El Reino Unido suma otras 184 muertes y ya supera las 42.000

EFE
-

A pesar de que las cifras son considerablemente inferiores a las de la semana pasada los expertos son cautelosos para determinar si la desescalada está siento productiva

El Reino Unido suma otras 184 muertes y ya supera las 42.000 - Foto: TOBY MELVILLE

El número de muertes confirmadas por test de COVID-19 en el Reino Unido se eleva ya a 42.153, tras sumar 184 más en las últimas veinticuatro horas, según datos divulgados este miércoles por el Ministerio británico de Sanidad.

Hasta la fecha, el Reino Unido ha registrado 299.251 casos positivos de contagio por el coronavirus SARS-CoV-2, 1.115 en la última jornada, de acuerdo con la misma fuente.

La cifra de fallecimientos diarios es considerablemente inferior a la registrada el martes, cuando se situó en 233, pero los expertos advierten de que aún es pronto para determinar si la estrategia de desescalada se está desarrollando de manera segura.

Dentro del plan de reactivación de la economía nacional, el Gobierno conservador de Boris Johnson reabrió este lunes en Inglaterra todos los comercios de venta de productos no esenciales y regresaron a las aulas algunos alumnos de educación secundaria.

En este contexto, el líder del Partido Laborista británico, Keir Starmer, cuestionó hoy la gestión del primer ministro, al subrayar que ha dado marcha atrás en varias decisiones durante la pandemia de coronavirus.

En la sesión semanal de control al Gobierno en la Cámara de los Comunes, Starmer celebró "el cambio de sentido" llevado a cabo por el líder conservador, al autorizar ayer que se extienda al verano el programa de comidas gratuitas para estudiantes necesitados que se aplicó cuando las escuelas cerraron por el confinamiento.

Starmer criticó a Johnson por "no haber cumplido" aún su promesa, que supuso otra capitulación, de eximir a los empleados de la sanidad pública procedentes de países de fuera de la Unión Europea(UE) del pago de un recargo por usar el sistema sanitario británico.

Johnson afronta crecientes presiones incluso dentro de su partido por su aparente falta de liderazgo, algo que queda patente, según sus críticos, en sus frecuentes cambios de opinión, desconocimiento de muchos aspectos del Gobierno y su tendencia a depender de un pequeño círculo de asesores y ministros afines.