Empresarios familiares empeoran sus proyecciones económicas

SPC
-
Asamblea General de Empresa Familiar de Castilla y León celebrada en Palencia celebrada el pasado 22 de febrero. - Foto: Brágimo (Ical)

Cuestionan la capacidad de la clase política y consideran que están en desventaja fiscal respecto a otras autonomías limítrofes

Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) anunció hoy los resultados del sondeo anual que realizan entre sus socios, del que se desprende que empeoran sus proyecciones económicas para este ejercicio, ya que se reduce en siete puntos el porcentaje de empresarios que prevé mantener o incrementar su facturación a lo largo de este año y en 12 puntos el que contempla mantener o aumentar su plantilla.

De acuerdo con el informe, el 91 por ciento de los encuestados prevé mantener o incrementar su facturación este ejercicio, frente al 98 por ciento que así lo estimaba el año pasado. Igualmente, baja del cien por cien al 87,9 por ciento los empresarios que prevén mantener o aumentar su plantilla en este ejercicio, en el que, por el contrario, un 12,1 prevé disminuirla.

Al igual que en anteriores sondeos, la encuesta de EFCL muestra la preocupación de los empresarios familiares por la situación económica nacional, que baja ligeramente respecto al año pasado, pasando de obtener 5,4 puntos a 5,1 puntos sobre 9 en este ejercicio. También desciende su valoración sobre la situación económica regional, que en este caso se queda con una puntuación de 4,9 frente a la a los 5,1 puntos obtenidos en 2018.

Por el contrario, y aunque vuelve a suspender, sí que sube la consideración de los empresarios familiares sobre la política económica promovida por el Gobierno regional, que obtiene una calificación de 4,4 frente al 3,9 del pasado año.

Por otra parte, la encuesta, recogida por Ical, refleja un aumento en la inquietud de los empresarios por la capacidad de la clase política, ya que es la principal preocupación para el 88 por ciento de los encuestados, casi seis puntos más que el año pasado. A esta cuestión le sigue muy de lejos por la situación en Cataluña, que se mantiene como principal preocupación para el 9 por ciento de los encuestados; y la corrupción, que lo es para el tres por ciento, frente al seis por ciento del pasado año.

El sondeo también recoge que el 75,8 por ciento de los encuestados considera que las empresas familiares de Castilla y León están en desventaja fiscal respecto a otras Comunidades Autónomas limítrofes. Además, desciende del 70 al 48,5 por ciento los encuestados que afirman que su empresa dedica más del 20 por ciento de su tiempo a cumplir con los trámites con las administraciones.

La formación sigue siendo uno de los aspectos por los que los empresarios familiares muestran su preocupación, ya que suspenden con un cuatro sobre nueve el grado de adecuación de los perfiles profesionales de los jóvenes a las necesidades de sus empresas. En este sentido, sí que crece el número de empresarios familiares que afirma conocer el Plan de Formación Profesional Dual de la Junta de Castilla y León, que pasa del 57,6 por ciento del año pasado al 76 por ciento del actual sondeo.

Por último, los encuestados opinan que sigue siendo negativa la valoración de la imagen que tiene la sociedad sobre el empresario, que baja una décima respecto al año pasado y obtiene 4,7 puntos, aunque es mejor en el caso del empresario familiar, que sube del 5,9 al 6,4.