CyL se reivindica como ejemplo con un pacto que da esperanza

S. Gonzalez
-

Junta y representantes de PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos-Equo y Por Ávila rubrican un acuerdo para «construir entre todos un futuro mejor» y reclaman a los políticos nacionales pensar en el interés general

CyL se reivindica como ejemplo con un pacto que da esperanza

Castilla y León se reivindica como ejemplo de diálogo y concordia en España con la firma de un pacto para la reconstrucción de la Comunidad que pretende dar esperanza a los ciudadanos y construir el futuro. El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y los representantes de las principales formaciones políticas (PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos-Equo y Por Ávila) se mostraron ayer «a la altura de las exigencias» con la rúbrica de un acuerdo que contempla 86 medidas y más de 1.000 millones de euros para afrontar reformas estructurales en servicios públicos e impulsar la actividad económica y el empleo tras la crisis sanitaria y social provocada por la covid-19. Solo se desmarcaron de acuerdo los procuradores de UPL y Vox.

«Hay alternativa a la confrontación, la fuerza surge de la concordia para hacer entre todos un futuro mejor», resumió el presidente de la Junta durante su intervención en el patio central del Colegio de la Asunción, sede de la Presidencia del Gobierno autonómico. Tanto Mañueco como el vicepresidente, Francisco Igea, y los portavoces de PSOE y Podemos, Luis Tudanca y Pablo Fernández, reconocieron el pacto como un «hito histórico» para el futuro de Castilla y León y reivindicaron la necesidad de «construir», a pesar de reconocer la renuncia a «aspectos ideológicos» por el interés general.

El secretario autonómico de Podemos y portavoz del Grupo Mixto destacó la importancia de que «marchamos por el mismo camino, a pesar de no estar plenamente de acuerdo», lo que Fernández consideró un «ejemplo claro» para los políticos nacionales, a quienes llamó a «arrimar el hombro» no sin criticar a la oposición en las Cortes Generales.

También el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea (Ciudadanos), insistió en que este pacto de Comunidad demuestra a los partidos nacionales que hay «otro modelo de hacer política» en el que prima la transacción y el diálogo civilizado para sacar adelante «los pequeños acuerdos que mejoran el día a día de los ciudadanos».

El líder de la oposición, el socialista Luis Tudanca, recordó que la política debe servir para conseguir un mundo más justo e insistió en la necesidad de luchar juntos para dar seguridad y esperanza a la sociedad «en tiempos de zozobra y de mucho miedo».

El presidente de la Junta, que fue el encargado de cerrar el acto, calificó de «trascendental» el acuerdo y recordó que Castilla y León es una tierra de pacto y concordia en la que el diálogo se antepone a la crispación y en la que han vuelto a conjugar los verbos «hablar, entender y acordar».
Un único enemigo

Mañueco aseguró que todas las formaciones políticas asumen dichos valores «desde lo más profundo de nuestras convicciones» y recordó que el coronavirus es «el único enemigo».  Por lo tanto, apostó por «sacar fuerzas de flaqueza» para construir entre todos una sociedad más justa, cohesionada y solidaria que deberá afrontar «profundos cambios» en los hábitos de vida y en la forma de comportarse, entre ellos citó el modelo de residencias.

El presidente incidió es que este pacto de reconstrucción está abierto a la participación de la sociedad «para construir el futuro de esta tierra en momento complejo».

Entre sus palabras, como hicieron el resto de los firmantes, hubo un recuerdo para las víctimas de la covid-19, con una mención especial del vicepresidente de la Junta, que habló en nombre de Ciudadanos, a una generación que conoció el sufrimiento de la guerra y que facilitó la concordia en el país. Tampoco olvidaron trasladar su cariño, apoyo y gratitud a los profesionales sanitarios y de otros colectivos por su trabajo sin olvidar el esfuerzo de los ciudadanos en estos meses de «duro confinamiento».

