Tres detenidos en Olmedo con más de mil prendas falsificadas

D.V.
-

El valor de la mercancía intervenida ronda los 28.000 euros. Había zapatillas deportivas, equipaciones de fútbol, camisetas, sudaderas, mochilas... Los arrestados son tres senegaleses que viajaban desde Oviedo para venderlo en las fiestas patronales

Prendas falsificadas recuperadas en Olmedo. - Foto: Guardia Civil

La Guardia Civil de Valladolid ha procedido a la detención de tres personas de nacionalidad senegalesa de entre 39 y 40 años de edad, afincados en Oviedo, por la comisión de un delito contra la propiedad industrial al dedicarse a la falsificación, distribución y venta de productos falsificados.

La actuación tuvo lugar en la mañana del pasado 27 de septiembre en Olmedo, que celebraba sus fiestas populares. Allí, efectivos de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid (USECIC), que habían desplegado un dispositivo operativo para garantizar la Seguridad Ciudadana, arrestaron a estas personas, según detallan fuentes de la Comandancia.

Fue tras observar como un vehículo realiza una maniobra evasiva, al percatarse de la presencia del control policial. Fueron identificados y descubrieron en el interior del vehículo varios enseres dispuestos para la venta ambulante, todos ellos de firmas comerciales de prestigio, no presentando ninguna de estas personas albaranes o facturas que acreditasen su legítima posesión. Examinadas las prendas, estas carecían de algunos de los elementos de seguridad de las propias marcas, por lo que se realizan las gestiones oportunas para la averiguación del  origen y legalidad de las prendas, comprobando que carecían del preceptivo registro autorizado de las marcas. 

Prendas falsificadas recuperadas en Olmedo.Prendas falsificadas recuperadas en Olmedo. - Foto: Guardia Civil

En total, la Guardia Civil intervino 610 pares de zapatillas deportivas, 243 equipaciones de fútbol, 119 camisetas, 69 sudaderas, 21 mochilas, 13 bolsos de mujer, tres carteras de hombre así como 161 logotipos de diversas  marcas conocidas listas para ser utilizado, pudiendo alcanzar un valor en el mercado de unos 28.000 €. Por ello, se les detuvo como autores de un delito contra la propiedad industrial. La juez de guardia les dejó en libertad y con cargos.