La 'nueva' A-62 mejora los enlaces con Estadio, Ikea y VA-30

A. G. Mozo
-

El proyecto reforma y amplía cinco conexiones para absorber los 60.000 vehículos que se estima que la usarán en 2021. Elimina la salida directa desde La Flecha, pero contempla la conexión hacia el norte desde La Vega. En Simancas, soterramiento

A-62, a su paso por Valladolid.

El Ministerio de Fomento quiere aprovechar la obra de ampliación del tramo Cigales-Simancas de la Autovía de Castilla para convertir esta ‘nueva’ A-62 de tres carriles en una carretera de futuro, capaz no solo de absorber los picos de 60.000 vehículos que los informes estiman que la utilizarán en 2021 -la fecha prevista para la puesta en servicio de la reforma-, sino también los más de 75.000 que se calcula que circularán por estos 21,3 kilómetros en 2041, que es el horizonte que se ha usado para  la elaboración de un estudio que advierte de que, de no ampliarse a esos tres carriles por sentido, el incremento del tráfico previsto para este tramo obligaría a la aplicación de una reducción de la velocidad máxima a 100 km/h. 
En principio, son algo más de 162 millones de euros los previstos para acometer esta histórica obra, casi la primera desde que en 1986 se desdoblara la vieja carretera N-620 entre Arroyo y Simancas, y aquello se fusionase (ya en los años 90) con la construcción del tramo Cigales-Arroyo, ideado inicialmente a modo de circunvalación de la ciudad de Valladolid bajo la denominación de Ronda Oeste. Desde entonces, más y más tráfico, núcleos urbanos como Arroyo que han multiplicado su población y la llegada de grandes superficies, como el mayor centro comercial de Castilla y León, lo que ha provocado la construcción de nuevos enlaces a lo largo de una carretera en la que, además, ahora desemboca una auténtica ronda de circunvalación, la VA-30.

UN TRAMO «PERIURBANO»

El propio estudio argumenta que con el paso del tiempo «se ha creado un entorno periurbano en el que ha quedado envuelta, produciéndose continuos movimientos de cruce a través de sus enlaces, generados por la interrelación de actividades asentadas en sus dos márgenes».
Y es que el plan diseñado por el Ministerio de Fomento no termina en ese aumento de la capacidad de la A-62 a través de la ampliación de la calzada a tres carriles, sino que lo que se pretende es una «mejora de la funcionalidad», que -tal como se detalla en el propio proyecto al que tuvo acceso El Día de Valladolid- se haría a través de la remodelación de «todos aquellos enlaces en los que se detecte un mal funcionamiento» y a través de la «reordenación de los accesos». 

