El comercio de Platerías, "harto" de las inundaciones

M.B
-

La mayoría de los negocios de esta calle afectados por la tromba de agua se unirán para pedir soluciones al Ayuntamiento. Algunos llegaron a tener medio metro de agua en sus locales. Esta mañana aún estaban achicando. En 2018 ya sufrieron lo mismo

El día después de la tormenta en Valladolid - Foto: J. C. Castillo

GALERÍA

El día después de la tormenta en Valladolid

«Queremos soluciones. No es la primera vez que nos ocurre y estamos planteando unirnos para pedir al Ayuntamiento que busque una solución para que esto no se repita». Virtudes habla, ya serena y tranquila en el interior de su negocio de ropa en la calle Platería, Virtutti, peero ayer vivió, por tercera ocasión, una inundación en su local: «De primeras ni pudimos entrar. Hemos perdido ropa, el datáfono no funciona... ahora mismo no sé cuantificar las pérdidas pero han sido muchas». 

La historia y las frases se repiten en todos los negocios de esta céntrica calle, que ayer vivió en sus carnes las consecuencias de la tromba de agua que cayó en Valladolid. Muchos aún estaban achicando agua esta mañana. Como en Teckami: «Ayer estuvimos hasta las tres de la mañana y hoy aún no hemos podido abrir. Tenemos agua al fondo del pasillo». O los operarios que sacaban con una bomba extractora los 20 centímetros de agua del sótano del portal 14: «Llevamos una hora».

Rocío fue una de las más afectadas. El sábado abrirá una Peluquería nº 19 y ayer vio su local anegado: «Empezó a salir agua por la alcantarilla -señala fuera de su local- y me llegó hasta las rodillas». Estaba dentro en el momento de la tormenta, dando los últimos retoques: «Llamé a los bomberos pero estaban saturados. Así que tuve que sacar yo el agua con cubos». Cubos que se pueden ver en todos los negocios de Platería. Rocío pudo salvar casi todo menos el suelo.

Estado que presentaban anoche los comercios de Platerías.Estado que presentaban anoche los comercios de Platerías.

No le pasó lo mismo a Nela, de Nails and Beauty. «Estaba cerca, nos avisaron y vinimos pronto. Ya teníamos el agua entrando. Unos 40 centímetros, creo», afirma. Aunque es pronto para cuantificar los daños, de primeras tiene afectada una camilla, la calefacción, los rodamientos... el año pasado, nada más abrir, sufrió una inundación. «Al final el seguro no me pagó todo y perdí unos 2.000 euros», se lamenta añadiendo que estuvo hasta las 5.

Mientras enfrente, en Raquel Castaño también entró agua, viéndose afectada ropa, zapatos, alfombras...

Vecinos y comerciantes se unieron ayer ayudándose mutuamente. Es algo que enfatizan todos. Ahora piden soluciones al Ayuntamiento.

Estado que presentaban anoche la zona de Platerías.Estado que presentaban anoche la zona de Platerías.

GARAJES, COLEGIOS...

No es la única zona afectada por las inundaciones. Eran varios los garajes del centro de los que hoy se sacaba agua, así como en el comedor del CEIP Cardenal Mendoza, en la calle Panaderos, donde la tormenta también provocó inundaciones.

CEIP Cardenal Mendoza, aún con agua en su interior.
CEIP Cardenal Mendoza, aún con agua en su interior. - Foto: J. C. Castillo