Trump prevé crear un sistema antimisiles en el espacio

SPC
-
Trump prevé crear un sistema antimisiles en el espacio - Foto: Carlos Barria

El presidente de Estados Unidos anuncia una estrategia renovada para hacer frente al avance de capacidades armamentísticas de Irán, Rusia y China

 El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está estudiando la posibilidad de impulsar la estrategia de seguridad del país, lo que incluye el despliegue de un sistema de defensa antimisiles en el espacio. De esta manera, el Pentágono trata de ampliar el alcance y la sofisticación de las defensas a una escala jamás vista desde la iniciativa que lanzó en la década de los 80 Ronald Reagan en su guerra espacial.

La estrategia se desarrolla para defender mejor al país contra adversarios potenciales como Rusia y China. Ambos países están desarrollando una serie de misiles altamente avanzados y amenazantes para Washington o sus aliados. La amenaza además no se centra sólo en los misiles balísticos o de crucero, sino que también apunta al armamento hipersónico.

Es más, el líder ruso, Vladimir Putin, ha hecho ostentación de nuevas armas que no pueden ser interceptadas. En concreto se refiere a un vehículo capaz de volar a una velocidad 20 veces superior a la velocidad del sonido y que puede hacer maniobras bruscas que dificultan o impiden que sea detentado por los sistemas antimisiles.

El contexto de esta nueva estrategia de Defensa de Estados Unidos se produce un día después de que hayan fracasado las negociaciones con Moscú sobre el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, lo que anuncia la salida del pacto del país norteamericano para el próximo 2 de febrero. Washington rechazó la oferta de Moscú de inspeccionar el nuevo misil sospechoso de haber violado el tratado, que ha sido clave desde el fin de la Guerra Fría para el control y destrucción del inmenso arsenal nuclear que poseen las dos potencias. El acuerdo ha mantenido los misiles nucleares fuera de Europa durante tres décadas.

La subsecretaria de Estado para el control de armas y la seguridad internacional, Andrea Thompson, confirmó la intención de los Estados Unidos de retirarse del pacto después de una reunión con una delegación rusa en Ginebra, que ambas partes han descrito como un fracaso. "No vemos ninguna indicación de que Rusia vaya a escoger volver al cumplimiento" del Tratado, ha remachado, dejando claro que el Kremlin debe elegir entre su sistema o mantenerse en el acuerdo. "No puede tener ambos", ha insistido, dejando claro que el contexto "no es propicio" para abordar la renovación del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START).

La Administración estadounidense dio a principios de diciembre un plazo de 60 días a Rusia --a petición de los aliados-- para cumplir el Tratado nuclear antes de suspender sus obligaciones y activar su salida del pacto tras denunciar la "violación material" del mismo por su polémico misil de crucero SSC-8. "Pero los rusos todavía tienen seis meses antes de que la retirada final" del Tratado por parte de Estados Unidos, plazo en el que todavía podría "salvar" el pacto, ha remachado. Ahora, la nueva revisión que proyecta el Pentágono concluye que para proteger adecuadamente a los Estados Unidos, Defensa debe expandir las tecnologías preventivas en el espacio y usar esos sistemas para detectar, rastrear y finalmente derrotar más rápidamente los misiles entrantes. Las armas de defensa de misiles actuales de los Estados Unidos se basan en tierra y a bordo de barcos.

Trump y el vicepresidente Mike Pence han enfatizado las capacidades basadas en el espacio como el siguiente paso de la defensa de misiles. En este sentido, Estados Unidos considera que el espacio es un área crítica para que las capacidades avanzadas de próxima generación se mantengan a la vanguardia de las amenazas, según ha manifestado un funcionario del Departamento de Defensa y que ha hablado bajo la condición de anonimato para revelar los detalles de la revisión antes de que se publique. La idea del Departamento de Defensa es poner una constelación de sensores en el espacio que puedan rastrear misiles lanzados y poder destruirlos. "El espacio, creo, es la clave para el siguiente paso de la defensa antimisiles", ha señalado un alto cargo de la Administración del presidente Donald Trump.

"Estamos buscando poner sensores en el espacio para ayudar a obtener avisos tempranos y rastrear y acabar con misiles cuando se lanzan", ha añadido. "Las capacidades en el espacio son un punto significativo, algo en lo que queremos invertir", ha indicado antes de subrayar que "el espacio es clave para el paso siguiente del sistema de defensa antimisiles". El informe al respecto será presentado este jueves en el Pentágono por el presidente estadounidense, Donald Trump. Cualquier costo de las defensas de misiles competiría con otras prioridades del Departamento de Defensa, incluidos los miles de millones de dólares extra que la Administración del magnate ha comprometido a gastar en una nueva generación de armas nucleares. Una expansión también tendría implicaciones importantes para la diplomacia estadounidense, dada la hostilidad tradicional con Rusia y la preocupación de China de que las defensas de misiles de Estados Unidos de mayor alcance en Asia puedan socavar la seguridad nacional china. También podrían comprometerse los avances de paz con Corea del Norte, ya que Pyongyang siempre ha manifestado su voluntad de iniciar el proceso hacia la desnuclearización si Estados Unidos deja de ser una amenaza para el régimen. Las relaciones con Irán, al que Estados Unidos acusa de seguir con sus programas nucleares, pasan también por momentos de tensión.