Pisonero quiere seguir y construir "su" equipo

D.V.
-
Pisonero quiere seguir y construir

El técnico del Recoletas Atlético Valladolid ha asegurado que las negociaciones con la directiva ya se han llevado a cabo y todo apunta a que continuará al frente del equipo la próxima campaña

David Pisonero quiere seguir dirigiendo al Recoletas Atlético Valladolid la próxima temporada y construir "su" equipo, con los jugadores que respondan a su forma de entender el balonmano ya que, según ha destacado, el actual lo ha "heredado" del anterior cuadro técnico. Lo ha dicho este jueves en la rueda de prensa, en declaraciones que recoge Efe, en la que ha analizado el próximo compromiso del conjunto vallisoletano ante el Cangas de Morrazo en Huerta del Rey, y en la que ha asegurado que las negociaciones con la directiva ya se han llevado a cabo y todo apunta a que continuará al frente del Recoletas la próxima campaña.
Asimismo, ha advertido de que, con lo que dé el presupuesto, ya que una de las premisas del club es seguir manteniendo el control económico y tener saneadas las arcas, será "necesario" reforzar la plantilla, sobre todo, en la posición de pivote, ya que Abel Serdio jugará en el Barcelona la temporada que viene. Pero, de momento, prefiere centrarse en la presente y afrontar el inmediato choque ante un rival "muy experimentado" como el Cangas, que está en plena lucha por la permanencia y cuyo juego viene marcado por su referente indiscutible, el lateral montenegrino Alen Muratovic, viejo conocido de la afición vallisoletana.
Según ha explicado Pisonero, "su juego pasa por un ritmo más lento y pausado", que no beneficia al Recoletas Valladolid, de ahí que el objetivo sea "imponer un ritmo mucho más alto e intenso" para poder aprovechar las posibles pérdidas de balón del rival y hacer valer el contraataque. Sabe que el principal hándicap de su equipo se halla en la cabeza de los jugadores y, en este sentido, comentó que "es duro salir fuera de Huerta del Rey y recibir halagos, y luego no ser capaz de enseñar ese juego a nuestro público, no encontrar fluidez y dejarnos llevar por la presión".
Al respecto ha indicado que "es complicado gestionar esta situación", que comenzó, en su opinión, cuando él llegó al banquillo, puesto que el ambiente estaba tenso y se vivieron situaciones difíciles, y por ello sienten que están "siendo examinados" continuamente, y que "deben demostrar cosas de manera constante".