La relajación de medidas avanza y se equiparan al nivel uno

David Alonso
-

La Junta modifica el semáforo covid tras la decisión del Interterritorial para reabrir el ocio nocturno, ampliar el horario de la hostelería hasta las 02.00 horas y elevar el aforo y familias en las casas rurales

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea. - Foto: Rubén Cacho ICAL

Castilla y León vuelve a relajar las restricciones contra la covid-19 por cuarta vez desde que finalizará el estado de alarma el pasado 9 de mayo. El ocio nocturno reabrirá tras varios meses cerrados, la hostelería amplía su horario de interiores hasta las 02.00 horas, y las casas rurales podrán aceptar hasta tres núcleos familiares. Todo ello sin cambiar de nivel de alerta, que sigue fijado en el dos, aunque algunas de las medidas aprobadas este jueves corresponden al nivel uno. «El semáforo covid se mantiene, lo único que cambian las luces de posición», explicó ayer el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde se autorizó un nuevo paso en la desescalada ante la favorable evolución de los indicadores sanitarios y hospitalarios en la Comunidad, y en consonancia con lo acordado este miércoles en el Consejo Interterritorial de Salud. Unas medidas que entrarán hoy en vigor y que supondrán la vuelta a la actividad del ocio nocturno, uno de los sectores más castigados dentro de la hostelería durante la pandemia.

Tal y como explicó el número dos de la Junta, a pesar de la flexibilización se mantiene la prohibición del consumo en barra o la apertura de las zonas de baile de los establecimientos de ocio nocturno. Una limitación, ésta última, que también llega a las verbenas propias de estas fechas estivales, que tampoco podrán tener una zona común de baile de momento. Además, de cara al futuro y ante las reivindicaciones de algunos sectores como los cines, aseguró que el Gobierno de la Comunidad «estudiará» la prohibición de consumir comida o bebida en espacios como los propios cines o los festivales de música.

En cuanto a los horarios, Igea, según informa Ical, indicó que con el fin de homogeneizar los existentes, tras la apertura del ocio nocturno, se amplía, para el sector de la hostelería y restauración y sociedades gastronómicas y en el nivel dos, su apertura hasta las dos de la madrugada, no pudiendo, no obstante, admitirse nuevos clientes desde la una de la madrugada. Lo mismo se aplica a las atracciones de feria, que deberán también respetar el aforo del 50 por ciento en fase dos y del 75, en la primera, con un máximo de diez personas.

La relajación de medidas avanza y se equiparan al nivel unoLa relajación de medidas avanza y se equiparan al nivel uno

«Estamos avanzando muy bien, estamos incluso viendo que los colectivos de vacunados ya están en cifras de nueva normalidad», valoró el vicepresidente y portavoz, que reconoció que «lamentablemente» seguirá habiendo fallecidos por la covid en Castilla y León, aunque apuntó que será«residual» ante el avance de la campaña de inmunización.

Con todo, reconoció que la incidencia acumulada, pese a negar que se encuentre estancada, si atraviesa una fase de descenso más lento que lo habitual por «diversos rebrotes de casos» entre los jóvenes y colectivos que todavía no están vacunados.

Ni un paso atrás

El número dos reconoció que «lo importante ahora es no volver a dar un paso atrás» una vez que se están relajando las restricciones con las que se ha luchado contra la pandemia de la covid-19. «Esperamos que continúe así y no se produzca un repunte de ingresos», afirmó Francisco Igea, que explicó que las muertes que se registran ahora se corresponden con el número de pacientes ingresados en las unidades de cuidados intensivos de la Comunidad.

Por otra parte, el vicepresidente sostuvo que se están «cumpliendo objetivos» en la Comunidad y que esperan que esta mejoría de los indicadores sea «irreversible».

Cambio de criterio

Por último, valoró que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, haya pasado a considerar el documento de las restricciones de obligaciones, como se aprobó en el último Territorial, en el que Castilla y León se abstuvo, a recomendaciones. «Es una rectificación en toda regla», calificó. «Era un trampantojo detrás de una supuesta mayoría que era política para imponer su autoridad», anotó. Frente a ello, el número dos de la Comunidad apostó por el consenso y estimó que abandonar la imposición, cuando no se tienen las competencias, surgida de un «autoritarismo, sin respaldo legal», es el camino y el primer paso hacia el acuerdo. «Nosotros no hemos cambiado de opinión, otros han cambiado de opinión», aseveró en referencia al PSOE, que pidieron dimisiones tras el «varapalo» del Supremo por la suspensión del adelanto del toque de queda, pero ahora «callan» tras la sentencia sobre el anterior documento de nueva normalidad.