La ‘nueva’ A-62 mejora los enlaces con Estadio, Ikea y VA-30
La ‘nueva’ A-62 mejora los enlaces con Estadio, Ikea y VA-30 - Foto:
Esas serán las obras más ‘visibles’ para los usuarios del día a día, los vallisoletanos que la utilizan para moverse en su cotidianidad. En el proyecto se contemplan hasta siete nuevas conexiones, cuatro de ellas tras demoler estructuras actuales; y la ampliación de otras nueve.
La ‘nueva’ A-62 tendrá más fácil ganar ese carril extra por sentido en el tramo Cigales-Arroyo, donde la mediana se mueve entre los trece y los seis metros y medio, si bien de Arroyo a Simancas, la obra será más compleja, por tener que ganar ese terreno hacia los márgenes de la carretera, según detalla el proyecto que también modificará diversos peraltes en pos de la seguridad.
El primer cambio visible de la reformada Autovía de Castilla se encontrará en la conexión desde la Ronda Interior (VA-20), en sentido Tordesillas, donde se modificará el actual trazado para, según apunta Fomento en su memoria, «mejorar tanto la seguridad como el confort de conducción», de tal modo que la velocidad en ese carril pasaría de los 40 kilómetros por hora actuales a 60 km/h, ampliándose también los pasos inferiores de la VA-20.
La ‘nueva’ A-62 mejora los enlaces con Estadio, Ikea y VA-30
La ‘nueva’ A-62 mejora los enlaces con Estadio, Ikea y VA-30 - Foto:
El enlace con Fuente Berrocal y la carretera de Fuensaldaña (la VA-900) prácticamente será igual, aunque se sustituirán las actuales intersecciones por sendas glorietas. Unos metros más adelante, el paso superior que hay en el kilómetro 112,960 será demolido para poder dar cabida a los futuros seis carriles y se levantará otro unos metros más atrás. Cerca de ahí arranca una gran curva (entre los kilómetros 123 y 124) que sí se verá modificad en la calzada izquierda (hacia Burgos) para «mejorar la visibilidad». Desde ahí, no habrá más cambios que los que propicie la ampliación a los tres carriles. Tampoco en el enlace con la autovía A-60 y Zaratán, que sigue igual, con esa glorieta partida y regulada con semáforos.
Sí habrá una clara mejoría en la siguiente conexión, la del estadio José Zorrilla y el barrio de Parquesol (y el centro comercial Carrefour). El Ministerio de Fomento prevé en ese punto la demolición del actual viaducto y levantar uno nuevo de tipo glorieta, que incluya la salida hacia Palencia (que ahora no existe) y las actuales vías de servicio para el acceso tanto a Carrefour como la que dirige el tráfico directamente hacia Río Shopping. La glorieta, aunque de mayor tamaño y con más conexiones, será del mismo tipo que la que se construyó sobre la VA-30 en el enlace con Covaresa y la carretera de Rueda (CL-610).
Entre esta salida y la siguiente, la de Parquesol (sur)-La Flecha-Río Shopping, es donde se concentra el mayor flujo de tráfico en estos momentos y donde se estima que lo seguirá habiendo en todas las proyecciones de movilidad que se recogen en el estudios elaborados por Fomento, a 2021 y 2041.

DE 56.887 a 75.412 VEHÍCULOS

En la actualidad pasan cada día por ese tramo (desde el enlace Estadio hasta el de Ikea) una media de 56.887 vehículos, de los que 6.576 son camiones. En 2021, esa cifra se irá a 60.821 (7.155) y en 2041, a 75.412 (9.530), todo ello provocado por el intenso flujo de tráfico que genera el crecimiento demográfico de Arroyo y Parquesol, pero, sobre todo, por la implantación de Río Shopping. Así, Fomento estima que en la proyección a 2021, más de la mitad de los diez mil usuarios de ese desvío se dirigirán hacia el centro comercial, igual que más de la mitad de los once mil que abandonarían la VA-30 cerca de allí y tomarían también esa salida.

Enlace del estadio José Zorrilla (situación actual y proyecto de Fomento).
Enlace del estadio José Zorrilla (situación actual y proyecto de Fomento). - Foto: D.V.
Para los técnicos no hay duda de que el tráfico irá a más en este tramo de autovía, con la salvedad que hacen de las proyecciones relativas a 2025, cuando se estima que entraría en servicio el ramal oeste de la VA-30, el que va desde el actual final de la Ronda Exterior, en Arroyo (A-62) hasta Zaratán (A-60). Este informe argumenta que esa nueva vía de ocho kilómetros tendría un efecto disuasorio para unos cuatro mil vehículos, lo que devolvería este punto de la autovía a los actuales niveles, incluso algo por debajo: 56.668 (7.342 de ellos, camiones).
Igual que ocurre con el enlace del Estadio, el de Parquesol (sur)-La Flecha-Río Shopping sufrirá una transformación absoluta con el fin de evitar las retenciones que se forman en la actualidad a ambos lados de la autovía, tanto al final de la calle Manuel Jiménez Alfaro (en Valladolid) como en la avenida de Ramón y Cajal (Arroyo), para lo que se opta por quitar las dos rotondas y levantar una sobre la autovía, del tipo a la que se plantea en la salida del Estadio. 
Esto cerraría el enlace existente desde La Flecha. El estudio justifica la decisión en que solo el 12,5% de los vehículos que atraviesan por esa rotonda provienen del barrio de Arroyo, mientras que la mayor parte llega a través de Manuel Jiménez Alfaro y se dirige hacia el otro lado (Río Shopping). El estudio recuerda que los vecinos de La Flecha, en cualquier caso, seguirán pudiendo acceder a la A-62 o cruzar rumbo al centro comercial a través de la avenida de Salamanca y tomando toda la calle Manuel Jiménez Alfaro (desde Las Lomas). De este modo, la actual conexión con Valladolid sur (Parquesol-Ikea-La Flecha) se configuraría a través de una gran rotonda de 130 metros de diámetro, con cuatro ramales directos, toda vez que el proyecto contempla la demolición del actual viaducto.

