La contratación de pólizas agrarias repunta un 41% en 2 años

SPC
-
Un tractor en una tierra de labranza de la Comunidad - Foto: Ical

Respecto al año pasado, que fue un ejercicio "de récord" la tendencia ha sido descendente de forma generalizada, algo esperado dadas las cifras poco habituales que se alcanzaron en 2018

La tendencia a disponer de un seguro agrario para los cultivos herbáceos se consolida en Castilla y León, hasta el punto de que el número de pólizas ha crecido en los dos últimos años en un 41,4 por ciento, un dato que en el caso de la superficie asegurada se ha elevado en casi un 34 por ciento en este mismo periodo en la Comunidad. Así lo indican las cifras que maneja Agroseguro recogidas por Ical, según las cuales el número de pólizas contratadas para este ejercicio ascienden en la Comunidad a 20.393 para dar cobertura a 1,4 millones de hectáreas en todo el territorio autonómico.

En la retina queda un año “de récord” y fuera de las cifras habituales, ya que el crecimiento tanto de los módulos del seguro de cultivos herbáceos como de superficie estuvieron muy por encima de lo habitual, llegando en Castilla y León a los 23.308 contratos y a 1,5 millones de hectáreas aseguradas durante 2018. Ello se debió a la intensa sequía que se vivió en España y que llevó a los profesionales del campo a querer asegurar sus cultivos frente a los efectos de la falta de agua a lo largo de todo el año anterior.

A pesar de estar en un escenario mucho más normal como el que se prevé para este 2019, las contrataciones han vuelto a cifras que son consideradas como más habituales, a pesar de que siguen destacando por ser especialmente elevadas. Como era de esperar, después de los números del año pasado, las caídas en este 2019 han sido generalizadas en toda la Comunidad (-12,5 por ciento de pólizas y un -8,5 por ciento de superficie asegurada), aunque es posible apreciar una consolidación de la tendencia a contratar un seguro agrario, según reconocen desde Agroseguro.

El responsable de Agroseguro en Castilla y León, José Ignacio García, explica que “era normal” que se perdiera contratación en este ejercicio respecto al año pasado, ya que era “una situación previsible” dado que la sequía de 2017 se salió de la norma, con lo que 2018 constituyó un año “de récord” en la contratación.

Por ello, y para conocer un dato más fiable de la predisposición de los agricultores a la hora de contratar los módulos del seguro de cultivos herbáceos, García se remonta al plan 2016 (año 2017), que fue “un poco el año medio de lo que se venía contratando en Castilla y León”, respecto al cual el crecimiento ha sido importante tanto en el número de pólizas como de superficie asegurada, con aumentos que llegaron al 41,4 por ciento en el caso de las contrataciones (de 14.420 a 20.393) y de casi el 34 por ciento en superficie cubierta (de un millón de hectáreas a 1,4 millones).

“La gente ha contratado 400.000 hectáreas y ha hecho más seguros”, algo que hay que tener en cuenta porque además se procedía de “una catástrofe de 140 millones de euros”, por lo que intentar que se mantuvieran los datos del año pasado “era imposible”, asegura.