Veinticinco millones para la remodelación del José Zorrilla

Manuel Belver
-
Veinticinco millones para el José Zorrilla - Foto: Jonathan Tajes

Ronaldo presentará el miércoles la futura reforma del estadio. El alcalde, Óscar Puente, confirma que el Ayuntamiento financiará el 25%

La cifra asusta. 25 millones de euros. Pero es la que manejan para afrontar la gran reforma del estadio José Zorrilla. Al menos, es la que tiene sobre la mesa el Ayuntamiento de Valladolid, que ha garantizado cubrir el 25% del presupuesto con dinero municipal. «Tenemos un estadio obsoleto y desfasado, y con problemas hasta en lo baños. Creo que es una obra que Valladolid necesita y es un momento de apostar por ella», apuntaba el alcalde, Óscar Puente, esta semana en Onda Cero Valladolid.
Precisamente él fue el que avanzó que la cifra de 25 millones de euros es la que maneja el presidente del club blanquivioleta, Ronaldo Nazário, para esa gran rehabilitación del coliseo vallisoletano: «La reforma del estadio estaba entorno a los 25 millones, de los cuales el Ayuntamiento se había comprometido a financiar un 25%. El resto se financia a través de empresas privadas y patrocinios, eso es lo que tenía hablado».
El propio Puente ya ha visto cómo será esa reforma y así se refirió a ella: «Muy bonita».
Estas obras y el proyecto de las mismas son el secreto mejor guardado tanto por Ronaldo como por su consejero delegado, Carlos Suárez. Ambos presentarán el próximo miércoles a los medios de comunicación su oficina en Madrid; para posteriormente, informar de la nueva estructura profesional de la entidad y avanzar «nuevos detalles sobre la Ciudad Deportiva y la remodelación del Estadio José Zorrilla».
A mediados de diciembre, en un desayuno informativo de Europa Press, el presidente blanquivioleta dejó clara su idea: «Necesitamos una reforma y el estadio es una pieza fundamental para el futuro». Hasta el punto de apuntar a la afición: «Se trata de la gente de Valladolid, que esté a gusto en el estadio, que puedan venir y no se quejen si hay o no calefacción en su zona».
El miércoles se desvelará parte de esa reforma... o quizá el proyecto entero. Un proyecto que lleva encima de la mesa de Suárez desde hace años. «La base es la misma, solo que la situación es diferente. Él está intentando incluir un proyecto de máximos para que dure más tiempo y con una visión más potente, porque estamos en Primera y Dios quiera que durante mucho tiempo. Él aporta unas sinergias diferentes que yo no tenía. Era lo que nos faltaba y era por lo que no habíamos podido desarrollarlo antes; y porque además tiene muy claras cuáles son las cosas», señalaba el consejero delegado en una entrevista a este periódico a primeros de este mes.
Y Puente avanzó esta semana tres pistas más: «Es una mejora importante, estética, funcional y tecnológica».
Así que parece claro que el estadio cambiará por dentro y por fuera, aunque continúa la duda sobre el foso. «Su desaparición es una de las opciones y está ahí, pero tiene un coste importante. Teníamos hablado con ellos un dinero y no contemplaba la supresión del foso. Si van con esa idea, el tema se nos dispara bastante», añadía un Puente que no ve un problema en aportar esos 5 millones (el 25 por ciento del montante global): «Sería en un par de anualidades. Tampoco es una inversión tan disparatada. Quiero recordar que la Cúpula costó 11 millones de euros en plena crisis, en 2011, y hubo que pedir un préstamo de 20 millones para sufragarla».
Así que, de momento, ya se sabe que el Real Valladolid afronta esa gran reforma por 25 millones, que se conocerá parte de ella este miércoles y que el Ayuntamiento aportará unos 5 millones. «El resto se financia a través de empresas privadas y patrocinios», recalcó el alcalde de Valladolid, el primero en anunciar esta gran reforma integral del estadio en junio del año pasado, cuando el Pucela estaba celebrando su ascenso y su 90º aniversario.
Al inicio de la presente temporada ya se llevaron a cabo algunas obras, necesarias y obligatorias en muchos casos, como los cambios en vestuarios y en los accesos al mismo; la construcción de varias salas, con el traslado de los técnicos a otra nueva cerca del túnel de vestuarios; la construcciones de unas nuevas cabinas para los medios de comunicación y un set de televisión. La idea entonces era además entrar con obras en la Grada Sur, actualmente abierta. La idea inicial era cerrarla con una pantalla gigante, aunque estaba en estudio. Y para la próxima campaña se cambiarán, por obligación, las torres de luz para colocar LED en todo el estadio.