Intervenida una pistola de fogueo tras una discusión vecinal

A.G.M.
-

El vecino de abajo la dejó sobre una mesa, junto a una ventana, y la inquilina del piso de arriba, con la que arrastra "problemas de convivencia por ruidos", se sintió amenazada y llamó a la Policía Local. Ocurrió en la zona de la Plaza de Toros

Intervenida una pistola de fogueo tras una discusión vecinal - Foto: @PoliciaVLL

La enésima discusión entre dos miembros de un bloque del paseo de Zorrilla, a cuenta de los ruidos que hace el vecino de abajo y que molestan a la de arriba, terminó la madrugada del domingo al lunes con la intervención de una pistola de fogueo.

Los hechos ocurrieron sobre las 0.10 horas en el entorno de la Plaza de Toros y se enmarcan en unos "problemas de convivencia vecinal" entre denunciante y denunciado, tal como detallan fuentes de la Policía Local, que desplazó a este edificio una de sus patrullas, así como una de la Policía Nacional. La vecina de arriba llamó a la Sala 091-092 para quejarse de que su vecino volvía a hacer ruidos desde su vivienda y que, ante sus quejas, se había percatado de que el inquilino de abajo había dejado sobre una mesa, junto a una ventana abierta, una pistola, lo que le hacía sentirse "amenazada".

A la llegada de los agentes, esta mujer detalló los problemas que arrastra con su vecino de abajo y el episodio de la pistola del domingo por la noche, pese a lo cual, dejó claro que no le había visto cogerla ni amenazarla, solo dejarla sobre la mesa, lo que ella entendía que era un sucinto mensaje de advertencia para que no volviese a llamar a la Policía Local para quejarse por sus supuestos ruidos. La noche anterior ya se había alertado a los agentes pero no se llegó a denunciar porque habían cesado los ruidos a la llegada de la patrulla.

Los agentes se entrevistaron con el vecino de abajo, quien lo negó inicialmente y al mostrársele una foto de la pistola a través de la ventana, terminó reconociendo que tenía el arma, de fogueo, desde hace veinte años, pero que desconocía que no podía exhibirla. La Policía Local efectuó un acta de intervención de la pistola detonadora, que fue remitida a la Subdelegación del Gobierno por si cabe algún tipo de sanción administrativa, al mismo tiempo que efectuó una comparecencia en la Comisaría Provincial de Valladolid del Cuerpo Nacional de Policía para poner el asunto en conocimiento del juez de guardia y que determine si la actitud del vecino puede suponer algún delito leve de amenazas.

MÁS DENUNCIAS POR RUIDOS

No fue la única intervención policial del fin de semana a cuenta de los ruidos vecinales. La Policía Local tuvo que acudir a diez domicilios de Valladolid por ruidos, aunque solo formuló denuncias en cinco (calle Arrabal, paseo de Zorrilla, Pedro de la Gasca, Rioja y San José de Calasanz), ya que en los otros (calle Universo, Montes y Martín Baró, Puente Colgante, Santa Lucía y Nicolás Salmerón) el ruido había desaparecido a la llegada de los agentes.