Un dron y una zodiac se suman a la búsqueda del cocodrilo

D.V.
-

Los biólogos colocan trampas con carnaza al reptil para que las muerda y conocer la especie del animal. Una de las hipótesis es que se pudiese tratar de un cocodrilo del Nilo de unos dos metros y medio, y más de 200 kilos

GALERÍA

Búsqueda de un cocodrilo en la zona de Pesqueruela

Un dron que sobrevoló la zona durante la mañana de hoy y una zodiac del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil se sumaron este domingo al dispositivo de búsqueda del cocodrilo de entre un metro y metro medio que fue avistado el viernes y el sábado en la confluencia de los ríos Pisuerga y Duero, junto al camino de Pesqueruela. Los trabajos de localización del reptil, a cargo de la Policía Local de Simancas y el Seprona, se prolongaron hasta las 22.00 horas y se retomarán a primera hora del lunes.

Fuentes de la Policía Local de Simancas comentaron a la Agencia Ical que los biólogos desplazados hasta la zona han colocado unas trampas con carnaza en el río y las riberas para ver si el animal las muerde para determinar el tipo de cocodrilo. “Tratamos que el reptil deje huellas para conocer la especie y seguir su rastro”, explicaron. Las primeras hipótesis apuntan que podría tratarse de un cocodrilo del Nilo de unos dos metros y medio de largo y más de 200 kilos de peso.

Agentes delde Policía Local de Simancas y el Seprona de la Guardia Civil buscan desde ayer sábado un cocodrilo en la confluencia de los ríos Pisuerga y Duero. El animal fue visto la tarde del viernes por un grupo de jóvenes, aunque no decidió dar el aviso a las autoridades hasta el sábado, y confirmado ayer por un policía local del municipio.

El Centro de Emergencias 1-1-2 Castilla y León recibió una llamada minutos antes de las 14.30 horas de ayer de la Policía Local de Simancas que informaba de que habían iniciado, junto al Seprona, a la vigilancia del río a la altura del Camino de Pesqueruela para la localización del animal. 
La existencia del reptil fue confirmada ayer por la mañana cuando un agente de la Policía Local aseguró a Ical que había visto el animal en el río, por lo que se procedió a acotar una parte de la ribera donde suelen acudir pescadores. La hipótesis que se baraja es que el cocodrilo escapara de la casa de algún vecino de la zona, que lo podría tener como mascota.
La existencia del animal ha provocado que los alcaldes de los ayuntamientos vallisoletanos de Tordesillas y San Miguel del Pino y la entidad local menos de Villamarciel publicaran hoy unos bandos que alertaban del peligro por la existencia de un cocodrilo en la ribera del Duero, por lo que ruegan a la población extremar las precaución y no acercarse al río, especialmente a los pescadores y piragüistas. Además, se facilitan unos números de teléfono, entre ellos el de la Guardia Civil y el 112 de Emergencias, ante un posible avistamiento del animal. 
Búsqueda de un cocodrilo en la zona de Pesqueruela.Búsqueda de un cocodrilo en la zona de Pesqueruela. - Foto: IcalLos bandos de Alcaldía hacen referencia a que la Guardia Civil ha emitido una nota informativa en la que se comunica la existencia de un cocodrilo de un metro y medio que podría haberse refugiado en algún lugar de las orillas del río Duero, a su paso por las localidades de Simancas, Villamarciel, San Miguel del Pino o Tordesillas. 
“El animal, que podría haberse escapado de alguna vivienda cercana al río donde lo tuvieran como mascota, podría resultar muy peligroso para las personas, por lo que se ruega máxima prudencia”, aseguraron los bandos de Alcaldía del Ayuntamiento de Tordesillas y la entidad menor de Villamarciel, firmados por Miguel Ángel Oliveira y Francisco Luengo, respectivamente.