La alcaldesa de Boecillo declara por presunta prevaricación

D.V.
-
La alcaldesa de Boecillo declara por presunta prevaricación

La regidora se ha negado a responder a una de las acusaciones particulares y "se ha limitado a cargar las culpas contra la arquitecto municipal en uno de los temas vistos: la obra de El Fillo", según los grupos de la oposición

La alcaldesa de Boecillo, María Ángeles Rincón (Ciudadanos), ha declarado este miércoles en el Juzgado de Instrucción 1 de Valladolid como investigada en varios asuntos que la oposición, integrada por Partido Socialista y Partido Popular, denunciaron el pasado mes de julio de 2018. La anterior citación no pudo llevarse a cabo ya que la regidora presentó un parte de baja. 
  En esta ocasión, junto al Ministerio Fiscal se han personado como acusación particular en una testifical en la que la alcaldesa ha rechazado responder a las preguntas de la segunda de ambas acusaciones y "se ha limitado a cargar las culpas contra la arquitecto municipal en uno de los temas vistos: la obra de El Fillo", aseguran fuentes de la oposición a través de un comunicado recogido por Europa Press. 
  En próximas fechas será el turno de la declaración de los técnicos (interventor y secretario) en la que ambos explicarán la magnitud de los informes y reparos de éstos y otros temas que, a juicio de la oposición, no han sido atendidos ni tenido en cuenta por la regidora. 
  Los hechos se circunscriben a mayo del pasado año. Con fecha 29 de mayo, la oposición en su conjunto solicitó la celebración de un Pleno extraordinario como consecuencia de las quejas llegadas desde varios vecinos de la Urbanización El Fillo sita en Boecillo. 
  Las quejas no sólo se debían a la demora en el tiempo, (más de un año, -ahora ya va para dos sin terminar-) sino también a la mala ejecución de las mismas. A consecuencia de la celebración de este Pleno, al tener conocimiento de los expedientes, el Partido Socialista y el Partido Popular decidieron acudir a la Fiscalía denunciando diferentes hechos. 
  La primera de las denuncias de este escrito se basa en dichas obras de abastecimiento de la Avenida de El Fillo. Las mismas, se señala en la denuncia, se han realizado sin el preceptivo expediente de contratación, no existe adjudicación, ni proyecto ni dirección de obra, y se ha producido un fraccionamiento del contrato y de las facturas, contraviniendo la ley, con el fin de dar apariencia de la figura del contrato menor. 
  Esta afirmación se puede constatar examinando los informes tanto del secretario como del interventor del Ayuntamiento de Boecillo, así como de los reparos emitidos por Intervención de las facturas anteriormente mencionadas. También señala la oposición que no existía consignación presupuestaria para el pago de las facturas mencionadas. 
  Además, se denuncian en el mismo escrito, una obra en un puente de la Urbanización de El Peregrino de este municipio sin ninguna aprobación municipal, ni redacción y aprobación del proyecto técnico necesario, ni tampoco dirección ni coordinación de obra, sin apertura del centro de trabajo a la autoridad laboral y sin redactar ni aprobar ninguna medida de protección ni siquiera redacción, aprobación y control de las necesarias medidas de coordinación de la seguridad y salud para los trabajadores. 
  También se alude a una obra de una pequeña nave con cubierta para fines municipales, con parecidas circunstancias que la anterior, a lo que añaden que la alcaldesa ha ordenado y/o permitido la ejecución de una obra por la Junta de acceso de la urbanización del Pago del Nogal desde la carretera de Viana, sin que se tenga constancia de proyecto alguno, ni aprobación alguna por algún órgano municipal a pesar de ser una calle del municipio, habiéndose además afectado a un camino con perjuicio para alguno de los vecinos, ya que era el medio de acceso a una finca rústica de explotación de porcino ya existente hace mucho tiempo. 
  El último tema sobre el que versa la denuncia es la situación laboral durante un año y medio de un policía municipal en el puesto de encargado con informes negativos y reparos constantes por parte del secretario e interventor del Ayuntamiento.