La lluvia del fin de semana agrava el derrumbe del muro del castillo de Trigueros

D. V.
-

El Ayuntamiento suspende todos los actos previstos en la fortaleza hasta el verano y pide ayuda a las administraciones

Derribo del parte del muro del castillo de Trigueros. - Foto: Ical

El patrimonio vallisoletano vuelve a resquebrajarse por causas meteorológicas aunque los vecinos del municipio llegan más allá y exigen una mayor protección, más si cabe cuando se trata de un Bien de Interés Cultura (BIC). Y es que las adversas condiciones meteorológicas de los últimos días y más en concreto las últimas lluvias han provocado el pasado viernes el derrumbe de parte de un muro exterior del castillo de Trigueros del Valle.


Exactamente, fuentes municipales explicaron que las intensas lluvias de los últimos días han provocado el desplome de parte del lienzo exterior del castillo medieval, de mediados del siglo XV, de esta localidad que se sitúa a unos 25 kilómetros de la capital. El alcalde del municipio, Pedro Pérez Espinosa, en declaraciones recogidas por la Agencia Ical, que el derrumbe se produjo hacia las 7.00 horas de la mañana del pasado viernes y afectó a unos ocho metros de la muralla.


Además, las persistentes lluvias del fin de semana han agravado el derrumbe, según confirmó el regidor ayer a El Día de Valladolid. Tanto es así que el Ayuntamiento ha decidido suspender todas las actividades que estaban programadas en el castillo hasta el verano. Por ejemplo, una concentración de guerreros medievales que se iba a celebrar el día 30. También las veladas musiclaes organizadas por la Diputación y el ‘Asalto al castillo’ del 23 de julio, en el que se llegaban a reunir más de 3.000 personas. «No vamos a poner en riesgo la integridad física de nadie», añadió el regidor.


Pérez Espinosa recordó que remitieron un informe de este «BIC (Bien de Interés Cultural) natural» tanto a Patrimonio y Cultura, como a la Junta y a la Diputación, para denunciar el estado de deterioro que tenía ese «paño» del castillo, para que adoptaran las medidas oportunas y no han recibido contestación. Así, deseó que con el suceso del viernes, las autoridades tomen medidas y procedan a restaurar la parte del castillo que no se recuperó en la actuación que se acometió hace tres lustros.


El regidor destacó que esta parte estaba vallada ante el peligro de desprendimientos y sustanció el peligro que supone para los vecinos su deterioro, puesto que una parte del derrumbe de hace un par de días ha acabado en un paso vecinal.


Pedro Pérez Espinosa reclamó a las diferentes administraciones que les «echen una mano» para recuperar este patrimonio que forma parte de la identidad del pueblo, en su totalidad. Asimismo, recordó la importancia que tiene el castillo como recurso turístico, así como cultural, ya que «es una pieza de uso público» en su parte rehabilitada, donde se realizan visitas y se celebran conciertos e incluso bodas.