VA-30

Otro de los enlaces que se modifican con este proyecto es el de la Ronda Exterior, del que este informe de Fomento dice que sufre «problemas de congestión», pese a  ser la infraestructura más moderna de toda la autovía. Así, habla de las «largas colas» que se forman en la salida desde la VA-30 a a la A-62, rumbo Tordesillas, y que hacen que los vehículos sufran «una demora significativa», por culpa de «un stop con poca visibilidad y sin carril de aceleración», recoge textualmente. Por ello, se aboga por eliminar los carriles en forma de lazo actuales de entrada y salida, así como esa vía colectora que los une, y ejecutar dos nuevos ramales directos. Sí se contemplan dos nuevos lazos, al otro lado de la autovía para esa conexión futura del ramal oeste de la VA-30.

Enlace de Parquesol-Río Shopping-La Flecha (situación actual y proyecto de Fomento).
Enlace de Parquesol-Río Shopping-La Flecha (situación actual y proyecto de Fomento). - Foto: D.V.
Muy cerca se sitúa el siguiente enlace, el de Arroyo-La Vega, que también se reforma y mejora, ya que contempla una salida hacia el norte (Palencia-Burgos), hasta ahora inexistente. Eso sí, se plantea hacerlo a través de una nueva vía colectora de 290 metros que iría desde la rotonda que hay junto al Decathlon y el Hotel La Vega (la de los ‘holas’) hasta conectar con el carril de salida de la A-62 hacia la VA-30.
El informe plantea también la demolición del actual viaducto que hay entre La Vega y el edificio de la Junta (el conocido como ‘La Perla Negra’), para hacer uno nuevo con una plataforma que se adapta a los seis carriles que irán por debajo y que se amplía, ganando espacio para el peatón, ya que se dibuja una acera a cada lado (de metro y medio, y tres metros). Además se construirá una nueva rotonda del lado de ‘La Perla Negra’ para mejorar las conexiones y se ampliará la ya existente en el otro margen.
Una rotonda, además, a través de la que se incorporarán a la autovía todos los usuarios de la gasolinera de Simancas (la del kilómetro 133), que llegarían hasta ahí por una vía de servicio que iría en paralelo a la autovía, pero por la que no podrán circular los vehículos pesados. Así, este proyecto ‘envía’ hacia atrás (hasta el enlace ‘Simancas Norte’, el de la carretera CL-600) a todos los camiones que quieran volver a la autovía, con una nueva rotonda junto a la gasolinera y otra vía de servicio hacia el sur.

SOTERRAMIENTO

El siguiente punto clave de la autovía es el paso por Simancas, que sufrirá la mayor transformación, a través de esos dos túneles (de 243 y 164 metros) casi consecutivos que, prácticamente, soterrarán la autovía a su paso por el municipio y que quedaría unido a través de una gran plaza superior. A partir de ahí, el enlace hacia la urbanización Panorama también se modernizaría con dos rotondas a ambos lados (igual que se haría con el de Fuente Berrocal) y se haría un nuevo paso elevado antes de Geria.


Más fotos:

Enlace con la VA-30 (situación actual y proyecto de Fomento).
Enlace con la VA-30 (situación actual y proyecto de Fomento). - Foto: D.V.
Enlace de Arroyo-La Vega (situación actual y proyecto de Fomento).
Enlace de Arroyo-La Vega (situación actual y proyecto de Fomento). - Foto: D.V.
Vista actual y futura de la autovía a su paso por Simancas.
Vista actual y futura de la autovía a su paso por Simancas. - Foto: D.V.