La verdad sigue estando ahí fuera

Pablo de Carlos
-

Con muchas similitudes con 'Expediente X', la serie 'Blue book', que no tendrá tercera temporada, atrapa a los amantes de lo paranormal

La verdad sigue estando ahí fuera

TNT estrena la segunda temporada de Blue book, que recrea los casos reales en los que se fundamenta el proyecto del Libro Azul activo en EEUU entre 1952 y 1969 para la investigación de los diferentes avistamientos OVNI que se estaban produciendo por pilotos y civiles a lo largo de todo el país.
A + E Networks, que también lleva el Canal Historia, es el desarrollador de la serie y pone a David O’Leary como showrunner. Su poca experiencia la suple con creces al acompañarse de otros grandes productores como Sean Jablonski (Nip/ Tuck, a golpe de bisturí), Jack Rapke (Los Borgia), Jacqueline Levine o el consagrado Robert Zemeckis entre otros. El propio hecho de tratar la temática ufológica, tan revitalizada últimamente, ha hecho que la primera temporada fuera un éxito y recibiera un 6.6 en Rotten Romatoes. Sin embargo, aunque los casos son reales, no olvidemos que estamos ante una serie de ficción que se permiten recrear y falsear datos para crear una trama interesante mientras se especula con lo que los Gobiernos ocultan.  
Los paralelismos con la mítica Expediente X de los años 90 son innegables. Salvo que la producción que nos ocupa tiene el aliciente añadido de que sus personajes son personalidades reales, así como sus investigaciones y los mismos casos que relatan. Así los aguerridos investigadores tras la verdad son el Dr. J. Allen Hynek con los rasgos de Aidan Gillen (Juego de Tronos) y el capitán Michael Quinn que lo interpreta Michael Malarkey (Crónicas vampíricas). A lo largo de los 10 capítulos que dura la primera temporada los protagonistas harán frente a varios casos muchos de los cuales muy celebres dentro de la casuística ufológica real. Como pasara también en la trama que protagonizaban Mulder y Scully, se ve un rechinar de dos mentes contrarias: Hynek es la abierta y Quinn la otra.
La verdad sigue estando ahí fueraLa verdad sigue estando ahí fueraEsa es realmente la razón por la que sus superiores le pusieron a supervisar el trabajo de Hynek y conducirlo hacia cotas racionalistas ¿os resulta familiar? Y, paralelamente, hay una subtrama de espionaje con el inevitable trasfondo de la Guerra Fría. Y esta viene de la mano de Mimi Hynek (Laura Mennell), que conoce a la enigmática Susie Miller (Ksenia Solo) que poco a poco irá metiéndose en su vida e interesándose por el trabajo de su marido. Por supuesto, en esta primera temporada también juega el tema de la relación matrimonial de los Hynek y como esta, aun sólida, puede llegar a minarse por el secretismo que ronda las investigaciones de Allen y la propia cizaña que mete Susie.

 

Extraña alianza.

Ya en la segunda temporada parece que esas diferencias de opinión entre Hynek y Quinn han desaparecido, y ahora caminan juntos hacia el esclarecimiento de la verdad, para lo cual fingen seguir las pautas de sus superiores (ahora sus enemigos). Su primera investigación paralela a la oficial va a ser la del archifamoso caso Roswell de 1947. Y no será el único, otros como el del Rancho Skinwalker o los avistamientos de alienígenas de la familia Kelly en Hopkinsville también serán del interés de este par de investigadores. Esto les irán metiendo cada vez más en la red conspirativa del Gobierno que les traerá más de un encuentro con los misteriosos Hombres de Negro y algún peligro más. Y no solo eso porque la otra trama protagonizada por Mimi y Susie también prosperará y se intentará discernir cuál es el plan oculto del personaje de Ksenia Solo. Todo ello se ira mostrando a lo largo de otros 10 episodios que desde el pasado 25 de junio se pueden ver en la cadena TNT y bajo demanda en plataformas como Movistar +, donde se nos prometen nuevos casos, nuevas investigaciones y más respuestas a los interrogantes abiertos.
Por desgracia, esta temporada será la última ya que la red A + E Networks ha optado por no continuar a pesar de que los productores ejecutivos afirman que la tenían ideada. Ahora la única esperanza de los fanáticos de la saga para esclarecer las dudas que queden tras esta segunda temporada será que otra productora abrace la serie y pueda continuar (ya incluso hay un hashtag #savebluebook). Los seguidores se quedarán sin esclarecer las dudas que queden tras esta segunda temporada. Aunque siempre están las teorías de la conspiración y programas como Cuarto Milenio, que muchas veces concuerdan con lo planteado en la serie y lo continúan más allá con sus propias teorías e investigación con testimonios y casos reales. La verdad está ahí fuera. Siempre.


La verdad sigue estando ahí fuera
La verdad sigue estando ahí fuera