Puente acusa al juez del foto-rojo de falta de imparcialidad

Ical
-

El alcalde dice que se trata de una sentencia "grave", que pone en riesgo la seguridad vial al lanzar un mensaje de "impunidad" a los posibles infractores y se pregunta si tiene algo que ver las tres multas de estos radares a la mujer del magistrado

Puente acusa al juez del foto-rojo de falta de imparcialidad

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha asegurado que la sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso número 3 y por la que se anula una multa impuesta a una conductora que fue cazada por unas de las cámaras ‘foto-rojo’ tras saltarse un semáforo, no se ajusta a derecho, a la vez que acusó al magistrado de falta de imparcialidad.
Puente, que lamentó que el Ayuntamiento no pueda recurrir el fallo, aseguró que se trata de una sentencia grave, que pone en riesgo la seguridad vial al lanzar un mensaje de “impunidad” a los posibles infractores. El regidor recalcó que no piensa quedarse callado ante una sentencia que no tiene en cuenta la jurisprudencia de tribunales de mayor rango. “No me la pienso comer. La seguridad vial importa mucho a este equipo de gobierno y en este caso estamos hablando de una infracción muy grave que lleva aparejada la pérdida de cuatro puntos”, afirmó.
A su vez, argumentó que el sistema ‘foto-rojo’ lleva funcionando en la ciudad desde hace 14 años con todas la garantías legales, “excepto para este juez que sólo aplica su propia doctrina y se olvida de la jurisprudencia”, criticó el alcalde, a la vez que en su comparecencia ante los medios mostró las seis fotos que acompañan al expediente administrativo de esta multa y en las que se aprecia, sin ninguna duda, como la conductora se salta el semáforo. “Las imágenes son elocuentes y no ofrecen ningún tipo de duda”, sentenció el alcalde.
Juicios de valor
En su intervención, Óscar Puente también criticó los juicios de valor que se vierten en la sentencia, en especial cuando se indica que al Ayuntamiento le “gusta” utilizar este tipo de dispositivos. En este sentido, explicó que son siete los dispositivos ‘foto-rojo’ instalados en toda la ciudad, rechazó cualquier afán recaudatorio e insistió en su prioridad es la seguridad vial.
A su vez, calificó de “insólito” que el magistrado, que es la tercera sentencia que dicta en este sentido, explicara su fallo en un medio de comunicación el mismo día de conocerse y, en un ejercicio de ironía, planteó que en la próxima entrevista que conceda explique si tiene algo que ver a la hora de dictar este tipo de sentencias que a su mujer le hayan sancionado en tres ocasiones este tipo de dispositivos, “tal y como él mismo reconoció a los letrados del Ayuntamiento durante la vista”.
Por último, el alcalde también rechazó que las cámaras de ‘foto-rojo’ estén obligadas a someterse a controles de metrológicos. “Lo dicen numerosas sentencias, el Centro Nacional de Metrología y el propio sentido común y la física. Las cámaras toman imágenes, no miden nada”, afirmó.