«Ahora hay que ser honestos con la firma y cumplir la letra y el espíritu del acuerdo», advirtió Igea, quien se mostró consciente de que a partir de ahora tendrán que «trabajar duro» para llevar a cabo lo acordado. «Hagamos que merezca la pena, miles de esperanzas nos miran desde lo alto», concluyó.

Los pilares de la reconstrucción

Castilla y León sentó ayer las bases de su proyecto de reconstrucción tras el impacto de la crisis sanitaria, para lo que sellaron un acuerdo de 86 medidas y más de 1.000 millones para afrontar reformas estructurales en servicios públicos y de impulso a la actividad económica y el empleo.

El Pacto de Recuperación Económica, Empleo y Cohesión Social de Castilla y León contempla reforzar con 250 millones la sanidad ante la pandemia y planifica actuaciones por 728 millones para un plan de inversiones sociales, además de un incremento del 25 por ciento de las plazas públicas en residencias. También, recoge la creación de un fondo de 80 millones dirigido a los ayuntamientos, ocho millones para becas y tres más para la compra de ordenadores y otros equipos.

Esta ‘hoja de ruta’ para la nueva normalidad postcovid convierte a la recuperación de la sanidad en protagonista para lo que plantea un paquete de 250 millones, destinado a reforzar la Atención Primaria, potenciar la salud pública y la estructura de las unidades de cuidados intensivos con la contratación de profesionales, epidemiólogos y la adquisición de material de protección, según informa Ical.

Una de las principales actuaciones es la elaboración de un Plan de Inversiones Sociales Prioritarias para 2021-2025 dotado con 728 millones que ponga en marcha una planificación de infraestructuras y equipamientos de carácter sanitario, educativo y social.
Otro de los grandes capítulos del pacto son los centros residenciales, para lo que se propone elevar en un 25 por ciento las plazas residenciales de responsabilidad pública a lo largo de la legislatura.

Cecale y EFCL critican el retraso en la supresión de sucesiones
Cecale y Empresa Familiar carga contra la suspensión de la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones recogida en el pacto político firmado ayer. En el caso de la patronal, criticaron el «retraso» en la suspensión del impuesto y pidieron que las medidas previstas en este acuerdo se apliquen «sin demora». No obstante, la patronal valoró la «voluntad» y el «compromiso» de la Junta y los grupos parlamentarios. En el caso de Empresa Familiar, denunciaron que se trata de una medida «partidista e ideológica, muy alejada de lo que necesitamos las empresas y ciudadanos para la reconstrucción económica y del empleo».

Consejo de Cámaras

El Consejo de Cámaras de Comercio puso en valor la «lealtad, altura de miras y responsabilidad» de los representantes de los diferentes grupos políticos al ir «al unísono» en la firma del pacto para la recuperación económica de Castilla y León que, a su juicio, alberga «los pilares básicos» que hay que desarrollar para «mantener el pulso y seguir adelante» tras la incidencia de la pandemia por la covid-19. 

Sindicatos

CCOO y la UGT valoraron el acuerdo firmado y consideraron que el pacto «ha pensado en las personas», que potencia el Diálogo Social y está «armado» en objetivos y presupuesto. El secretario regional de CCOO, Vicente Andrés, consideró «muy positivo» para la Comunidad el pacto «tanto por su contenido como por su continente» porque supone «afrontar la crisis todos juntos». Por su parte, el secretario regional de UGT, Faustino Temprano, confió en que la misma «altura de miras» que se ha tenido para llegar a este acuerdo, se mantenga también a partir de ahora para el desarrollo de los acuerdos. 

Vox y UPL

Las dos únicas formaciones que se descolgaron del pacto, Vox y la UPL, esgrimieron la falta de acuerdo y el escaso impacto para las personas. En el caso de Vox, consideraron que el pacto se ha convertido en acuerdo de gobierno entre PP, Cs y PSOE en el que «salvar vidas y empleos ha dejado de ser una prioridad». Desde la UPL argumentaron que el documento está lleno de «vaguedades y sin demasiadas cosas».