y demostrar el porqué el Valladolid ha apostado por él. A su lado tiene que estar Bruno, recién llegado y que aún debería estar acoplándose al sistema y ha tenido que salir de inicio en las dos primeras jornadas. En el banquillo no queda nadie más del primer equipo. Por lo que el club se ha esforzado esta semana en reforzar esa zona.
Pero la defensa no son solo los cuatro de atrás, es el equipo al completo. Y la primera parte en el Villamarín, eso sí marcada por un tempranero penalti, ha generado ciertas dudas en un entorno más ‘alejado’ por aquello de que no hay aficionados ni en los entrenamientos ni en los partidos.
La semana arrancará este domingo con el primero de los dos partidos en el José Zorrilla. Será ante el Celta de Aspas y Nolito. 
Sergio González no podrá contar con Kiko Olivas, Sekou, El Hacen, Alcaraz, Joaquín y Moyano, los dos últimos lesionados el pasado domingo en el Villamarín. Ambos con sendas lesiones musculares, como las que arrastran el resto –salvo Olivas– y como la que tenía Marcos André, que puede estar ya disponible. Es algo que preocupa, lo de las lesiones musculares, al cuerpo técnico. Masip, en principio, tampoco estará, a expensas de sus test de la covid este fin de semana. Mientras que Weissman era duda por el Yom Kipur, celebración judía que podría hacerle ser baja. Así que el técnico solo cuenta con cinco defensas del primer equipo (más el nuevo El Jamiq), ya que Antoñito tiene pie y medio fuera de Valladolid, y dos de ellos son laterales izquierdos. Por ello, la citación volverá a contar con jugadores del Promesas. Habrá cambios en el once, seguro. No muchos porque el técnico no es amigo de revoluciones, pero los habrá, con opciones para Kike Pérez en el centro del campo.
Enfrente, el Pucela se encontrará a un Celta que llega con una dinámica bien diferente a la de los últimos años, gracias a su empate en la primera jornada en Ipurúa y a su triunfo de la pasada semana –con cierta polémica con el VAR– ante el Valencia. En Vigo se habla de la dupla Aspas-Nolito para ilusionar al personal.
Óscar García mantiene un equipo parecido al del final de la pasada campaña, cuando se reforzó con el ex del Sevilla. Eso sí, tiene a sus dos porteros titulares, Sergio Álvarez y Rubén Blanco, lesionados; por lo que Iván Villar está defendiendo el marco. De sus nuevas incorporaciones, solo Vadillo parece que no cuenta: Tapia ha jugado los dos partidos, Miguel Baeza ha sido primer relevo y Murillo fue titular con solo un entrenamiento.
Pero la semana no acaba este domingo ante el Celta. Más bien comienza. El miércoles, el Real Valladolid visitará al Real Madrid en el Estadio Alfredo Di Stéfano de Valdebebas. El cuadro de Sergio González tratará de pescar en la nueva casa del actual campeón liguero. Se da la circunstancia de que ese estadio es el que el club ha elegido como primera alternativa en el caso de que la crisis sanitaria le impida jugar en el José Zorrilla.
La semana se cerrará de nuevo en Valladolid, recibiendo al Eibar el próximo fin de semana, en uno de esos partidos que la afición marcaba en rojo en sus calendarios en pasadas temporadas, con la vuelta del entrenador José Luis Mendilibar a Pucela.