La tormenta provocó 70 salidas de los Bomberos

D. V.
-

El viento derribó árboles, tapias y contenedores y el Ayuntamiento decidió cerrar el aparcamiento de Las Moreras y el Campo Grande

La tormenta provocó 70 salidas de los Bomberos

La borrasca provocó ayer la caída de entre 70 y 80 árboles en Valladolid, alguno de los cuales se precipitó sobre vehículos aparcados en la calzada aunque sin daños personales ni materiales graves, según indicó fuentes de la Policía Local consultadas por Europa Press.

Asimismo, se retiraron también seis árboles que se habían desplomado sobre algunas lápidas en el cementerio de El Carmen.

El viento causó también otros incidentes tales como la caída de contenedores, macetas, cascotes o cubiertas de naves industriales, aunque el más grave fue el desprendimiento de una tapia en la calle San Quirce, en el barrio de La Rondilla, que, sin embargo, tampoco provocó daños graves.

Por su parte, los Bomberos realizaron este sábado más de 70 salidas, "todas ellas complicadas", según admitieron fuentes del propio cuerpo.

CIERRE DE CAMPO GRANDE Y MORERAS

El Ayuntamiento de Valladolid decidió el cierre del Campo Grande como medida preventiva ante las condiciones meteorológicas adversas, sobre todo con fuertes rachas de viento. La medida se adoptó con carácter temporal hasta el próximo lunes, 23 de diciembre.

El lunes a primera hora de la mañana la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, valorará con los técnicos municipales la posibilidad de reabrir el espacio verde más importante del centro de la ciudad, en función de las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología.

El intenso viento de la jornada del sábado y ante la eventualidad de que este domingo los efectos del temporal se prolonguen, el Ayuntamiento ha optado por esta medida de cautela, para evitar cualquier tipo de riesgo a la población, como la caída de ramas.

Asimismo, se ha prohibido el acceso al estacionamiento disuasorio de Moreras ante la posible crecida del Pisuerga, que según la previsión de la CHD podría alcanzar los 1.000 metros cúbicos por segundo de caudal a su paso por Valladolid.

La Policía Municipal ha colocado las vallas para evitar el acceso al Paseo Marcelino Martín 'El Catarro', una medida preventiva ante la probable crecida del río Pisuerga a su paso por la ciudad.

Desde la Policía Municipal se ha adoptado, además, la decisión de retirar los vehículos aparcados. En primer lugar, se intenta localizar a los propietarios de los coches pero si no es posible, los automóviles estacionados junto a la zona arbolada son trasladados con una grúa hasta otro parking disuasorio: la Feria de Muestras.

A través del 092 se informa puntualmente a los ciudadanos del lugar exacto donde se depositan los vehículos retirados.

Los informes de la Confederación Hidrográfica del Duero determinarán en su momento la reapertura del aparcamiento de las Moreras.