Aquí se hacen fiestas infantiles

Manuel Belver
-
Aquí se hacen fiestas infantiles

Valladolid cuenta con la posibilidad de alquilar una ludoteca de forma completa donde celebrar un cumpleaños infantil. Los precios van desde 50 a 160 euros, y la mayoría cuentan con zonas de juegos y un 'office' con frigorífico y horno

Se acuerdan de cómo eran antes los cumpleaños de sus hijos? ¿O cómo fueron los suyos propios o los de sus amigos? ¿O cómo fueron los de tus padres cuando eran pequeños? Esto último igual te lo han contado, pero hace no muchos años los cumpleaños infantiles se hacían en las casas o, como mucho, en el bar de un conocido. Ahora todo ha cambiado y desde hace unos años la moda es alquilar un local (normalmente una ludoteca) privado para ello. Seguro que sus nombres te suenan, Yupi party, Devolteretas, Pizpiretas, Chachi Pistachi, Diviland, Animal Party, El bosque de los duendes...
En los últimos años, más concretamente en los dos últimos, estos locales han sufrido un boom, hasta el punto de que la capital contabiliza ya casi una decena y en un par de meses contará, con casi toda seguridad, con cinco más.
«Tengo tres hijas y a nosotros nos gustaba celebrar sus cumpleaños con alguna fiesta. Vi lo que había y me decidí a abrir una ludoteca, porque hay que dejar claro que no somos un local sino una ludoteca, que luego alquilamos entera para celebraciones», señala Jorge, uno de los pioneros en este mundillo, dueño de Yupi Party (abrió en septiembre de 2017), que cuenta con dos locales en el barrio Delicias, uno en Juan Carlos I y otro en Paseo San Isidro, y que, en breve, abrirá otros cuatro: «De momento la ubicación es un secreto pero sí puedo decir que serán cuatro ludotecas independientes, con unos 1.300 metros cuadrados y que tendremos también una tienda para vender todo lo que se necesita en este tipo de celebraciones».
Porque en este mundo hay competencia, se copian los unos a los otros. Los clientes son básicamente los niños. La mayoría de los locales están acondicionados para ellos, aunque hay algunos donde también se pueden celebrar fiestas de cumpleaños para adultos u otro tipo de celebraciones.
¿Qué nos podemos encontrar en ellos? Casi todos cuentan con una zona de cocina-office, donde se puede usar un frigorífico, un microondas, un horno y una cafetera. Allí no se cocina. La comida o bien se lleva de casa o bien se puede comprar mediante servicio de caterín. Al gusto del consumidor.
Parque de bolas, hinchable, cama elástica, mesa de air hockey , máquina de juegos Arcade,  pizarra, juegos, disfraces, cuentos... incluso Wi-fi gratis. No faltan ni un solo detalle. «Quería hacer algo, di muchas vueltas y me incliné por esto, que me parecía algo novedoso», señala Rosa, de Diviland, que se encuentra abierto desde mayo de 2018 en calle Gabilondo.
Los locales suelen ser locales diáfanos, incluso con dos plantas, con una zona infantil, mesas con sillas e, incluso, una zona de relax para los adultos que acompañan a los niños. 
«La ventaja respecto a un casa o a un bar es que aquí no se limpia y el local es entero para ti. Te damos la llave y estás las horas que contrates», señalan. Y así es. Se puede alquilar por las mañanas, por las tardes, en horas sueltas (con un mínimo) e incluso un día entero. «Mi hermano y yo somos educadores infantiles y nos decidimos por ello. También ofrecemos la opción de monitor aparte», señala Sandra, de Pizpiretas, que abrió sus puertas el pasado septiembre en Covaresa.
El concepto funciona en otros países desde hace muchos años. «Soy mexicana y allí se hace desde hace mucho tiempo, desde cuando era niña. Tenía la idea pero no se me presentaba la oportunidad», añade Katia, que finalmente abrió Devolteretas en agosto del año pasado. Lo hizo en calle Gallo, 9, en Pajarillos, y en breve abrirá otro local en el entorno de la calle Pato.
El boom es claro. Hasta el punto de que Jorge, dueño de Chachi Pistachi, la última en abrir el Día de Reyes, afirma que «quizá he llegado un poco tarde. El que abrió el primero es el que más éxito ha tenido». En su caso tenía un local familiar en el barrio de la Victoria, en la calle Eras, 4, y vio un buen negocio en esta opción: «No es para vivir de ello, pero te da para tener unos ingresos extra».
El éxito de estas ludotecas radica en eso, en que permiten alquilar todo el espacio (locales que llegan a los 200 metros cuadrados) por precios que van desde los 50 o 55 euros a los 160 euros (en función de si se trata de una mañana entre semana o un día completo).
Esto ha llevado a varias empresas que ya existían desde hace años, como Centro Genius o Animal Party a reinventarse. La primera, centro de estimulación musical temprana en Valladolid para niños de 3 meses a 4 años, ha lanzado este curso Sweet Genius, con la posibilidad de alquilar su establecimiento para celebrar un cumpleaños (va dirigido a niños de 1 a 5 años). «Varios de nuestros padres nos comentaron la opción. Sobre todo los que tienen niños con sillas grandes y no encontraban un espacio donde poder dejarlas. Así, aquí cuentan con todo lo necesario para sus niños, con un espacio diáfano en la planta baja, con columpios, futbolín...», señala Luisa, la directora del centro, que remarca que por las condiciones de su instalación, solo se alquila para fiestas de niños de 1 a 5 años. La segunda, un centro de ocio dirigido, también empezó a alquilar sus salas ante el boom de las ludotecas en formato alquiler privado. «Tenemos salas de hasta 100 metros cuadrados y diferentes opciones, aunque el que más triunfa es el ‘Cumpleaños Rey’, en el que damos a los niños un peluche vacío que ellos rellenan y se lo llevan como regalo», afirma María.
Pero no solo en Valladolid hay esta tipo de oferta. En Arroyo acaba de abrir ‘El Bosque de los duendes’; en Laguna de Duero se encuentra ‘Animaciones Divertidas’ y muchos más.
?Ludotecas que no locales.

Una de las dudas que se genera administrativamente hablando este tipo de locales la resuelve Jorge, de Yupi Parti: «Somos ludotecas que cumplimos todas las normativas de carácter legal y sus licencias correspondientes . Esto incluye por supuesto seguros de responsabilidad civil y que cubren con cláusulas adicionales todos los supuestos de carácter infantil en los que son destinadas nuestras ludotecas».