scorecardresearch

Switch consolida a Valladolid como polo de electromovilidad

M.Rodríguez / O. Fraile
-

El fabricante de autobuses prevé crear 7.000 empleos, 2.000 de ellos directos, que haría que paro bajara un 25 por ciento en Valladolid si se cumpliesen las previsiones de impacto en el empleo

151221JT_0112.JPG - Foto: Jonathan Tajes

Valladolid es, desde la llegada de Renault en los años 50, una referencia nacional en el sector de la automoción, al igual que lo es Castilla y León a nivel regional. Por eso la transición que está viviendo el sector hacia una movilidad más limpia es de especial importancia para los intereses económicos de la provincia. Las fábricas de Renault ya dieron el primer paso con la fabricación del Twizy entre 2012 y 2018, cuando la electromovilidad todavía no estaba tan desarrollada.

Ahora todos los fabricantes se han subido a este tren, obligados, en parte, por las exigencias legislativas que imponen Europa y los gobiernos nacionales para cumplir con la Agenda 2030. Este cambio supone una oportunidad, pero también una amenaza si los territorios no se posicionan, tanto en infraestructuras como en fabricación, de cara a un escenario que se impondrá a corto plazo.

Por eso es tan positiva la llegada de Switch Mobility a Valladolid, la compañía que a partir del último trimestre del año que viene, si todo va como está previsto, fabricará autobuses eléctricos en una planta cuya ubicación no desveló el consejero delegado de la compañía, Andy Palmer, durante la presentación oficial del proyecto esta semana. 

Lo que sí que anunció es que la fábrica creará 2.000 puestos de trabajo directos y, según sus estimaciones, otros 5.000 indirectos en la cadena de suministros. El 27 de enero se colocará la primera piedra de un complejo de 20.000 metros cuadrados que supondrá el inicio de una inversión de cien millones de euros en la próxima década. Unas instalaciones que contemplan, además del centro de producción, otro de investigación y desarrollo. La intención es que a finales del que viene salga de la línea de montaje el primer vehículo, aunque esta compañía también suministra parte de esos autobuses a otras empresas.

Será el primer vehículo puramente eléctrico que se fabricará en Valladolid desde que en 2018 la producción del Twizy se fuera a Corea del Sur. Y también será el espaldarazo a otros proyecto que ya se han puesto en marcha relacionados con la nueva movilidad. Por ejemplo, la versión híbrida enchufable del Renault Captur que Renault fabrica desde el año pasado en Valladolid.

El proyecto de Switch viene a reforzar la posición de Valladolid como potencial polo de movilidad eléctrica, un objetivo que persiguen las administraciones desde hace tiempo. Buena prueba de ello es la red de puntos de recarga de vehículos eléctricos, que a partir del año que viene se verá incrementada con al menos tres puntos más de recarga rápida. Unos postes que permitirán recargar los coches en 15 minutos, aunque esto depende de su potencia. Valladolid ha intentado adelantarse a otras ciudades en el desarrollo de estas infraestructuras, en la adquisición de vehículos y eléctricos y en la puesta en marcha de proyectos europeos vinculados a la movilidad eléctrica. La capital ha explorado muchos modelos de gestión y se ha convertido en un laboratorio de proyectos. Por ejemplo, formando parte de la Red de Ciudades Conectadas sobre movilidad, junto a Valencia, Gijón, Vitoria, Fuenlabrada (Madrid) y Logroño. Además, Valladolid ha sido la primera capital en contar con una línea de autobús completamente electrificada.

La presentación del proyecto de Switch tuvo lugar esta semana en el Museo Patio Herreriano y contó con la asistencia del alcalde, Óscar Puente, quien vaticinó un próspero matrimonio entre la ciudad y esta compañía, que «trae futuro y esperanza». Tanto es así que mostró su deseo de que la firma pueda celebrar dentro de 50 años las bodas de oro que festejará el año que viene Michelin en Valladolid. Puente llegó a bromear con la idea de dedicar una calle al CEO de la compañía, incluso una estatua en la Plaza Mayor junto a la del conde Ansúrez. Una ironía que demuestra la importancia de este proyecto para una provincia que tiene más de 28.000 parados. Es decir, si se cumplieran las previsiones de la empresa de crear 7.000 puestos de trabajo, y todos ellos fueran para vallisoletanos, el desempleo podría caer un 25 por ciento.

Puente también agradeció el apoyo del Gobierno regional para que esta noticia se haya hecho realidad e hizo una llama a la colaboración institucional para que los intereses de los vallisoletanos, centrados en la consecución del proyecto, siempre estén por encima de las disputas o rencillas políticas. «Apelo a la responsabilidad de todos», dijo en presencia del consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo, quien reivindicó el trabajo del Gobierno regional durante meses para que este proyecto se haga realidad.

 

CINCO PREGUNTAS

¿Quién es Switch Mobility?

Es una empresa automotriz global que produce autobuses eléctricos de nueva generación y vehículos comerciales ligeros eléctricos. Nació a partir de los productos eléctricos innovadores de Ashok Leyland, el cuarto fabricante de equipamiento original de autobuses más grande del mundo, y Optare, el fabricante de autobuses del Reino Unido con más de un siglo de experiencia en el uso de las últimas tecnologías en el diseño. Forma parte del grupo de vehículos comerciales electrificados respaldado por Indian Hinduja Group

¿Quién es hinduja group?

El grupo se ha convertido en uno de los grupos diversificados más grandes del mundo que abarca todos los continentes. Hinduja emplea a más de 150.000 personas y tiene negocios que van desde camiones hasta lubricantes, pasando por la banca, la hostelería, la medicina y la televisión por cable.

¿Qué fabrican?

La empresa fabrica autobuses eléctricos y vehículos comerciales ligeros cero carbono de nueva generación. Switch Mobility busca ser el proveedor y productor de vehículos eléctricos comerciales de referencia en la industria europea.

¿Por qué elige Valladolid?

Forma parte de la estrategia global de expansión de la empresa. La nueva implantación incluye una fábrica y un centro de I+D+i para los autobuses eléctricos y vehículos comerciales ligeros eléctricos centrados en el mercado europeo y latinoamericano.

¿Por qué emisiones cero de carbono?

Switch es de las primeras empresas en comprometer la filosofía cero emisiones de carbono. Todas las operaciones serán impulsadas en su totalidad por energía renovable y se instalará un sistema de control y gestión de energía de última generación. La neutralidad de carbono será una prioridad durante la fase de construcción de la fabrica en Valladolid y se aplicará a los proveedores.