Grupo Hermi adquiere una planta de producción en Tarragona

Óscar Fraile
-

La empresa de tratamiento de carne de conejo compra a Cunicarn «la planta más importante de Cataluña», en la que esperan superar los 20 millones de euros anuales de facturación

Grupo Hermi adquiere una planta de producción en Tarragona

Grupo Hermi, la empresa de producción de carne de conejo instalada en La Cistérniga, acaba de ampliar su negocio con la adquisición de una nueva planta de tratamiento en Espluga de Francolí (Tarragona). La fábrica, que pertenecía a la empresa catalana Cunicarm, permitirá a la compañía vallisoletana, si sus previsiones se cumplen, sumar más de 20 millones de euros anuales de facturación gracias a una producción de más de 3.000 toneladas de carne procedente de 50 granjas del entorno.
La venta se cerró el 19 de julio, después del visto bueno de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia. Realmente fue una operación a tres bandas, ya que Cunicarm, aparte de vender esta planta a Grupo Hermi, hizo lo propio con otra que tenía en Celanova (Ourense) a la empresa Vall Companys. «La compra de esta unidad de negocio ha supuesto acabar con una debilidad que como compañía teníamos al no contar con presencia en uno de los mercados más importantes de carne de conejo, como es el mercado catalán», señala el consejero delegado de esta empresa familiar, Santiago Miguel. Según él, esta planta es «la más importante de Cataluña, a mucha distancia del siguiente operador en la comunidad autónoma». Miguel también destaca que esta nueva adquisición ha supuesto «consolidar de manera definitiva» el liderazgo de Grupo Hermi en la Unión Europea.  «Y por supuesto también en la Península Ibérica, donde alcanzamos una cuota de mercado superior al 35 por ciento, con una facturación consolidada que superará los 80 millones de euros», añade.
La compañía vallisoletana respetará los términos del acuerdo con Cunicarn, gracias a los cuales las 80 personas que trabajan en esta fábrica mantendrán sus puestos de trabajo. Para la gestión de esta planta Hermi ha constituido una nueva empresa perteneciente a su grupo empresarial, con la denominación Cuniespluga y con el mismo domicilio que el centro de trabajo. «Llevamos ya cinco meses trabajando allí, tomando el pulso a la planta y a la coyuntura del mercado, que tiene diferencias significativas respecto de lo que puede ser el resto del Estado», añade Miguel. «Ahora se presenta ante nosotros un gran reto, una importante oportunidad para operar en este mercado», señala.
Con esta operación Grupo Hermi amplía su presencia en España, que hasta ahora se limitaba a Castilla y León, Castilla-La Mancha y País Vasco. Unos centros de producción que permiten a la compañía llegar cada semana a 300.000 hogares en todo el país. «Nuestra actividad proporciona empleo, tanto de manera directa como indirecta, a más de 800 familias, fundamentalmente jóvenes que viven en el medio rural, y con un componente importante de mano de obra femenina», explica el consejero delegado. Además, destaca que todas las plantas de la compañía están certificadas en IFS (International Food Standard), con nivel superior, y su producción está certificada en Bienestar animal por AENOR, «siguiendo el protocolo del Welfare Quality promovido por la Unión Europea».
Miguel recuerda las propiedades de la carne de conejo, baja en grasa y con una alta digestibilidad. «Es un alimento recomendable para todo tipo de personas, desde los más jóvenes a los de mayor edad, para las tengan algún tipo de patología cardíaca o simplemente quieran cuidar su alimentación», finaliza.